17 Jul 2021 - 2:00 p. m.

7 planes imperdibles en Bogotá

Estas son algunas alternativas para todos los gustos y presupuestos en la capital de Colombia.

Bogotá siempre será un buen plan. Esta ciudad, donde convergen todas las culturas del país y muchas del extranjero, cuenta con decenas de opciones para todos los gustos y presupuestos.

Sin duda, su amplia oferta cultural, gastronómica y de naturaleza, la hacen un destino muy apetecido por turistas de todo el mundo. Estas son algunas de las alternativas.

1. Visitar La Concordia

“En este sector de Bogotá palpitan el arte y la cultura, y han encontrado por fortuna un espacio en esta plaza de mercado, el teatro, la literatura y la escultura, conviven con la venta del líchigo y de granel, creando una simbiosis única que enriquece el patrimonio cultural”, afirmó Nicolás Montero, secretario de Cultura, Recreación y Deporte.

Las plazas de mercado son escenarios de experiencias directas para el turista. La amplia variedad de verduras, frutas, quesos, carnes, panes, hierbas y uno que otro remedio ancestral, lo hacen lugares ideales no solo para hacer mercado y probar comida fresca y deliciosa, si no también para conocer de la cultura y las costumbres de los bogotanos.

En la capital del país hay decenas de plazas, una de ellas es La Concordia, ubicada en el corazón de Bogotá, en la calle 12 con carrera primera, y construida en 1933. Esta plaza, fue declarada patrimonio histórico, cultural y arquitectónico de Bogotá, allí, además de alimentos, podrá encontrar artesanías y muchos más servicios.

Entre las recomendaciones más tradicionales está el famoso ajiaco en el Restaurante Yuri.

Recientemente el Instituto para la Economía Social - IPES remodeló este espacio para dar vida no sólo a esta plaza sino al lugar donde conviven hoy en día el arte, la comida, la tradición y el patrimonio de Bogotá.

Encontrarse con la historia, los sabores colombianos y el arte, en la Galería Santa Fe, es un plan recomendado en Bogotá.

2. Observar aves y reencontrarse con la naturaleza en el parque Entrenubes

Bogotá cuenta con innumerables escenarios en los que la naturaleza es protagonista. Según bogotadc.travel, la página oficial de turismo en Bogotá, los Cerros Orientales enmarcan la ciudad de verde y sobre ellos se ubican lugares para disfrutar del contacto con la vegetación y la fauna. El Parque Ecológico Distrital de Montaña Entrenubes, es uno de estos fascinantes escenarios.

El parque hace parte de las localidades de San Cristóbal, Usme y Rafael Uribe Uribe y está conformado por tres imponentes colinas: Juan Rey, Guacamayas y Cuchilla del Gavilán, parte del borde oriental de la cordillera de los Andes.

Gracias a su ubicación, el parque Entrenubes cuenta con ecosistemas como el bosque altoandino y el subpáramo. Allí se alcanza una altura entre los 2.600 y 3.100 metros de altura, ideal para que musgos, helechos, orquídeas y una capa forestal se extiendan sobre cada ladera.

El parque ecológico es también un sitio privilegiado para el avistamiento de aves de bosque. Allí podrá ver especies como el Cotinga Crestirroja (Ampelion rubrocristatus) y el Arrendajo Andino (Amblycercus holosericeus).

Asimismo, desde el mirador, cuya altura es equivalente a la del cerro de Monserrate (3.152 metros de altura), podrá tener una impecable postal de Bogotá.

Este escenario bogotano está orientado primordialmente a la protección y restauración de la fauna del bosque altoandino; asimismo es un importante epicentro para promover la educación ambiental en la ciudad.

bogotadc.travel recuerda que el parque Entrenubes es un espacio ideal para el deporte, la meditación y el encuentro con la naturaleza. Allí encontrará recorridos guiados, talleres ambientales, actividades de recreación pasiva y caminatas ecológicas. En el parque se hallan importantes afluentes de agua que desembocan el río Tunjuelo como las quebradas Chiguaza, Verjones, Yomosa, Seca, Bolonia y la olla del Ramo.

3. Disfrutar de un Brunch en algún hotel de la capital

Los brunch no son cosa del pasado, al contrario, para muchos continúa siendo su comida favorita. Esta tendencia mundial, que ha estado posicionada por muchos años, continúa siendo un gran plan para quienes disfrutan de unos buenos tragos, ambiente festivo y comida deliciosa.

Por su amplia variedad de comida y buen ambiente, es ideal para quienes no quieren madrugar el domingo, los que aman la comida de calidad, los que quieran celebrar algo especial o simplemente para quienes busquen salir de la rutina y despedir la semana con un buen banquete.

En Bogotá hay varias opciones y entre las más recomendadas son las de los hoteles, que, fieles a sus promesas de hospitalidad, calidad, buen servicio y exigentes protocolos de bioseguridad, ofrecen muy buenas propuestas para una mañana o tarde de brunch con un estilo e identidad propia.

W Does Brunch es la propuesta del W Bogotá, uno de los hoteles más exclusivos de la capital, ubicado en Usaquén. Esta opción, siempre dispuesta a satisfacer hasta al más exigente.

Otra buena opción es ¡Salud AC!, la propuesta de brunch del AC Hotel Bogotá.

Allí, con una perfecta ubicación, en la Zona T, podrá disfrutar de una experiencia irresistible donde el DJ en vivo, la comida deliciosa, los divertidos juegos de mesa, las mimosas y gin & tonics ilimitados harán de esas cuatro horas la mejor recarga para empezar bien la semana.

(Lea también: 7 pueblos cerca de Bogotá que debe conocer)

4. Recargar energías en el sendero Quebrada Las Delicias

Bogotá es una ciudad con lugares encantadores para la aventura y el ecoturismo. En la ciudad tendrá la posibilidad de vivir experiencias al aire libre, tener contacto con la naturaleza y fortalecer su vínculo con el planeta. Uno de esos escenarios es el sendero Las Delicias.

Cuenta bogotadc.travel, que la quebrada Las Delicias es una fuente hídrica que se forma entre afluentes de los cerros orientales de Bogotá; sus aguas desembocan en el río Salitre, cuya altura aproximada es de 3.275 m. s. n. m. La quebrada está situada en la localidad de Chapinero, a la altura de la diagonal 60 por la Avenida Circunvalar.

Las Delicias es reconocida por los amantes del ecoturismo, el senderismo y el aviturismo como un espacio propicio para este tipo de prácticas; allí, se pueden observar especies nativas, bandadas de tangaras, colibríes y atrapamoscas. Este escenario es ideal para observar especies como el Pinchaflor Enmascarado (Diglossa cyanea) y el Carbonero (Diglossa humeralis), además, varias aves descienden a buscar alimento y se pueden observar especialmente en horas de la mañana.

La quebrada Las Delicias cuenta, además, con senderos ecológicos, cascadas, pozos y quioscos con miradores.

Este lugar, como recuerda la página oficial de turismo en Bogotá es un modelo de conservación y restauración. Hace algunos años las aguas de la quebrada fueron contaminadas por la acción humana; no obstante, su recuperación posterior fue tal, que en la actualidad se considera una de las mejores fuentes hídricas de Bogotá.

5. Montar bicicleta y descubrir la Bogotá rural en la Ruta Campesina de Ciudad Bolívar

Cuando se dice que Bogotá es una ciudad para todos los gustos es una realidad. La capital colombiana cuenta con tantos planes y ofertas para todos los gustos que seguro necesitará muchos días para disfrutar de su cultura, naturaleza, gastronomía y hasta su ruralidad.

Dice bogotadc.travel, que recorriendo Ciudad Bolívar se puede dar cuenta de que Bogotá es más que una urbe. El 73 % de esta localidad —la tercera más grande de la ciudad— es zona rural. Allí, los habitantes tradicionales conviven con microempresarios que se dedican a la agricultura, comunidades indígenas y migrantes provenientes de las regiones de Colombia.

Para hacer la Ruta Campesina de Ciudad Bolívar solo necesitas una bicicleta, que puedes alquilar allí mismo. En dos ruedas podrá recorrer nueve veredas: Quiba Alto, Quiba Bajo, Mochuelo Alto, Mochuelo Bajo, Pasquilla, Pasquillita, Las Mercedes, Santa Rosa y Santa Barbará. En el trayecto podrá contemplar fuentes hídricas, páramos y senderos que rodean esta tranquila zona de la capital.

El punto de partida de la Ruta es Mochuelo Alto, por el camino que conduce a la vereda Pasquilla, una importante área de recursos hídricos, con cultivos tradicionales, bosques de encenillos, aves rapaces y mamíferos como la zarigüeya. En el casco central de Pasquilla, territorio poblado por la comunidad indígena Sutagaos, se encuentra la iglesia de San Martín de Quiba, construida en 1845.

También puede aprovechar la bicitravesía para conocer senderos ecológicos y huertas orgánicas. En todo el recorrido lo acompañarán guías rurales comunitarios. Con ellos comprobará que la calidez humana y el conocimiento pleno del territorio de los pobladores locales es fundamental para las experiencias de viaje.

La bicitravesía de la Ruta Campesina de Ciudad Bolívar culmina en el embalse de La Regadera, el sistema sur de agua potable de Bogotá, que permite el abastecimiento de 250.000 personas que habitan en la localidad de Usme.

6. Recorrer La Candelaria

Según Colombia.Travel hablar del barrio de La Candelaria es hablar de la historia de Bogotá. Fue el lugar donde fue fundada la ciudad en 1538 y toma su nombre de una capilla católica emplazada en honor a la Virgen de la Candelaria.

Estas callecitas de piedra empinadas, que parecen llegar al cielo, han visto pasar la historia del país. Mucho antes de que Gonzalo Jiménez de Quesada fundara esta ciudad en un valle de alcázares y levantara doce chocitas en el Chorro de Quevedo, fue un sitio sagrado para los Muiscas.

Cuenta el portal oficial de turismo de Colombia, que la mejor forma de recorrer La Candelaria es caminándola y disfrutando de su arquitectura. Así, en sus casas de aleros decimonónicos y balcones coloniales, se esconden los fantasmas de los virreyes que alguna vez habitaron patios y zaguanes.

Gran parte de sus construcciones –muchas de ellas de estilos colonial y republicano– se conservan y han sido declaradas bienes de interés histórico y cultural. En esta zona del centro histórico de Bogotá existen cerca de 500 instituciones o grupos artísticos, museos y centros de investigación, además de teatros, bibliotecas y universidades.

Hoy, estas casonas son salas de teatros (La Candelaria, Seki Sano, el Tecal, García Márquez, etc.) y museos (Colonial, del Florero, Casa de la Moneda, Quinta de Bolívar, Militar, etc.) o han desaparecido para levantar en su reemplazo los modernos edificios de las Universidades (La Salle, Externado, Andes, etc.) y la biblioteca más visitada del continente, Biblioteca Luis Ángel Arango.

Esta zona de la ciudad también es ideal para probar delicias bogotanas como el chocolate santafereño, ajiaco, tamal, entre otras.

(Lea también: 7 glampings cerca de Bogotá para disfrutar del lujo de la tranquilidad)

7. Conocer el Museo de la Independencia Casa del Florero

Bogotá también es un destino ideal para los amantes de los museos. Uno de ellos es el Museo de la Independencia – Casa del Florero, entidad del Ministerio de Cultura de Colombia, antes conocido como “Museo del 20 de julio”.

Este lugar, ubicado en la carrera 7 # 11-28 construye con sus usuarios y comunidades una experiencia significativa en torno a los conceptos de independencia y ciudadanía.

A partir de su renovación en 2010, para conmemorar el Bicentenario de la Independencia de Colombia, el Museo entregó al público seis nuevas salas, cada una de ellas con herramientas interactivas que rompen con la idea de museo estático para proponer a los visitantes una comunicación directa no sólo con los sucesos que desataron la revuelta del 20 de julio de 1810, sino también con hechos actuales que han marcado la historia del país, tales como la Toma del Palacio de Justicia.

Según el museo, un equipo conformado por profesionales de variadas disciplinas entre las que se cuenta la pedagogía, la antropología, la museología, las bellas artes, la historia, la conservación de colecciones, la administración, la comunicación, entre otras varias; quienes hacen posible que los visitantes tengan experiencias relacionadas con la búsqueda del bienestar y la confianza entre los ciudadanos.

Comparte: