7 Dec 2018 - 10:53 p. m.

“Con Big Data no necesitaremos 20 años para producir un medicamento”: Sohn

En su entrevista con El Espectador, Jeremy Sohn, unos de los líderes más influyentes de una importante farmacéutica, habló sobre el impacto del Big Data en la medicina.

Diego Ojeda / @diegoojeda95.

Pixabay
Pixabay

Las nuevas tecnologías han demostrado tener grandes aplicaciones para la salud. Tal es el caso de las manillas que miden las pulsaciones del corazón, relojes capaces de detectar arritmias cardiacas, aplicativos que ayudan a combatir el alzheimer y dispositivos de realidad virtual que permiten a estudiantes de medicina conocer a profundidad las partes del cuerpo humano, entre otras.

Lea también: Las tecnologías detrás de la medicina del futuro

Tendencias tecnológicas como el Machine Learning, la Analítica, la Inteligencia Artificial y la Robótica, entre otras, han demostrado que sus aplicativos no se pueden encasillar en una sola disciplina. Están ahí, dispuestas a que la creatividad humana imagine cómo usarlas para un fin especial. El Big Data y su utilización en la medicina es ejemplo de lo anterior.

¿Pero qué es Big Data? probablemente una de las mejores definiciones de este concepto la haya aportado el profesor de la Universidad de los Andes, John Alexis Guerra al decir: “Big Data es aquello que no puede ser almacenado en un computador”. Esa expresión la usó el docente para referirse a lo que otros denominan como macro datos, o simplemente una cantidad desbordada de datos.

En el Big Data, los datos vienen a convertirse en la materia prima que los analistas explotan para sacar información, por lo que por sí solos no tienen utilidad, necesitan de una inteligencia que los organice y saque conclusiones a partir de los mismos. De allí que la medicina puede encontrar un gran potencial detrás de esta tendencia tecnológica.

Le sugerimos leer: Analistas de datos, uno de los trabajos más prometedores en los próximos años

Para el jefe de desarrollo de negocio digital y licencia de la farmacéutica Novartis, Jeremy Sohn, los aplicativos del Big Data en la medicina son múltiples, uno de los más llamativos se concentra en la eficiencia del desarrollo de nuevos medicamentos.

“A medida que aplicamos Big Data en nuestro programa de investigación, esperamos poder traer al mercado mejores medicamentos con menos efectos secundarios. Entonces, esperamos reducir los costos y el tiempo de producir un nuevo medicamento en un proceso que hoy dura entre 15 a 20 años”, afirmó Sohn.

Concretamente, Novartis adelanta un proyecto al que ha denominado DATA 42 por medio del cual concentra una inmensa cantidad de datos provenientes de pacientes con los que han realizado ensayos clínicos. Con ese material logran descifrar información que es utilizada para conseguir mejores medicamentos.

“Si se desarrollan 500 pruebas clínicas, en cada una participan docenas de pacientes. Lo que tratamos de hacer es cruzar todos estos datos, de manera que las 500 pruebas sucedan de manera más eficiente y enfocarnos en mejorar el desempeño de las mismas”, ejemplifica el profesional al referirse a un escenario en el cual el Big Data puede implementarse para agilizar los procesos de investigación.

En su entrevista con El Espectador, Sohn aseguró que uno de los obstáculos que tienen que superar los países para potenciar el Big Data en la medicina es que existan las herramientas correctas para poder acceder a la información necesaria, por lo que recomienda que existan registros médicos digitales de los pacientes para que los datos puedan ser compartidos entre los hospitales, las clínicas y los médicos.

“También es importante que los pacientes tengan acceso a su propio registro. Entre más digitalizada esté la información de los pacientes, más acertada es la información para médicos y hospitales, con el fin de asegurar el trato al paciente”, explica el directivo al agregar que por ejemplo esas bases de datos pueden ser compartidas con Novartis, de forma privada y anónima, para que sea de utilidad en sus investigaciones al momento de aprender de las enfermedades y el desarrollo de medicamentos para combatirlas.

Le sugerimos leer: Humanos: ¿el próximo blanco de los ciberataques?

Pero las aplicaciones del Big Data no terminan aquí, en teoría el apoyo que brindaría en la optimización del desarrollo de nuevos medicamentos podría aportar a que los costos de producción sean más eficientes lo que significaría, en teoría, un menor impacto económico en los pacientes.

“El Big Data y la telemedicina pondrán la información en nuestras manos, y nos permitirán decidir si queremos ver un doctor personal o remotamente; si queremos ver un médico en dos meses o queremos un tratamiento inmediato. Así, facilitando la información a los individuos los empoderamos para tomar el control no solo de sus enfermedades, sino también de sus seres queridos, y creo que eso es lo emocionante de estas tecnologías”, concluye.

Síguenos en Google Noticias