Dispositivos que escuchan

¿Espían nuestras conversaciones para mostrarnos publicidad?

En foros virtuales y videos de YouTube, existen testimonios de personas que aseguran haber encontrado publicidad en internet relacionada con temas que habían conversado con anterioridad.

Brechas de seguridad podrían ser aprovechadas para realizar hackeos. Getty Images

“Estoy seguro de que usan el micrófono del teléfono incluso cuando está apagado. Una noche mi madre me estaba hablando de su deseo de comer cangrejo, cinco minutos después recibí una notificación: ‘Nuevos restaurantes de mariscos cerca de ti’”.

“Después de oír que los teléfonos pueden escuchar nuestras conversaciones con fines publicitarios, mi novia y yo decidimos probarlo teniendo una conversación sobre qué marca de pañales sería mejor para nosotros. Nos decepcionó que no apareciera ningún anuncio, hasta que esto llegó a nuestro buzón: acto seguido, muestran una prueba gratis de una reconocida marca de pañales”.

Los anteriores son testimonios de personas en Reddit que aseguran haber experimentado la sensación de que los teléfonos han escuchado sus conversaciones con fines publicitarios. Si bien este debate no es nuevo, es importante revivirlo, debido a que se espera que en los próximos años se incremente el uso de dispositivos IoT, como los asistentes de voz para el hogar.

Le puede interesar: Nuevos dispositivos tecnológicos para el hogar ¿amigos o enemigos?

Cifras manejadas por la compañía de seguridad informática Kaspersky Lab dan cuenta de que en 2017 la cantidad de dispositivos IoT para el hogar se contaban en cerca de 16 millones, se espera que la cifra aumente a más de 22 millones para el año 2023.

El Espectador consultó al analista de seguridad de dicha compañía, Roberto Martínez, quien aseguró que dispositivos como celulares y asistentes de voz para el hogar están en una constante escucha a la espera de capturar palabras claves como “ok Google” (para el caso de Google), “oye Siri” (si es un dispositivo Apple), “Alexa…” (en caso de que sea un altavoz de Amazon) o “Hi Bixby” (si se está interactuando con un dispositivo Samsung).

Si usted tiene un dispositivo de estas marcas puede hacer el experimento probando el comando de voz que corresponda. No es un secreto que estos artefactos se encuentran en una constante escucha, esa función puede ser útil en labores cotidianas como reproducir música, agendar citas, llamar a personas sin desbloquear el teléfono, pedir comida y hasta apagar la luz de la habitación para ir a dormir.

Sin embargo, Martínez explica que es importante que las personas se cuestionen sobre cómo las compañías detrás de estas tecnologías recopilan la información, dónde la almacenan, a quién se la comparten y, en suma, qué hacen con ella.

Le sugerimos leer: El asistente de voz de Amazon grabó una conversación privada y la compartió

Todo esto se puede conocer en las políticas de seguridad y privacidad que aparecen al momento de configurar uno de estos artefactos. “Lamentablemente la práctica de leer dicha información con detenimiento es un acto poco habitual, las personas prefieren presionar rápido el botón ‘Aceptar’ con el fin de acceder a los servicios del dispositivo que compraron”, asegura.

Este medio consultó las políticas de seguridad y privacidad consignadas por Google, compañía que provee la mayor cantidad de servicios relacionados con este tipo de artefactos al gozar de una masiva presencia en dispositivos Android, el sistema operativo más masivo en todo el mundo.

Parte de las declaraciones que encontramos, y otras aportadas directamente por la compañía, es que dispositivos como el asistente de voz para el hogar, el Google Home, no graban todas las conversaciones de sus usuarios, exceptuando aquellas que activan el comando de voz, como por ejemplo: “Ok Google, recuérdame comprar vegetales para la cena”. Todo lo demás, según la empresa, es eliminado.

Le puede interesar: Android Vs. iOS ¿qué tan inseguros pueden ser?

“Google Home graba lo que dices y envía esa grabación a Google para responder a las solicitudes de los usuarios”, asegura la compañía. Luego de eso queda un registro de las acciones hechas por la persona, quien, si desea eliminar el rastro de sus interacciones, podrá hacerlo ingresando a la página myactivity.google.com.

En cuanto a si Google comparte los datos personales con terceros con fines publicitarios, la respuesta de la compañía es: “No vendemos (compartimos) la información personal a nadie, excepto los siguientes casos: (...)”.

Dentro de los escenarios en los que Google asegura que puede compartir datos de los usuarios, se encuentra el ejemplo de cuando una entidad solicita información personal, amparada en la ley, con el fin de avanzar en una investigación legal. Sumado a lo anterior la compañía confiesa que sí comparte datos personales con anunciantes, pero que esto se hace de una forma que impide la identificación de una persona en particular.

Para Camilo Gutiérrez, quien es jefe de investigación de la compañía de seguridad informática ESET, sí es posible que un tercero pueda escuchar conversaciones por medio de un dispositivo como estos. “Está la tecnología para hacer eso”, asegura, pero agrega que es más la información que alguien podría extraer de la interacción que una persona tiene con su teléfono celular, computador y demás.

Lea también: ¡Ojo con lo que comparte en internet! Sus datos pueden enriquecer a alguien

“Uno se pone a pensar en todas las aplicaciones que utilizamos, los permisos que otorgamos, redes sociales..., todo eso al final se conecta a través de un teléfono, un asistente virtual o un navegador. Por ahí es por donde realmente terceros recopilan información para venderla a los anunciantes de publicidad”.

Martínez además asegura que un dispositivo como estos puede ser vulnerado (hackeado) por un atacante que quiera conocer de qué está hablando su propietario. Esto no es para ofrecerle publicidad, pues el objetivo de estos ataques suele ir dirigido a conocer secretos, como de tipo empresarial o políticos.

Es por eso que recomienda a quienes tienen un artefacto como estos no ponerlo en zonas privadas, donde las conversaciones puedan comprometer información sensible en el eventual caso de que alguien los esté escuchando.

Le sugerimos leer: Humanos: ¿el próximo blanco de los ciberataques?

Pero existe una explicación adicional al porqué una persona podría sentir que sus conversaciones están siendo escuchadas al ver publicidad en internet. Esta hipótesis la propone un usuario en Reddit y se denomina como el fenómeno Baader-Meinhof.

“Este es un fenómeno psicológico donde las cosas aparecen con más frecuencia una vez se escucha algo sobre ella. En términos generales, nada cambia realmente, excepto el nivel de conciencia que una persona tiene sobre tal cosa”, explica el usuario.

En teoría, una persona, al hablar de un tema en específico, hace que su conciencia sea más sensible ante la cosa o hecho que fue centro de su conversación. De manera que cuando se encuentra un anuncio relacionado con ello conecta directamente su aparición con el diálogo que previamente había sostenido. La publicidad siempre estuvo allí, solo que ahora se es más abierto a recibirla.