11 Aug 2020 - 9:17 p. m.

Desafíos globales para la reactivación del turismo

Expertos del sector se reunieron para conversar acerca de los desafíos que tiene el turismo para su reactivación. Solicitan la pronta reapertura del transporte aéreo y certidumbre sobre las fechas de reapertura del sector.

María Alejandra Castaño Carmona / mcastano@elespectador.com

Desafíos globales para la reactivación del turismo, un espacio de #FAN2020 + #AviancaTalks.
Desafíos globales para la reactivación del turismo, un espacio de #FAN2020 + #AviancaTalks.

En un nuevo conversatorio de #FAN2020 + #AviancaTalks, organizado por Fenalco y Avianca, expertos del sector turístico hablaron de los retos que tiene el turismo global para su reactivación.

Los participantes de la charla fueron Peter Cerdá, vicepresidente Regional para las Américas de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA); Silvia Mosquera, Chief Commercial Officer Avianca; Rogerio Basso, director de Turismo de BID Invest, Virginia Messina, directora general del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés), y Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco.

Entre los temas que se hablaron se destaca la proyección de cierre del año 2020, cómo está preparado el turismo para la reactivación, el crecimiento de la industria del turismo, cómo impacta el transporte aéreo en el mundo y la competitividad en el sector.

“El turismo es la industria que más une a todos los países no solo en el ámbito económico, sino también en el ámbito social y cultural, y por eso se convierte en una preocupación mundial para los destinos y para cada uno de los subsectores que conforma el turismo, los cuáles están presenciando graves consecuencias económicas y sociales”, introdujo Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco.

Y es que el turismo, sin duda, era uno de los sectores que más empleos generaba y que contribuía con la economía de los países, por eso, las consecuencias por el COVID-19 son millonarias.

Según la Organización Mundial del Turismo (OMT), la pandemia y el confinamiento en amplias partes del mundo provocaron pérdidas de 320.000 millones de dólares para el turismo mundial entre enero y mayo.

A principios de mayo, este organismo pronosticaba una caída de entre el 60 y el 80 % del número de turistas internacionales para 2020, con unas pérdidas asociadas que irían de 910.000 millones a 1,2 billones de dólares.

Por su parte, el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC), afirmó que las cuarentenas ponen en riesgo este año hasta 197,5 millones de empleos a nivel global y que la caída del turismo causaría una pérdida en el producto interior bruto (PIB) mundial de más de 5,5 billones de dólares.

Por eso, según Jaime Alberto Cabal, la importancia de fortalecer y nutrir el debate e intercambio de ideas, sobre un sector tan importante a nivel mundial, pero tan afectado por la pandemia.

“Nuestra organización desde hace más de 30 años ha hecho investigación sobre el impacto económico que tiene el turismo, que es más del 10 % al PIB global, más de 330 millones de empleos, y habíamos catalogado el 2019 como la era dorada de los viajes, estábamos viviendo una época sin precedentes”, dijo Virginia Messina, directora general World Travel and Tourism Council (WTTC).

“Desde hace 9 años el turismo hacía subido de manera más acelerada que la economía global, y estábamos viviendo este boom en todo el mundo, desgraciadamente el impacto por la pandemia, de igual manera, es sin precedente, nuestro sector como sabemos, es uno de los más impactados por el COVID-19”, añadió Virginia Messina.

Las cifras son preocupantes en todo el sector. “La situación del transporte aéreo está en una situación muy delicada. No hay muchas industrias en este momento, sobre todo en América Latina que su producto o su servicio sin actividad cinco meses, tiempo donde prácticamente el 92 % del servicio que da el servicio aéreo está en tierra”, aseguró Peter Cerdá, vicepresidente Regional para las Américas de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

Y añadió que los pronósticos que tienen como industria para este año son los peores en la historia, “estimamos casi 83 mil millones de dólares de pérdidas, y lo que nos sigue afectando es que las fronteras siguen cerradas y las operaciones no han podido reactivarse. Y en una región que es tan dependiente del transporte aéreo, porque no tenemos la infraestructura que tiene Europa o Norteamérica, dependemos del transporte aéreo como un modo de transporte seguro y eficiente”.

Para mucho, uno de los problemas más grandes es la incertidumbre, por eso piden claridad para la reactivación del sector.

“El mayor problema que nosotros vemos es la incertidumbre, porque nosotros estamos preparados para volver a volar, pero la realidad es que al día de hoy todavía no está muy claro cuándo vamos a poder hacerlo, y sin duda, la aviación es parte fundamental de la cadena de turismo. Junto al sector de la aviación están las agencias de viajes, están los hoteles, hasta el taxista que lo lleva al aeropuerto o la tienda donde compras el souvenir. Entonces es clave que cuanto antes se reactiven las operaciones para reactivar la economía del país, sobre todo en un país como Colombia donde es fundamental el transporte aéreo, de hecho, es un servicio público esencial”, afirmó Silvia Mosquera, Chief Commercial Officer Avianca.

La necesidad de la reapertura se da por la falta de liquidez de las empresas y porque las actuales proyecciones no son muy optimistas. “Es importante que entendamos que el proceso de reapertura no equivale a recuperación, y eso lo que significa es que la demanda vendrá de una manera muy gradual y paulatina, y esta afectación de liquidez es la que puede dejar al sistema bastante inestable”, dijo Rogerio Basso, director de Turismo de BID Invest.

Y añadió: “nuestro sentimiento es que la situación se va a poner más complicada en los próximos seis meses, a qué me refiero, la demanda va a empezar a recuperarse gradualmente, por ejemplo, vemos que, en el mes de abril, la ocupación hotelera en toda Latinoamérica llegó a su punto más bajo, de 11,6 %, en mayo ya hubo una recuperación al 15 y a junio ya estábamos al 17 %. Pero qué ocurre, como la crisis se ha demorado mucho más de lo que todos anticipábamos, los hoteleros y principalmente las pymes, están con falta de liquidez, entonces en un proceso de reapertura habrá un descuadre importante entre los ingresos y los gastos y muchos no van a tener la capacidad financiera de poder reabrir”.

Lenta recuperación

Incertidumbre, una palabra y un sentimiento que se sigue repitiendo de cara a que no se sabe exactamente cómo evolucionará el virus y cuáles seguirán siendo las medidas de los gobiernos.

“Pensar en como cerraremos 2020 es complicado porque aún hay muchísima incertidumbre sobre cómo se seguirá desarrollando esta pandemia. Pensamos, entonces, que habrá dos fases. Si realmente la vacuna se logra y se consigue comercializar, cambiaría la situación, pero antes de que esté disponible, el panorama es bastante complejo. En cuestión a los escenarios que nosotros hemos predicho, todo se basa en cuanto a las restricciones impuestas por los gobiernos, es decir, mientras los viajes internacionales estén completamente cancelados y haya medidas como cuarentenas, eso haría que la recuperación de nuestro sector sea muy lenta. Todo depende de cuándo se vayan levantando estas restricciones”, aseguró Virginia Messina, quien también se refirió a la falta de liquidez.

“Estamos viviendo una crisis de liquidez en el sector, y eso se ve a través de todos los diferentes segmentos como las aerolíneas, los hoteles, los cruceros que otro de los más afectados, y por eso se necesitan ayudas sin precedentes. Nosotros insistimos en el tema de apoyos financieros, impuestos, en préstamos con bajos intereses y largos plazos; son medidas que deben continuar ya que la crisis de liquidez se va a extender y eso nos preocupa mucho, hay empresas que sin estas ayudas no podrán resurgir”, añadió Virginia Messina.

Los participantes estuvieron de acuerdo en que la recuperación del sector cada día se ve más lejana. Por eso urgen medidas para la pronta reapertura del turismo”.

“Todos entendemos la preocupación por la salud, pero debemos encontrar medidas sensatas y volver a una nueva realidad, está claro que volar ahora no será como antes, tendremos que adaptarnos, hay unos protocolos muy claros de bioseguridad, pero tenemos que volver a volar para pensar en la reactivación económica del país”, señaló Silvia Mosquera.

(Lea también: Avianca recibió los sellos “Bioseguridad Check-in” y “Operaciones Bioseguras”)

A lo que se sumó Peter Cerdá asegurando que “sabemos que hay mucha complejidad y el tema del COVID-19 es una prioridad, sin embargo, hay que entender que el transporte aéreo es fundamental para el bienestar económico y social de nuestra región”.

Silvia Mosquera recordó que “los únicos países en América Latina donde no se ha reactivo el transporte doméstico aéreo es en Argentina y en Colombia. Pero acá sí se han activado otro tipo de transporte público. Cuando en realidad, el sector aeronáutico es súper regulado y si ya existían unos protocolos de bioseguridad, ahora se están intensificando más”, enfatizó.

Confianza para seguir disfrutando de un país abierto al mundo

Peter Cerdá también recordó por el excelente momento por el que estaba viviendo Colombia a nievel turístico, antes de la pandemia. “El progreso que ha hecho el país en esos último nueve o 10 años en conectividad global, han permitido abrir al país al resto del mundo. Colombia era y es un sitio de interés, entonces, cuando nos reactivemos, el país va a estar compitiendo, con otros mercados de una manera más feroz que antes. Y la confianza que podamos transmitir será clave”, dijo.

Y añadió que es más notorio el impacto que ha tenido el coronavirus y el cierre del transporte aéreo para Colombia porque el país venía teniendo un gran crecimiento en los últimos años y habíamos visto un incremento de conectividad mejor que cualquier otro país de la región.

“Sin embargo, debido a que el país sigue cerrado, tanto para vuelos internacionales, como para vuelos nacionales, pone en riesgo los empleos y la contribución del sector al país, en una economía donde el transporte aéreo aporta casi el 2,7 % al PIB nacional y genera casi 600 mil empleos”, enfatizó el vicepresidente Regional para las Américas de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

La reactivación del transporte aéreo seguro y responsable, es prioridad para los participantes de la charla. Por eso quieren pasar de la incertidumbre a la realidad, además, consideran que ya hay que dejar de hablar de pilotos para implementar vuelos regulares.

“Se ha venido trabajando en la reactivación, con los vuelos piloto nacionales, ya se ha hablado incluso de la primera ruta internacional para hacer pilotos en septiembre, pero a mí me gustaría que esto fuera más allá de pilotos, necesitamos volver a volar de forma más regular”, dijo Silvia Mosquera, Chief Commercial Officer Avianca.

“Yo creo que como pilotos ya hemos tenido todos los vuelos humanitarios o de repatriación y los vuelos especiales que se han hecho. Solo en Avianca, por ejemplo, hemos operado más de 300 vuelos especiales, esa debería ser una prueba suficiente de los protocolos de bioseguridad que se llevan a cabo en el aeropuerto y en vuelo. Necesitamos reactivar la operación regular cuanto antes”, enfatizó Silvia Mosquera, quien también volvió hacer énfasis en los protocolos de bioseguridad que ha venido implementando para volver de manera segura y recuperar la confianza en los viajeros.

(Lea también: ¿Los aviones son seguros para viajar en tiempos de pandemia?)

“Entonces, la mejor manera como el Gobierno nos puede ayudar es abriendo el transporte aéreo nacional e internacional, la industria ha trabajado de manera muy responsable, están implementando protocolos globales, ya han hecho más de 700 vuelos especiales, más los pilotos, y no ha habido ningún caso en el que el gobierno local ha demostrado que el transporte aéreo ha contribuido al incremento del COVID”, dijo Peter Cerdá.

Y enfatizó en que “por eso son tan importantes los protocolos de bioseguridad en lo que tanto hemos insistido y trabajado, ya que permiten restablecer el transporte aéreo de una manera segura y eficiente. Lo que no queremos como industria es que el transporte aéreo sea un vector del contagio”, dijo.

Una de las conclusiones del foro, según Jaime Alberto Cabal, quién a lo largo de la charla estuvo de acuerdo con la importancia de la reactivación del sector para la economía nacional y las ayudas que específicas y especiales que debe tener la industria, es que, “en nombre de los participantes y los sectores de la charla, le solicitarán al Gobierno Nacional y a los alcaldes de los diferentes destinos de Colombia, inicialmente, mayor certeza de cuándo será la reapertura, de cuándo terminan los pilotos, de cuándo comienzan a volar regularmente las aerolíneas y a vender tiquetes, entre otros. Necesitamos certidumbre sobre fechas para una reactivación o una reapertura más concreta”, señaló.

Comparte: