14 Oct 2015 - 3:33 a. m.

Capurganá, la tranquilidad del paraíso

Un colorido rincón bañado por las aguas del mar Caribe y adornado con una abundante selva atrae turistas de todas partes del mundo hasta el golfo de Urabá.

Redacción Buen Viaje

Una de las zonas más atractivas de Colombia es la Región Caribe. Santa Marta, Cartagena y La Guajira llaman la atención de cientos de turistas extranjeros y nacionales que frecuentemente visitan esta parte del país. Así que en temporada de vacaciones estos destinos permanecen repletos y quienes anhelan disfrutar de la playa, la brisa y el mar a solas no pueden hacerlo.

Por fortuna, Colombia cuenta con rincones que aunque son conocidos, tienen el privilegio de no ser tan concurridos. Es el caso de Capurganá, un pequeño paraíso ubicado en el golfo de Urabá, cerca de la frontera con Panamá. Sus playas, casi vírgenes, son tal vez unas de las más lindas de la Región Caribe. El agua es cristalina y el oleaje moderado.

Capurganá es un buen lugar para descansar y aislarse. No hay carros, solo motos, y es una población no muy grande, amable, que ofrece atractivos paquetes turísticos y hoteles con altos estándares de calidad. Este destino también es una buena opción para quienes quieren sorprenderse con las riquezas del mundo marino haciendo buceo o esnórquel. Naui, Cantil de Narsa, El Aguacate, Isla de los Pájaros y Cueva del Mero son algunos de los lugares más recomendados para realizar estas actividades y darse un baño de sol en las increíbles playas del golfo.

En Capurganá es fundamental el cuidado del medio ambiente, pues el impacto del cambio climático se ha sentido con fuerza. Lamentablemente, prueba de ello es lo que sucedió hace unos años en la playa de la Virgen del Uvito, que fue invadida por el mar, dejando al descubierto el acantilado de coral. Ya nadie puede bañarse, sólo es un lugar para la contemplación.

Quienes viajan entre abril y mayo podrán apreciar un hecho inigualable: el desove de las tortugas Caná en las playas de Acandí. Un regalo que cobra mayor importancia teniendo en cuenta que esta especie fue declarada en peligro por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza e incluida en el Apéndice I del Convenio Internacional para el Comercio de Especies Amenazadas de Fauna y Flora, además de estar protegida en Colombia, sobre todo en Acandí, un hogar que todos, desde los residentes hasta los turistas, están comprometidos a cuidar.

Las playas, sin embargo, no son el único atractivo de Capurganá. Los bosques y en especial la selva del Darién, con sus manglares y cascadas, atraen expedicionarios en busca de aventura y de la oportunidad de observar exóticas especies. Pero hay un lugar en especial que los turistas comparan con el Edén. Se trata de El Cielo, una reserva ubicada en una gigantesca finca, en donde se realizan recorridos entre piscinas naturales, cascadas que nacen en las rocas y una frondosa selva que corta el aliento. El trayecto se hace a pie o a caballo y quienes lo deseen pueden quedarse a pasar la noche.

Otro plan que vale la pena son las excursiones por poblaciones aledañas como Sapzurro (Colombia) y La Miel (Panamá). Los viajeros gozan en sus playas, con la venta de artesanías y la variada oferta gastronómica, dentro de la que sobresalen el pargo rojo y el pez león, una especie invasora cuyo consumo es promovido por reconocidos chefs como los hermanos Rausch, pues se trata de una especie invasora que amenaza la supervivencia de los ecosistemas marinos.

 

Temas relacionados

Mar CaribeGolfo de Urabá
Comparte: