2 Aug 2018 - 10:39 a. m.

Google busca volver a China con un buscador censurado

Google está preparando una versión experimental de su motor de búsqueda adaptado a las exigencias de la censura china para volver al país, del que se retiró hace unos años.

/AFP

Pixabay
Pixabay

Ante la presión de la censura y de los ciberataques, Google retiró su buscador de China en 2010 y la mayoría de sus servicios se encuentran bloqueados en la segunda economía mundial.

Pero el gigante californiano trabaja ahora en una nueva versión, bautizada "Dragonfly" ("Libélula"), modificada expresamente para censurar las páginas web y las palabras clave prohibidas por el gobierno chino, aseguró a la AFP una fuente interna de la multinacional estadounidense.

El código fuente de este buscador puede ser consultado y probado en las redes informáticas internas de Google, afirma un empleado bajo anonimato, confirmando así informaciones publicadas en la prensa estadounidense.  

Lea también: ¿Google nos induce a utilizar sus aplicaciones?

La noticia provocó malestar entre numerosos empleados de Google. "Algunos están indignados por lo que se está haciendo", reconoce la misma fuente. 

El portavoz de Google en Asia, Taj Meadows, no quiso confirmar ni negar la existencia de este proyecto.  

"Ya proponemos varias aplicaciones para móviles en China, como Google Translate [traductor] o FilesGo [envió de documentos] y realizamos inversiones significativas en empresas chinas como JD.com", un gigante del comercio electrónico en China, declaró Meadows a la AFP. 

"Pero no haremos comentarios sobre especulaciones de nuestros futuros proyectos", añadió. 

Democracia censurada

El diario digital The Intercept, que reveló la existencia de este programa, aseguró que este motor de búsqueda está destinado al sistema operativo Android para teléfonos inteligentes, propiedad de Google.

Según la publicación estadounidense, fundada por el periodista de investigación Glenn Greenwald, el nuevo buscador tiene una 'lista negra' con palabras relacionadas con los derechos humanos, la democracia, la religión o las manifestaciones. 

Esta aplicación también censura páginas web prohibidas por las autoridades comunistas chinas. 

China dispone de un complejo sistema de censura en internet, conocido como la "Gran muralla electrónica", que impide el acceso a Google, Youtube, Facebook, Twitter y a numerosos medios occidentales. 

Le puede interesar: Cinco datos que usted no sabe sobre el internet en China

Las plataformas chinas como Weibo (el equivalente de Twitter) o WeChat (el WhatsApp chino) también son censuradas y obligadas a regular sus contenidos más sensibles, como las voces críticas contra el régimen, los escándalos sanitarios o la música rap.

En este contexto, los grupos tecnológicos occidentales se enfrenta al dilema de hacer concesiones al gobierno chino o renunciar a un mercado gigantesco. 

Microsoft ya está presente en China con su motor de búsqueda Bing. 

Por su parte Amnistía Internacional pidió a la compañía que no acepte la censura china. 

"Será un día negro para la libertad en internet si Google se somete a las reglas extremas de la censura china para acceder a su mercado", advirtió Patrick Poon, un investigador de la oenegé, que lamentó que "se de prioridad a las ganancias en lugar de a los derechos humanos". 

Deshielo

Según el periódico The New York Times, Google hizo una demostración delante de dirigentes chinos pero esto no significa que sea inminente la puesta en marcha de su buscador en China. 

"El proyecto del motor de búsqueda no está terminado", asegura el Wall Street Journal. 

Las informaciones que apuntan a un retorno de Google al mercado chino "ne se adecuan a la realidad", aseguró el jueves el periódico oficial chino Zhengquan Ribao. 

Lea también: Facebook fracasa en su más reciente intento por entrar a China

Aunque el buscador de Google dejó de funcionar en 2010 en el gigante asiático, la compañía californiana no abandonó completamente este mercado. 

Google, una filial de Alphabet, cuenta con tres oficinas y 700 empleados en China, donde logra importantes beneficios en materia de publicidad. 

Durante los últimos años, se produjeron signos de deshielo entre el grupo de California y las autoridades chinas. El año pasado autorizaron por ejemplo el acceso a la aplicación Google Translate, que hasta entonces estaba bloqueada en China. 

Recibe alertas desde Google News