5 Feb 2014 - 3:00 a. m.

El privilegio de descansar entre la naturaleza

Relajarse bajo árboles centenarios, sumergirse en una piscina diseñada para terapias hídricas y recibir en la espalda el impulso de fuentes tibias parece una descripción salida de un lugar inimaginable o quizás muy lejano.

Redacción Buen Viaje

Sin embargo, en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta, en el kilómetro 23 de la vía a Riohacha, se levanta Kantawa Spa-Hotel.

En medio de la naturaleza este alojamiento de lujo se mezcla majestuosamente con su entorno e invita a un completo descanso. Un plan para disfrutar en pareja o con toda la familia.

Los visitantes se encuentran además con el sauna y el turco, que a través de enormes ventanales permiten vislumbrar los jardines donde se ofrecen terapias de frío y calor en el Camino de las Sensaciones. En este sendero se avanza sobre piedras y arena y se reciben los beneficios de la reflexoterapia, una práctica para estimular los puntos de los pies y aliviar dolencias en otras zonas del cuerpo.

Sobre el río Piedras se acondicionaron dos decks para masajes de distintos tipos, como la digitopuntura y la cristaloterapia. En el Kantawa también se dictan clases de yoga y se realizan sesiones de meditación.

La estadía es igual de placentera. Las habitaciones, clasificadas en cinco tipos, cuentan con todas las comodidades: amplias camas, almohadas y colchones ortopédicos, minibar, cajas de seguridad y batas de baño, entre otras. Algunas están ubicadas frente al río y otras a tan sólo unos pasos de los principales atractivos del hotel.

Su menú gourmet tiene una amplia variedad de platos saludables para los amantes de la buena mesa, cuyos productos provienen de la región en apoyo a las comunidades vecinas.

Los planes para el descanso incluyen caminatas a Pueblito, un tesoro arqueológico de los indígenas, y a las cascadas de la quebrada Valencia, así como el deslizamiento en neumático por los ríos de la región, el avistamiento de aves en Minca y una visita al parque Tayrona, que no puede faltar.

Kantawa significa, para los indígenas de la Sierra Nevada, un espacio único para agradecer a la madre tierra todos sus dones y retribuir en el cuerpo la tranquilidad que se pierde con el paso de los días. Es un escenario mágico para desconectarse junto a la naturaleza.

Temas relacionados

Santa Marta
Comparte: