10 Jul 2021 - 2:00 p. m.

7 pueblos cerca de Bogotá que debe conocer

Lugares ideales para salir de la rutina, disfrutar de la gastronomía, conectarse con la naturaleza y emocionarse con la adrenalina.

Viajar cerca de casa es uno de los planes de la mayoría de los turistas, según el último estudio de la plataforma digital Booking.com, para el 81 % de los viajeros colombianos, volver a conectarse con la familia o ver a un grupo de amigos ocupa un puesto importante en su lista de prioridades.

Y por su parte, viajar a nivel nacional por placer también es bastante significativo, ya que, el 79 % desea explorar los placeres que tiene cerca de casa y la mayoría (70 %) prevé hacerlo en un futuro cercano.

Por lo tanto, estas son solo siete de las opciones, cerca de Bogotá, que puede visitar para salir de la rutina y conectarse con algunos de los pueblos más lindos de Colombia.

1. Suesca

La emoción de escalar en roca se puede vivir en Suesca, el antiguo asentamiento muisca que se convirtió en inspiración de conquistadores y poetas.

En las Rocas de Suesca y el Valle de los Halcones, que han servido de preparación para montañistas colombianos que han conquistado cumbres emblemáticas como el Everest, el K2 y el Annapurna, los viajeros tienen la opción de tomar cursos de escalada que dictan guías experimentados.

No es necesario tener equipo, ni experiencia, solo el interés de ver piedras milenarias, y de cambiar la rutina de la ciudad por un poco de adrenalina. Las rocas tienen unos dos kilómetros de largo, y la altura oscila entre los 20 y los 130 metros.

Además de escalar puede hacer rappel, caminatas por cuevas y pinturas rupestres y disfrutar de buenos restaurantes. En la zona hay hospedaje para todos los gustos y presupuestos, también puede acampar llevando el equipo necesario.

No se pierda la oportunidad de conocer los Monolitos, el Altar de la virgen de las Rocas de Suesca y la Laguna.

2. Guasca

Según el historiador Joaquín Acosta Ortegón, Guasca significa “Cercado de Cerros”. Este destino, ubicado a una hora y 15 minutos aproximadamente desde Bogotá, se caracteriza por ofrecer a sus visitantes unos días de descanso y conexión con la naturaleza y la aventura.

Un viaje en globo aerostático con Sky Lovers Balloons es una de las experiencias únicas e inolvidables que ofrece el destino. Para los que buscan algo más tranquilo, con solo ver las imponentes montañas de diferentes tonos verdes, mientras disfruta de una bebida caliente y de algún postre tradicional de la zona, ya sentirán la paz que necesitan.

Entre las recomendaciones para comer está Posada Café La Huerta, la panadería y pastelería “La Especial” y los deliciosos productos artesanales de Corales Traiteur; para dormir Hacienda Betania, una romántica y acogedora hacienda estilo Chalet Suizo es una gran opción.

(Lea también: 7 lugares cerca de Bogotá para descansar y reencontrarse con la naturaleza)

3. Tobia

Este municipio de Cundinamarca ubicado a aproximadamente dos horas de Bogotá, cuenta con todos los recursos para desconectarse de la rutina de la ciudad y conectarse con la vida y sus bellezas naturales.

Tobia cuenta con una amplia oferta de atractivos de turismo de naturaleza y aventura, y si es amante del dulce, este destino también le permitirá sentir el aroma que, entre otras, lo acompañará por el recorrido del tren turístico que lo lleva hasta uno de los trapiches del municipio.

Practicar rafting en el río Negro donde se pueden encontrar rápidos de clases II y III, perfectos para principiantes que tienen ganas de aprender lo necesario antes de partir hacia cauces más fuertes, es otro plan ideal en este destino. No necesita ser un experto, los guías certificados lo acompañarán para que viva una experiencia segura llena de adrenalina, vida y diversión.

Los verdes paisajes de esta zona del país también se prestan para practicar ciclomontañismo y descenso de cascadas.

4. Guatavita

Protagonista de la leyenda de El Dorado, con paisajes únicos, planes para todos los gustos y una destacada oferta turística, este municipio de Cundinamarca, ubicado a aproximadamente una hora y media de Bogotá, también sobresale por su hospitalidad.

Según su Alcaldía Municipal, Guatavita “la Nueva” se caracteriza por su estilo colonial, sin que su construcción date de esta época; en sus edificaciones sobresalen techos de barro, ladrillos, madera, la piedra en sus principales calles y plazoletas, y el color blanco, herencia de la antigua Guatavita que yace bajo el agua.

Historia, gastronomía, deportes náuticos y paisajes que transportan a otra época, son algunas de las características de este destino que cuenta con decenas de opciones gastronómicas y de hospedaje para todos los gustos y presupuestos.

(Lea también: 7 glampings cerca de Bogotá para disfrutar del lujo de la tranquilidad)

5. Sopó

Disfrutar de deliciosos postres en la Cabaña Alpina es uno de los planes tradicionales de las familias bogotanas que el fin de semana salen a almorzar a encontrarse con la naturaleza, pero, además de este plan, Sopo también es un destino donde podrá vivir la experiencia de ver la Sabana de Bogotá desde el aire y cumplir con su sueño de volar.

Con Parapente Paraíso, una empresa que opera hace más de 16 años, lo único que necesita es tener ganas, ya que los instructores certificados harán todo el trabajo mientras disfrutas de la sensación de estar a más de 300 metros de altura, con la brisa rosando su cuerpo y admirando la belleza del páramo y el bosque alto andino.

El vuelo dura entre 15 y 20 minutos, y depende 100 % de las condiciones del clima en el momento del despegue. Paraíso Parapente está ubicado en kilómetro 4, vía Pionono, Sopo.

“Si bien la zona de despegue autorizada por la Aerocivil se encuentra en Guasca y nuestra ubicación geográfica de despegue es Guasca, nuestra actividad comercial se desarrolla en Sopó, nuestro acceso es por Sopó. Volamos sobre el cerro Pionono y Las Águilas que es una reserva forestal que pertenece a ambos municipios”, dicen desde Paraíso Parapente.

Por otro lado, un gran recomendado para dormir y desconectarse de todo es la Comarca de los Sueños, Cabaña Mágica, un lugar donde podrá sumergirse en la pureza de un bosque nativo, disfrutar del amanecer con vista a la represa de Tominé y descansar viendo las estrellas desde la comodidad de la cama y del calor de la chimenea.

(Lea también: 7 destinos ecoturísticos en Colombia que debe conocer)

6. Tibacuy

“En Tibacuy habitó la cultura Panche, su piel era Cobriza, andaban desnudos, con zarcillos en orejas y narices, sartas de colores en cuello y cintura y plumas de colores en la Cabeza, ornaban cuello, frente, brazos, muslos y pantorrillas con piezas de oro”, cuenta Ecoglobal Expeditions, una de las agencias que pertenecen a la Asociación Colombiana de Turismo Responsable (Acotur).

En este municipio de Cundinamarca está el cerro del Quininí, una reserva forestal que se creó en el año 1987, y que era centro de ofrendas y de alabanzas de la cultura indígena de Los Panches.

Esta “Montaña Sagrada de la Luna” es uno de los lugares favoritos por caminantes amantes de la naturaleza, pero es un recorrido que se debe hacer con agencias responsables que sean respetuosas con el medio ambiente y con los caminos indígenas donde se pueden ver petroglifos.

7. Zipaquirá

Zipaquirá es vivir la huella de la cultura muisca, el paso de la colonia y los rastros de la independencia de nuestro país. También es la tierra de Egan Bernal, campeón del Tour de Francia, y de Efraín “El Zipa” Forero, primer campeón de la vuelta a Colombia en bicicleta.

Este municipio es cultura, naturaleza, historia, bicicletas y sal, otro elemento que le ha dado reconocimiento internacional a este municipio de Cundinamarca. Por eso, el Parque de la Sal, es otro imperdible.

180 metros bajo tierra se encuentra un lugar alejado de lo cotidiano, que invita a la reflexión, al autodescubrimiento y al encuentro interno. Con una arquitectura tallada completamente en sal y con diferentes actividades de esparcimiento que lo harán vivir una experiencia única”, relata la página web de la Catedral de Sal.

“Allí encontrará el viacrucis en el primer tramo del recorrido subterráneo, el cual tiene 386 metros de longitud y 13 metros de altura, en los cuales están dispuestas 14 estaciones, en su mayoría están ubicadas en las magníficas cámaras largas que componen la Catedral; estas estaciones fueron talladas en roca de sal por los mineros y representan las diferentes etapas vividas por Jesús hasta su crucifixión y sepultura”, añaden.

En el el único templo subterráneo del mundo, primera maravilla de Colombia y segundo lugar de culto más impresionante del planeta podrá vivir decenas de experiencias únicas y enriquecedoras.

Comparte:

Inscríbete a Nuestros Newsletter

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarte, aceptas nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
Para tener acceso a todos nuestros Newsletter Suscríbete