18 Mar 2015 - 2:38 a. m.

El bosque del Caribe

A 49 kilómetros de San Juan se encuentra El Yunque, la única selva pluvial tropical en territorio americano. La flora y fauna nativas son sus principales atractivos.

Redacción Buen Viaje

El Yunque es uno de los destinos turísticos imperdibles y mágicos que tiene Puerto Rico. De hecho, no existe un lugar similar en todo Estados Unidos. Se trata del único bosque subtropical lluvioso del Sistema de Bosques Nacionales en territorio americano. Un paraíso natural, un territorio de paz y tranquilidad y un ecosistema en el que habitan 240 especies de árboles nativos, 120 de animales vertebrados y 76 de aves.

Existe desde hace más de 100 años y su nombre está relacionado con los indios taínos, quienes pensaban que en los picos nubosos de la Sierra de Luquillo se encontraba Yuquiyú, el dios grande y del bien que los protegía. Llamaron a este monte Yuque, que significa sagrado o de tierras blancas, pero cuando llegaron los españoles confundieron el nombre y lo terminaron bautizando Yunque.

En 1976 la Unesco, bajo el programa El hombre y la biosfera, lo proclamó la primera Reserva Biosférica Internacional en Puerto Rico. Está ubicado a 49 kilómetros de San Juan, desde donde se llega tomando la carretera 26 en dirección a Carolina hasta el municipio de Río Grande. Son cerca de 60 minutos de recorrido. Una vez se pisa esta tierra virgen los planes son tan diversos como el número de senderos.

El ingreso no tiene ningún costo, excepto para quienes quieran conocer el Centro de Visitantes que deberán pagar US$3 por persona. En este escenario, por medio de una película, se profundiza acerca de la diversidad de especies que habitan la reserva, se disfruta de un teatro y de las tiendas de souvenirs.

El plan predilecto de los visitantes es emprender caminatas por las veredas. En orden de dificultad son: el Bosque Enano, ubicado a 1.000 pies de altura y caracterizado por tener árboles de poco tamaño, debido a que las nubes y la neblina bloquean la entrada de luz y reducen la actividad fotosintética; el Bosque de Palma de Sierra, localizado a 600 metros sobre el nivel del mar, con suelos inestables y poco profundos por la abundancia de esta palma que se distingue debido al sistema de raíces sostenedoras en el tronco, que disminuye los riesgos de erosión.

A 2.500 metros sobre el nivel del mar, y con un suelo de drenaje pobre, se encuentra el Bosque de Palo Colorado, refugio de antiguos árboles, algunos incluso con más de 1.000 años de edad. Su nombre se debe a que esta área está dominada por el árbol palo colorado, de ramas retorcidas y con troncos huecos que son utilizados como resguardo de distintos animales. Y, finalmente, el Bosque de Tabonuco, con una elevación máxima de 600 metros. Es el más espectacular de todos por cuenta del tamaño de los árboles, algunos pueden medir hasta 38 metros de altura.

Otras actividades son subir a la torre de observación y disfrutar de una vista 360° del mágico lugar; bañarse en La Mina, la cascada más sobresaliente en El Yunque, que aun con agua helada atrapa a los turistas; o acampar en los sitios permitidos. La recomendación es ir con ropa cómoda, tenis y vestido de baño, acompañado por un guía para evitar extraviarse.

La Isla Estrella descresta a los turistas con algo más que sol y playa, y los sorprende con un territorio de 11.500 hectáreas, en el que la lluvia cae todos los días.

Comparte: