13 Oct 2010 - 12:15 a. m.

Desde Pasto hasta Bogotá

Un recorrido por tierra desde el sur del país, pasando por el Valle, hasta la capital nacional.

Redacción Especiales

Pasto parece una postal: montañas verdes de fondo, casas que superan el siglo de construidas, iglesias pensadas como pequeñas fortalezas construidas sobre calles adoquinadas. Cerca de él y para completar la galería de imágenes, habría que captar la maravilla del Páramo de El Tábano, la Laguna de La Cocha, el Volcán Galeras y, si tiene suerte, registrar en enero alguno de los desfiles del Carnaval de Negros y Blancos.

Pero la misión es viajar por carretera y descubrir, entre pueblos y corregimientos, el encanto del sur del país. Desde Pasto, y buscando el centro de Colombia, tome la vía del aeropuerto para llegar a Chachagüí, uno de los lugares escogidos por los nariñenses para disfrutar de un clima cálido y templado, escenario natural para vacacionar pocos días.

De salida, marcando la ruta de la carretera Panamericana, hay que tomar por Remolinos, zona desértica que se mezcla con montañas áridas y en donde se pueden captar fotografías cargadas de un  amarillo único. Entonces, pasando por el Plan del Patía, punto estratégico que da lugar al Bordo Cauca, un corregimiento de clima medio, se alcanza a divisar la maravillosa travesía, cortada por las montañas, que conecta esta carretera con la población conocida como Rosas.

Después encontrará un constante cruce del macizo que bordea cordilleras y que abre las puertas de la ruta que lo llevará a la ciudad de Popayán, donde debe pasar un par de días para disfrutar de su rica y amplia cultura religiosa, sus muestras gastronómicas y su emblemática arquitectura. La vía le dará la entrada al Valle del Cauca y con él, la bienvenida a Cali, la capital de la salsa (ver recuadro). Son más o menos 320 kilómetros.

De Cali a Bogotá

Quizá son las canciones del grupo Niche las que mejor retratan este paso por el Valle. Para recorrer los 390 kilómetros que lo separan de Bogotá, debe tomar la recta que saliendo por Palmira conduce a Buga. O también se puede tomar la carretera por Yotoco, que lo llevará hasta la misma ciudad. Allí, en Buga, tierra religiosa y muy católica, se puede desviar aproximadamente 35 kilómetros para llegar hasta el Lago Calima, una maravilla para aquellos que disfrutan de los deportes náuticos. De regreso a Buga hay que seguir a Tuluá, conocida por su sancocho de gallina.

Será la misma vía Panamericana la que lo llevará hasta Andalucía, donde se prepara el mejor manjar blanco del país; pasará por La Paila y se desviará hacia el Eje Cafetero (ver recuadro). También esta arteria le dará la ruta corta hacia Medellín (ver recuadro) o la posibilidad de continuar a Bogotá por la vía al Alambrado, la Tebaida, Armenia y Calarcá. Cruzará la empinada carretera de La Línea, que es la  cordillera Central, hasta descender a Cajamarca, en Tolima. En un descenso menos pronunciado entrará en Ibagué, la Ciudad Musical, de lechona y tamales. Desde ahí hasta Bogotá (ver recuadro) se encontrará algunas pequeñas localidades que se han convertido en los lugares cercanos de descanso para los capitalinos, como Espinal, Girardot y Fusagasugá.

Paisajes y parques en el Eje Cafetero

— Valle del Cocora: observación de paisajes y palma de cera (Quindío).

— El Mariposario (Quindío).

— Granja de la mamá Lulú (Quindío).

— Santuario de Fauna y Flora Otún Quimbaya: caminatas, observación de estrellas y actividades lúdicas nocturnas (Risaralda).

— Termales de Santa Rosa (Risaralda).

— Parque Panaca (Quindío).

— Parque Nacional del Café (Quindío).

— Recorridos por los ríos La Vieja y Barragán (Quindío).

— Parque de los Nevados (Caldas).

— Ecoparque Los Yarumos: (Caldas).

— Buenavista: práctica de parapente (Quindío).

— Santa Águeda: piscinas (Caldas).

Medellín natural y acogedora

— Embalse de Guatapé: en el oriente antioqueño, a una hora y veinte minutos de Medellín, se encuentra el embalse hidroeléctrico de Guatapé, donde se realizan deportes náuticos y se observa la imponente piedra del Peñol, que mide 220 metros de altura.

— Occidente antioqueño: tomando la ruta hacía el océano Pacífico se encuentra el túnel de Occidente, que lo llevará en dos horas a los coloniales pueblos de Santa Fe de Antioquia, San Jerónimo y Sopetrán.

— Ruta de la leche: ideal para los amantes del turismo ecológico, de los paisajes de climas templados y fríos. Don Matías, Santa Rosa de Osos, Entrerríos y San Pedro de los Milagros son los municipios del norte antioqueño cuya principal actividad económica se basa en el proceso del ordeñamiento.

— Ruta del Café: centra su atractivo en la visita a diferentes poblaciones del suroeste antioqueño, las cuales cuentan con una arquitectura típica de la colonización española del siglo XIX. El recorrido parte por la Autopista Sur de Medellín y recorre los municipios de Caldas, Amagá, Fredonia, Angelópolis, Venecia, Hispania, Betania, Jericó, Andes y Jardín al suroeste de Medellín.

Cali, cultural y ecológica

— Parque de las Heliconias: ubicado en Caicedonia. Mientras da un paseo podrá deleitarse con el hermoso paisaje que brindan las coloridas flores.

— Casa del Virrey: en Cartago encontrará esta reliquia que lo transportará a la época colonial.

— Museo Rayo de Dibujo y Grabado: encontrará las obras del artista Omar Rayo, una biblioteca y un bello jardín con flores donde podrá relajarse.

— Lago Calima: en este lugar los más arriesgados tendrán la oportunidad de practicar windsurf, kitesurf, sunfish, lasser, catamarán, esquí náutico y motonáutica.

— Parque de los Farallones: durante una caminata ecológica disfrutará del más exótico paisaje y de la biodiversidad ofrecidos por este santuario de la fauna y flora que alberga cerca de 700 especies de aves.

— Haciendas productoras de caña de azúcar: dado que este es el producto más representativo de la región, en las haciendas productoras de todo el departamento es posible visitar museos y trapiches en donde se muestra didácticamente la forma como se produce el azúcar y la panela.

— Playa Ladrilleros, Juanchaco, La Bocana, Piangüita: relájese en la costa del Pacífico mientras degusta los platos más exquisitos de la región, como el sancocho de pescado al mejor estilo vallecaucano.

Temas relacionados

TurismoViajes
Comparte: