29 Aug 2020 - 9:30 p. m.

7 lugares para hospedarse en Colombia y disfrutar lo mejor del café

¿Con ganas de volver a viajar? Este es un recorrido entre fincas cafeteras, bosques de niebla, pueblos coloridos, palmas de cera, historias y café. Un viaje para reconectarse con lo más autóctono, respirar, aprender y disfrutar de uno de los productos insignias de Colombia de manera consciente, responsable y sostenible.
María Alejandra Castaño

María Alejandra Castaño

Periodista Especiales Editoriales
7 lugares para hospedarse en Colombia y disfrutar lo mejor del café.
7 lugares para hospedarse en Colombia y disfrutar lo mejor del café.

1. Hotel Sazagua, Quimbayita, Pereira (Risaralda)

Sobre el valle de Risaralda, en medio de la naturaleza exuberante, en el corazón del paisaje cultural cafetero, se encuentra Sazagua, un hotel boutique, restaurante y spa que cuenta con 17 habitaciones rodeadas de verde, sonidos naturales, visitantes emplumados, olores frescos y arrullo nocturno de la tierra.

Atendido por personal cálido y de la región, Sazagua rinde homenaje a la historia del territorio, reconociendo a nuestros antepasados los Quimbaya y valorando la labor de los campesinos de la región.

La gastronomía del hotel también se destaca. “En nuestro placer por compartir y disfrutar, traemos los mejores productos, de nuestras montañas, valles y los dos océanos. Somos una esquina única en el norte del sur, y nosotros justo en el centro”, dicen.

En el restaurante de Sazagua convergen todos los caminos de los territorios colombianos y ese es el reflejo de sus menús, su afán es construir nuevos sabores a partir de la tradición, pero sin miedo a ir más allá, son viajeros pensando en viajeros y este es el trazado de su ruta gastronómica. “Ofrendamos a nuestra vida a través del comer”, aseguran.

Por su parte, el spa es un espacio que lo lleva al encuentro con lo más sagrado de su ser. Inspirados en la cosmovisión Quimbaya y las tradiciones cafeteras, diseñaron experiencias de autor, entregadas a través de rituales y terapias que desintoxican la mente, equilibran las emociones y relajan el cuerpo.

El turismo consciente es clave para Sazagua, por eso evocan sus experiencias en “el tributo”, como una acción social enfocada en las familias campesinas y caficultoras de la región, herederas de saberes ancestrales.

De esta manera invitan a cada visitante a rendir tributo al trabajo de las manos que labran la tierra, las que producen café, las que cuidan la naturaleza y las que tejen arte.

“Así devolvemos un poco de equilibrio a las comunidades y recordamos la importancia del ser humano en relación con la tierra, esa que un día nuestros antepasados nos enseñaron a cuidar”, aseguran.

(Lea también: Todo lo que necesita saber sobre la reactivación del turismo en Colombia)

2. Hacienda la Sierra, Fredonia (Antioquia)

Producto de la tradición agrícola del café, Hacienda La Sierra es un paraje lleno de encantos en donde se puede vivir la experiencia de una producción cafetera de clase mundial. Creada y dispuesta en el corazón de las montañas de los Andes colombianos, este lugar es perfecto para disfrutar todo el año un clima primaveral con días soleados y noches frescas.

Esta Hacienda, ubicada en Fredonia, Antioquia, está envuelta por una naturaleza fértil y exuberante. Allí contemplará las nubes a sus pies en las mañanas y un poco después las verá en lo alto de las montañas. Además, tendrá la oportunidad de experimentar el espíritu de Oro Molido: una empresa familiar exportadora de cafés Premium, que siempre busca retribuir algo al mundo.

Por eso, aseguran que están profundamente comprometidos con la responsabilidad social y ambiental. Quieren asegurar la sostenibilidad y aumentar el crecimiento de la región. Estos objetivos se materializan en la Fundación Oro Molido.

Entre las experiencias con las que cuenta la Hacienda la Sierra está:

“Avistar aves, un regalo visual; Caminar, despierta los sentidos; Fredonia, nuestro pueblo; el café, nuestra alma; Caballos, un tour de montaña”.

Por otro lado, llegar a Hacienda La Sierra es acercarse a una tradición arquitectónica que combina materiales locales con estilos europeos, americanos y árabes. Las habitaciones han sido decoradas para su confort.

Hacienda La Sierra es un paraje lleno de magia y encantos en donde se puede tener la experiencia de una organización cafetera de talla mundial.

3. Hacienda Venecia, Manizales (Caldas)

Con un tour del café por extensos cafetales y una larga caminata llena de historia y cultura, en la Hacienda Venecia cada viajero podrá reencontrarse con el mundo y la naturaleza. Rodeada de altas y verdes montañas, esta finca brinda una experiencia única para sus visitantes.

Hacienda Venecia es una finca de café en funcionamiento con 100 años de tradición. En 2009, decidieron abrir sus puertas a los visitantes para compartir su amplio conocimiento de la cultura del café, incluido el cultivo, el procesamiento, la exportación, el tostado y la comercialización.

“Lo más importante es que abrimos nuestros corazones para compartir nuestra tierra, su espíritu y la naturaleza diversa que rodea a la Hacienda Venecia”, dicen.

Actualmente la finca tiene 200 hectáreas y 156 son de café. También cuentan con una hectárea de cacao, donde hacen sus experiencias de chocolate. Además, ofrecen talleres de barismo, de cocina de plátano, experiencia de ron artesanal, senderismo, cabalgatas y avistamiento de aves.

(Lea también: 7 lugares ideales para el avistamiento de aves en Colombia)

Además, Hacienda Venecia cuenta con una variedad de opciones de alojamiento para todos los gustos y presupuestos: la Casa Principal, el Coffee Lodge tradicional, su acogedor hostal y un lugar para Overlanders.

“Como dijo uno de nuestros huéspedes, todos se sentirán como en casa en Hacienda Venecia - desde los ‘Louis Vuitton Travelers’ y los ‘Samsonite Travelers’ hasta los ‘Mochileros’ y los ‘Walking closet Travelers’”, dicen desde la Hacienda. Los alojamientos se encuentran separados por quebradas y senderos.

La finca está ubicada en el campo entre Salento y Medellín, a 20 minutos (10,5 kilómetros) del centro de Manizales, cerca de la Autopista del Café, hacia Pereira.

(Lea también: 7 pueblos para disfrutar del Paisaje Cultural Cafetero)

4. Finca del Café, Santa Rosa de Cabal (Risaralda)

Situados a 20 minutos de Pereira, a 30 de Manizales, a 45 del aeropuerto Internacional Matecaña de Pereira y a 10 de Santa Rosa de Cabal, la Finca del Café está catalogada como Destino Sostenible y su objetivo es promover la Cultura Cafetera.

“Somos un Círculo de Experiencias donde contamos con hotel estilo boutique, tour del café y naturaleza, a través de nuestros cafetales; café de origen de la finca, centro de eventos estilo Venue, lugar para tomar un delicioso café especial, observando el Paisaje Cultural Cafetero en cualquiera de los diferentes métodos de preparación, y con los diferentes operadores del municipio organizamos las diferentes experiencias que disfrutan los huéspedes cuando nos visitan”, dice Luz Nelly Díaz Giraldo, gerente de la Finca del Café.

Este lugar históricamente ha sido una hacienda productora de café, por lo cual, sus plantaciones son cultivos auténticos con fines productivos. Todos los días son recorridos por campesinos de la región que están al cuidado de sus árboles de variedad “Castillo Rosario”, “Tabi”, “Caturro” y “Geisha”.

5. Decameron Las Heliconias, Quimbaya (Quindío)

El hotel Decameron Las Heliconias es uno de los dos Todo Incluido con variedad de restaurantes, experiencias y servicios de la región, junto al Decameron Panaca, que integra espacios con el sello único de la tradición cafetera, ambientados en su peculiar arquitectura típica tipo hacienda y rodeado de todo el esplendor de su fauna y flora.

Se encuentra a solo una hora del aeropuerto de la ciudad de Pereira y a 45 minutos de Armenia, en una privilegiada ubicación del denominado ‘Paisaje Cultural Cafetero’-declarado por la Unesco como ‘Patrimonio Cultural de la Humanidad’-, desde donde se puede contemplar sus hermosas colinas adornadas de cafetales y acompañado de un clima agradable.

A pocos kilómetros de allí también se encuentran lugares mágicos como el Jardín Botánico, el Mariposario, el Museo del Oro Quimbaya y el Parque Nacional del Café, la zona ofrece diferentes actividades al aire libre tales como canopy o balsaje por el Río La Vieja o recorrer el Valle del Cocora. Este último deslumbra con sus majestuosas Palmas de Cera, conjunto de árboles que ya se constituyen en un monumento natural de esta nación.

El hotel cuenta con 94 habitaciones dividas así: 69 habitaciones estándar, 20 habitaciones superiores, 5 deluxe. Cada una tiene capacidad para máximo 4 personas y son acondicionadas con camas King size, Queen size, y Twin. Adicionalmente, cuentan con cuatro Habitaciones en el Chalet Las Heliconias ubicado a 200 de las instalaciones del Hotel.

Este hotel tiene decenas de beneficios, entre ellos disfrutar de dos lugares con una misma reserva. Durante su estadía puede acceder a todos los servicios e infraestructura del Decameron Panaca, allí encontrará dos restaurantes a la carta, bares, piscinas para adultos y niños, cancha de tenis y cancha de microfútbol. Para desplazarse hacia este hotel cuenta con servicio de transporte propio programado cada hora durante la jornada y sin costo adicional.

6. Glamping Lumbre, Valle del Cocora, Salento (Quindío)

Lumbre Glamorous Camping es un hotel de lujo tipo Glamping ubicado en medio de la naturaleza de uno de los más reconocidos paisajes típicos colombianos y patrimonio de la humanidad, el Valle del Cocora en Salento, Quindío (Perteneciente al Paisaje Cultural Cafetero). Allí podrá dormir bajo millones de estrellas en habitaciones diseñadas para tener una experiencia única en contacto con la naturaleza.

El énfasis del alojamiento está en el disfrute directo de la naturaleza, el bienestar producido por el medio ambiente y un escape completo de la vida cotidiana. En Lumbre podrá disfrutar de despertarse con el cantar de las aves y estar rodeado de la palma más grande del mundo, la palma de cera, con todas las comodidades de un hotel de lujo.

“Ya que nuestro compromiso es brindarte una experiencia única nuestros servicios son personalizados, puedes reservar tu habitación con todo incluido y nuestros chefs diseñarán un menú exclusivo para tus gustos y necesidades. También puedes reservar diferentes actividades para aprovechar al máximo tu estadía y conocer el eje cafetero”, dicen.

Adicionalmente, ya que Lumbre está ubicado en un paisaje único promueven el cuidado del medio ambiente y aportan a esto en su servicio.

(Lea también: 7 hoteles secretos en Colombia, para los amantes del buen viajar)

“Algo muy típico también del Paisaje Cultural Cafetero es la Palma de Cera y nuestra ubicación privilegiada nos permite estar muy cerca de muchas de estas, nuestro árbol nacional. Además, tenemos un bosque protegido de 20 hectáreas, lleno de palmas y entre nuestras experiencias está la siembra de palma, entonces las personas pueden conocer más acerca de la cultura cafetera, como nació, porque la palma de cera está ahí, que la siembre y vean el proceso”, dicen desde el hotel.

“Es una experiencia muy linda par que se conecten un poco más no solamente con el destino turístico por como es conocido, si no con su verdadera historia, todo lo que hay detrás y la biodiversidad que tenemos en esta zona cafetera”, añaden.

7. Café Tío Conejo

Neira, Caldas, fue fundado en 1842 por un grupo de inmigrantes antioqueños. La tranquilidad o la buena comida, según sus habitantes, pueden ser las claves para que este pueblo tenga la población más longeva de Colombia. Neira, con sus tradicionales fondas, cascadas, miradores y su fábrica de corcho, le abre la puerta a nacionales y extranjeros que disfrutan de una buena conversación, un aguardiente, un pan de yuca, un corcho y, claro, un buen café.

En este municipio de sombreros y ruanas, se puede disfrutar con mayor intensidad el Paisaje Cultural Cafetero, declarado Patrimonio Mundial por la Unesco. En la Finca del Café Tío Conejo, una tradición oral convertida en la marca de algunos de los mejores cafés especiales de Colombia, se puede hacer una visita personalizada para aprender todo acerca de este producto y lo que significa ser colombiano en medio del Paisaje Cultural Cafetero.

En esta finca, con hermosas vistas a cafetales y café de exportación, puede pasar la noche, descansar, respirar, relajarse, tomarse una deliciosa taza de café y probar deliciosa comida casera en una de sus casas centenarias, tradicionales en la zona cafetera colombiana.

Viva experiencias memorables expresadas con café.

Comparte: