4 Jan 2012 - 2:29 a. m.

El lujo de la Riviera Maya y Cancún

Playa del Carmen, Tulum y Xel-Ha, tres paradisiacos destinos dentro de México para vivir experiencias como el nado con tiburones y las caminatas por las ruinas mayas.

Edwin Bohórquez Aya / México

Serán los 20 metros de largo —el tamaño del animal más grande de su especie y tal vez del mundo— lo que a simple vista intimida. Serán sus ojos que parecen seguir cada movimiento bajo el mar o el ancho de su boca, en la que perfectamente podría entrar un humano. Será su movilidad en el agua y su facilidad para salir a flote a tomar algo de calor. O serán, finalmente, todas estas variables las que, a pesar del temor que ofrecen, seducen al turista que llega a las aguas de Cancún para tomar la decisión de disfrutar una mañana entera nadando con tiburones ballena.

Experiencia de marca mayor que se vive en los veranos mexicanos (julio y agosto, a 45 minutos a mar abierto de Cancún) y que sólo se puede experimentar en Australia o Belice, los otros dos destinos a donde llegan en todo el mundo. Y se convierte en un gran atractivo, porque sólo se alimentan de pequeños organismos conocidos como plancton, razón por la que son inofensivos para los seres humanos y se vuelven una excelente compañía durante las cinco horas que tarda el tour haciendo esnórquel.

Al día siguiente —las energías deben ser bien administradas— el Museo de Arte Subacuático se quedará en primera plana. Muy cerca de las playas de uno de los puertos de Cancún existe una serie de esculturas que reposan en el fondo del mar y que pueden ser vistas desde la superficie (entre los 3 y 6 metros de fondo). Son, cada una de ellas, el reflejo de las culturas maya y mexicana vistas por distintos escultores, quienes decidieron tallarlas para que fueran más que la compañía de los peces o corales, una forma distinta de mostrar su riqueza natural acompañada de la artística.

En Playa del Carmen

Muy cerca de Cancún, a unos 70 kilómetros y no más de 45 minutos por carretera, está Playa del Carmen, el epicentro de algunas de las más hermosas del Caribe y de los hoteles resorts mejor equipados de la región. Agua color turquesa, arena blanca y cuanto deporte náutico existe aparecen en la agenda de este lugar. All inclusive (todo incluido) es el concepto que manejan sus hoteles y en sus restaurantes se degusta lo mejor de la comida de mar y de los vinos mexicanos, que tienen su herencia de Baja California y han logrado tamaña calidad que hoy ocupan todas las cavas nacionales y algunas internacionales.

Wally Dagri Trevisan, gerente de relaciones públicas de Real Resorts, detalla que los servicios que ofrece la cadena que representa están enfocados en la atención de lujo dentro de un solo paquete. “Se trata de brindar un servicio para adultos, donde el turista no tenga que preocuparse por propinas, el valor de las bebidas o de las comidas en los restaurantes mexicanos o internacionales. Por eso tenemos sólo habitaciones de lujo, por eso les damos clases de gastronomía con los mejores chefs internacionales y por eso les ofrecemos las mejores playas en medio de la Riviera Maya, con la atención y el confort más elegante del Caribe”, cuenta.

Y si a eso se suma que a menos de cinco minutos está la Quinta Avenida, considerada la calle más lujosa de la zona y donde están asentadas tiendas parisinas y neoyorquinas, se entiende el concepto. O el Coco Bongo, uno de los espectáculos de danza y canto más impresionantes del continente. Allí aparecen los dobles de Shakira, Lady Gaga, The Beatles, Michael Jackson o Britney Spears, o puestas en escena de las películas más taquilleras de la historia, como Piratas del Caribe. También las presentaciones del Mouling Rouge o el Carnaval de Río. Y siempre con un personaje de fondo o tras bambalinas: Beetlejuice.

Tulum y Xel-Ha

Para cerrar con broche de oro el buen viaje por la Riviera Maya hay que pasar por Tulum, una de las ruinas del que fuere el imperio maya. Allí, muy cerca del mar porque está sobre un acantilado, se aprende en un recorrido de una hora cómo esta cultura maestra edificó las construcciones de forma tal que aprovechaban cada rayo de sol y caída de lluvia en beneficio de su comunidad. Cómo identificaron que la salida al mar era vital para sus intereses y que la posición en la distribución de sus pirámides tenía que ver con la relación de poder interna.

Y en Xel-Ha, considerado el acuario natural más bello del mundo, relativamente cerca de Tulum (US$79 todo incluido, que visitan a diario unas 5.000 personas), están tal vez las más sencillas y divertidas atracciones. Esnórquel para observar la diversidad de peces, un flotador para descender a lo largo del parque para relajarse y una travesía por su espesa selva para conocer en detalle su fauna. Esto es, en esencia, la Riviera Maya, el descanso y el confort como el concepto de los hoteles todo incluido.

Temas relacionados

México
Comparte: