8 Jun 2016 - 3:48 a. m.

Chicago: viaje de altura

De fondo, el atardecer. La oscuridad lentamente se apropia del imponente paisaje de enormes edificios, que poco a poco empiezan a iluminarse.

Redacción Buen Viaje

La ciudad de los rascacielos, Chicago, se refleja sobre el lago y de lejos da la impresión de que reina la tranquilidad. Pero la verdad es que la segunda urbe más grande de Estados Unidos está llena de movimientos y planes por hacer.

La primera actividad podría ser estar más cerca del cielo en la Sears Tower, el rascacielos más alto de Chicago, con 443 metros y 110 pisos. Fue construido en 1974 y se consideró la edificación más alta del mundo hasta 1996, cuando construyeron la torre Willis, en Malasia. Desde allí se pueden apreciar los alrededores de esta maravillosa ciudad repleta de zonas verdes.

Otro lugar imperdible es el Field Museum, que en su interior alberga las reliquias más fascinantes de la antropología, como el esqueleto de un tiranosaurio rex. Actualmente está compuesto por más de 30 exposiciones permanentes que repasan toda la historia de la humanidad.

Y para seguir con los museos, no deje de visitar el de las ciencias y la industria, donde se conservan algunas máquinas y artefactos utilizados durante la Segunda Guerra Mundial. También está el Museo de la Historia Afroamericana, para aprender de la influencia de la cultura afroamericana en esta ciudad, que alberga una significativa población, lo cual le ha permitido convertirse en una de las capitales del jazz.

Chicago también cautiva a sus visitantes con sus parques, que por esta época florecen y embellecen las calles repletas de edificios. Lincoln Park Cultural Center, Grant Park y Jackson Park son los ideales para gozar de un espacio de diversión y descanso.

De los parques hay que darse una vuelta por Magnificents Mile, la parte norte de la Gran Avenida Michigan. Sobresalen sus grandes obras arquitectónicas, como el puente de la avenida Michigan y la torre del Agua, la segunda edificación más alta de Estados Unidos, que se construyó en 1869 para sacar agua del lago Michigan y ofrecerla a toda la ciudad.

Finalmente, hay que conocer el Navy Pier, un espacio lleno de atracciones, restaurantes, tiendas y hasta un museo para niños. Es un ambiente lleno de vida y alegría, rodeado por el lago Michigan, en donde decenas de barco navegan todos los días.

Temas relacionados

MalasiaChicago
Comparte: