15 Feb 2011 - 10:00 p. m.

Caldas, una tierra con mucho color y sabor

Paisajes naturales espectaculares, planes originales y variados y platos exquisitos acompañados del mejor café es lo que puede encontrar en este departamento. Recorrido por los lugares más impresionantes y bellos de la vieja Caldas.

Alejandra Vanegas Cabrera/Caldas

El suave olor que desprenden millares de cafetales sobre las altas y verdes montañas del agreste e impactante paisaje caldense, que además parece estar adornado a propósito con las exóticas flores de los platanales y las antiguas coloridas haciendas cafeteras, es el panorama y el aroma que logra cautivar a quienes visitan esta zona del país.

Estar en Caldas significa conocer lugares con una belleza inigualable, recibir un trato amable de su gente, hacer compras en los diferentes centros comerciales y tener la oportunidad de practicar actividades únicas, como hacer montañismo por el Parque de los Nevados o conocer a fondo el proceso de fabricación del café, desde su siembra hasta su empaque, en una finca cafetera.

Usted podrá ser partícipe de todos estos encantos mientras disfruta del mejor clima y de uno de los más ricos cafés del mundo, que es ofrecido en la mayoría de los restaurantes, cafeterías y lugares de los municipios del departamento. En Caldas, además, también podrá degustar una de las mejores gastronomías del país, cuya especialidad son los fríjoles .

Para recorrer esta zona es recomendable hacer la ruta que empieza en la zona urbana de la capital y luego se adentra en las leyendas que se entretejen en los cafetales de las fincas.

La encantadora Manizales

Un buen comienzo para conocer el corazón de La Perla del Ruiz es ir a la Plaza de Bolívar, en donde se pueden ver algunas de las casas y construcciones más antiguas. Tal es el caso del edificio de la Gobernación, construido entre 1925 y 1927, que por su particular arquitectura republicana fue declarado monumento nacional en 1984.

A un lado de esta misma plaza  se encuentra el Bolívar Cóndor, una inmensa obra del maestro Rodrigo Arenas Betancourt que personifica al libertador con cuerpo de cóndor y una mascarilla. Con esta estatua su creador quiso demostrar el contenido espiritual y de héroe sublime al unir el cuerpo del hombre con la independencia que encarna el ave que domina los Andes.

En el costado superior de este lugar se levanta la imponente Catedral Basílica Metropolitana Nuestra Señora del Rosario, que se edificó en 1928 y tiene 113 metros de altura, lo cual la hace la quinta más alta del mundo. Aquí es posible recorrer numerosos pasillos, conocidos como el corredor polaco, que lo llevarán hasta la cúspide del templo, en donde es posible apreciar una impresionante panorámica de la ciudad.

Ahora bien, si le gustan las emociones extremas, puede ir hasta la Torre al Cielo, una estructura de hierro de 38 metros de altura y en la que se pueden realizar diferentes actividades en cualquier época del año. Una de ellas es la caminata en la parte más alta de la torre sin vidrios ni barandas, sólo con un arnés de máxima seguridad. También es posible volar en un columpio por encima de la avenida 12 de Octubre o experimentar el vértigo de ser lanzado al Valle de la Francia, ubicado 200 metros debajo del sector.

Una buena alternativa para conocer la ciudad desde lo alto es tomar el cable, y qué mejor que hacerlo en la estación de la terminal de transporte, ubicada en una de las partes más bajas de Manizales. Desde el moderno sistema de transporte usted podrá ver diferentes barrios y el paisaje montañoso que rodea la ciudad.

Para contemplar uno de los más bellos atardeceres es necesario ir al Mirador de Chipre, situado a lo largo de la avenida 12 de Octubre. Desde la cúspide, en donde se encuentra el Monumento a los Colonizadores, los multicolores ocasos y la vista de más de cuatro departamentos son la mejor forma de terminar un día en la capital caldense.

Salamina, la bella

Si le apasiona la arquitectura y los bellos paisajes, no debe dejar de ir a Salamina, un hermoso municipio con construcciones típicas de la región, coloridas casonas y un clima muy agradable. Ubicada a una hora y cuarenta minutos de Manizales, esta población fue declarada Monumento Nacional en 1982 por su bella arquitectura en madera, guadua y tierra, ejemplo de lo cual es su imponente catedral.

En este municipio podrá entrar a los antiguos caserones y enterarse de cientos de historias y leyendas que guardan estas construcciones. Algunos ejemplos son el Degolladero, un lugar en donde murieron varias personas durante las disputas que se daban entre partidos políticos a principios de siglo XX, y la leyenda de María La Parda, una bruja que vendió su alma al diablo por dinero.

Y no se vaya de esta población sin probar los peculiares huevos con tocineta hechos al vapor o la macana, un exquisito postre a base de galletas, leche y canela.

Conozca los secretos del café

La visita a esta zona del país no sería completa sino se va a una de las fincas cafeteras, en las que es posible enterarse de todo el proceso de fabricación del café, desde que se siembra hasta que es llevado a las trilladoras, donde lo dejan listo para ser exportado.

En estas casonas productoras también le mostrarán los diferentes tipos de café que se producen en Colombia y le enseñarán a diferenciar el sabor de cada una de las clases.

Una buena opción para hacer este recorrido cafetero es la Hacienda Guayabal, una bonita finca ubicada a pocos minutos del municipio caldense de Chinchiná. Allí, a través de senderos adornados con plantas y flores típicas de la región, podrá conocer cómo se cultiva cuidadosamente el café para lograr que sea muy suave y aromático. Al final del recorrido y después de diferentes clases de degustación, los visitantes reciben un diploma que certifica su participación en el curso.

Parque NacionalNatural de los Nevados

Esta es una de las reservas naturales más importantes del país debido a que allí nacen varios ríos que emanan de las nieves perpetuas. Cuenta con cinco elevaciones importantes: el Nevado del Ruiz —que tiene 5.300 metros y se puede apreciar desde Manizales—, el del Tolima, el de Santa Isabel, el del Cisne y el del Quindío.

Estas tierras albergan gran diversidad de especies de fauna y flora, entre las cuales destacan los cóndores andinos y los frailejones, que forman un hermoso paisaje. Por toda esta diversidad el parque constituye uno de los destinos más atractivos para quienes visitan Caldas y el Eje Cafetero.

Muchos de los turistas prefieren entrar al parque desde Manizales, pues queda a sólo ocho kilómetros de la ciudad. Para ingresar al lugar es necesario cancelar $6.000 por persona y $ 4.000 por carro. Entre las actividades que se pueden realizar están el senderismo, ciclomontañismo, la escalada en roca y hielo, y la pesca deportiva.

¿Cómo llegar?

Existen varias alternativas para llegar a al Departamento de Caldas gracias a su ubicación estratégica. La distancia entre Bogotá y Manizales es 290 kilómetros, entre Manizales y Medellín hay 180, y entre Manizales y Cali hay 384.

Para llegar en avión también hay varias posibilidades. Con hasta siete frecuencias diarias, la aerolíneas que viajan son Avianca y Aires.

¿Por qué ir?

Sin duda una de las mejores razones para visitar Caldas en cualquier época del año son sus exuberantes paisajes, caracterizados por una gran variedad de verdes en las plantas, flores exóticas y lindas haciendas cafeteras, así como por un clima agradable y único.

En Manizales es posible aventurarse a practicar deportes extremos, disfrutar de la prendida vida nocturna con restaurantes que ofrecen una variada y exquisita carta de comida nacional e internacional, así como cafés y discotecas en donde podrá rumbear hasta avanzadas horas de la noche. También es posible hacer compras en los ocho centros comerciales de la ciudad y contemplar los más espectaculares atardeceres.

Hoteles

Este departamento cuenta con excelentes opciones para alojarse, desde hoteles urbanos que ofrecen servicios de primera hasta bellas haciendas cafeteras que han sido acondicionadas y transformadas para ser hoteles.

Entre las posibilidades de hospedaje urbano están el hotel El Escorial, uno de los más tradicionales de la ciudad por su larga trayectoria, y El Carretero,  de cuatro estrellas que está situado muy cerca del centro y ofrece servicios de spa.

En la zona rural está el Recinto del Pensamiento, que pertenece a la cadena Estelar y que cuenta con bellos paisajes de lagunas, flores, un mariposario, una colección de árboles bonsái y hermosos senderos para caminar. También está Hosterías del Café, una casona antigua que fue reformada y hoy es un hermoso hotel rodeado de cafetales, con piscina y jacuzzi en las habitaciones.

Comparte: