Barranquilleros desarrollaron juego para PlayStation 4

El 5 de diciembre, Mitch: Berry Challenge, el videojuego creado por  Andrócles Puche y Esteban Campos, estará disponible para los usuarios de la consola.

Mitch: Berry ChallengeBoidae Games

Usted es una iguana verde, llamada Mitch, perteneciente a la tribu Goain, la cual enfrenta un gran problema: perdieron sus recursos alimenticios. Por eso, lo eligen a usted para buscar la comida que los salvará de la extinción, ¿se le mide?

Al parecer muchas personas se le midieron al videojuego creado por los barranquilleros Andrócles Puche y Esteban campos, pues la gran acogida del Mitch: Berry Challenge, como se denomina, llamó la atención de Sony Entertainment Network, que les propuso adaptar el juego a la consola de PlayStation 4 (PS4) y PlayStation 4 Pro.

Todo empezó cuando Puche no encontró trabajo como administrador de empresas al graduarse de la universidad. “Empecé a idear la forma de dedicarme a algo que me gustara y yo soy un aficionado a los videojuegos. Busqué amigos, investigué cómo era todo el tema del desarrollo y una cosa fue llevando a la otra. Cuando vine a ver ya éramos una empresa”, explicó el joven de 26 años.

Resulta que Andrócles Puche, desde los 6 años, asistía con su padre a un centro de videojuegos de la ciudad, lo que hizo que su afición por estos se hiciera mayor conforme crecía. Tanto así que construyó sus mejores amistades alrededor de ello. De ahí que en aquel momento llamara a tres amigos con quienes conformó inicialmente la empresa Boidae Games, con la cual desarrollarían juegos para computadoras y consolas de video.

Pero, de los cuatro solo quedaron dos: Puche y Esteban Campos, también de 26 años, quien es técnico en animación y programación de videojuegos. Lo que no fue impedimento para que la empresa empezara a saborear ciertos triunfos. Lea también: ¡Alisten sus varitas móviles! Llega el videojuego de realidad aumentada de Harry Potter.

“Nos ganamos el Fondo Emprender del SENA en 2016, lo cual utilizamos como capital semilla para conseguir las plataformas en las que estamos. Esto, además de ser los primeros barranquilleros y los segundos colombianos en desarrollar directamente para Sony”, señaló Puche.

Para llegar a Sony, primero fue necesario hacer parte de Steam, una plataforma digital, desarrollada por Valve Corporation, utilizada por pequeños desarrolladores independientes y grandes corporaciones de software para la distribución de videojuegos y material multimedia relacionado.

El desarrollador barranquillero contó que para entrar a la plataforma mundial el juego debió pasar por la aprobación del público. “Había un sistema de ingreso llamado Green Light. Para participar debíamos cumplir ciertos requisitos legales como empresa y luego presentar su creación”. Puede leer: Un videojuego prepara a los estudiantes de medicina para el quirófano.​

Publicaron un trailer con la descripción de Mitch: Berry Challenge y eso fue sometido a votación junto con otros videojuegos. “Si este juego estuviera en Steam lo comprarías, ¿sí o no?, le preguntaban a los usuarios. Con el número de votos positivos hicieron un filtro y así ingresamos”, explicó Puche.

En agosto de 2016 hacían parte de la plataforma mundial, en la cual más de 1.800 personas de distintas partes del mundo adquirieron el juego, hecho que llamó la atención de Sony Entertainment Network. Lea también: "Captain Tsubasa: Dream Team", el juego móvil de Súper Campeones.

A Boidae Games, según contó el fundador de la empresa, llegó un correo de parte de un representante de Sony desde los Estados Unidos. “Nos pidieron muchos requisitos, sobre todo que fuéramos una empresa seria, con papeles y estados financieros bien organizados”.

Los jóvenes enviaron los papeles solicitados e hicieron el contrato de confidencialidad. “Después de un año de estar correo tras correo, por fin nos mandaron el kit de desarrollo y nos dieron la licencia de Sony”, precisó Puche.

¿Por qué una iguana?

“Como somos parte de un mercado internacional, quisimos llegar con un enfoque cultural, con algo que nunca había aparecido en videojuegos y que representase a Latinoamérica. En este caso, esa sería la iguana”, dijo el desarrollador.

De hecho, el nombre de la empresa “Boidae” se refiere a la familia científica de las boas, una especie nativa de América.

La iguana Mitch, diferente a muchos personajes de videojuegos conocidos, camina en sus cuatro patas y no en dos. Según explicó Andrócles Puche, esto hizo más difícil el trabajo, pues tuvieron que analizar la anatomía del animal para igualar su andar.

De administrador a desarrollador

Esteban Campos maneja la parte gráfica del juego. “Él se encargó de todo lo que ves en el juego, desde una piedrita hasta el personaje”, indicó Puche, a quien correspondió la parte del diseño de los niveles, la adaptación del juego, la interfaz del menú y la programación del juego en general.

El administrador de empresas no le podía dejar toda la carga a su compañero,  así que Campos le enseñó las bases de programación y el resto “lo tuve que entender con ayuda de tutoriales de youtube e internet”.

Lanzamiento de Mitch: Berry Challenge

Luego de adaptar el juego de PC a la consola de videojuegos PS4 y PS4 Pro, Mitch: Berry Challenge estará disponibles para todos los usuarios del mundo a partir de este 5 de diciembre.

En Steam el juego tiene un valor de casi 4 dólares (9,500 pesos colombianos) y para PlayStation será de 5 dólares.

Lo siguiente, el Mitch educativo

“Tengo una versión educativa del juego, que busca sensibilizar a niños y jóvenes sobre el medio ambiente, usando como foco a la iguana”, manifestó el barranquillero.

Aseguró que, sobre todo en la cultura de la región Caribe, consumen este animal o las abren vivas para sacarle los huevos, también para el consumo. “Mi idea es llegar a los colegios, mostrarles el videojuego y que el jugador sienta empatía con el personaje, para que cuando lo vean en la calle no lo vean como una iguana común sino como Mitch, la iguana guerrera”.

Además, los jóvenes desarrollaron un comic con datos científicos, avalados por un biólogo especialista en iguanas, para que la gente conozca el papel de el animal en el ecosistema.