31 Mar 2017 - 10:06 p. m.

El renacer turístico de Acapulco

Esta ciudad del estado de Guerrero fue sede del Tianguis turístico 2017, el evento más importante del sector en el país. Hoy, sus retos son mostrarle al mundo que es un lugar seguro, con mucho que ofrecer además de sol y playa. En 2016 recibió 12 millones y medio de viajeros.

Marcela Díaz Sandoval / Acapulco

Acapulco es un destino paradisíaco reconocido por sus playas, por visitantes ilustres como la reina Isabel II y programas tan famosos como El Chavo del 8, que aprovecharon sus maravillosas locaciones para grabar inolvidables capítulos. Dicen los mexicanos que antes de México existió Acapulco.

Razones que los llevaron a pensar hace 42 años en hacerle un reconocimiento por ser el primer destino turístico del país que los dio a conocer al mundo. Su nombre fue Tianguis, que en lengua indígena significa mercado. “Este evento nace con el propósito de atraer más turistas a Acapulco a través de la venta de cuartos de hotel. Citamos a mayoristas, agencias de viajes, turoperadores y empresarios para que hagan negocios”, cuenta Ernesto Rodríguez, secretario de Turismo del estado de Guerrero.

Sin embargo, aunque nació en esta cálida tierra y durante más de 37 años ha servido de anfitrión, en 2011 la entonces secretaria de Turismo de México, Gloria Guevara Manzo, anunció la intención de llevar el Tianguis a otras ciudades del país azteca. Sus pobladores se opusieron y entonces el presidente Enrique Peña Nieto tomó la decisión de hacerlo itinerante, alternándolo cada dos años.

Para 2017 se quería que fuera un evento memorable y así fue. Participaron nueve países más que en 2016 cuando se realizó en Guadalajara, para un total de 88 economías presentes; se produjeron 37.000 citas de negocios, en 2015 fueron 30.000, y asistieron unos 12 millones de personas.

El mensaje de los voceros estatales se enfocó en que se trataba del renacer de Acapulco. “Lo que pasa es que la ciudad se empezó a hacer famosa sola y fue un lugar que creció muy rápido, no hubo tiempo de planear un destino. Pero ahora que hay más turistas, existe la necesidad de relanzarlo en promoción, en obras, en infraestructura y eso es lo que estamos haciendo”, agrega Rodríguez.

Lo dice también pensando en un pasado marcado por la inseguridad, que durante años los ha perseguido. “Es una tarea pendiente que tenemos en el mundo, no solo en Acapulco. En Guerrero está focalizada la situación pero nos hemos dado cuenta que no afecta el turismo. Muestra de ello es que en 2016 recibimos 12 millones y medio de turistas, se llevaron a cabo 200 congresos y 150 eventos de alto impacto y llegaron 40 cruceros”, añade.

Y aunque reconoce que los ha lastimado esa percepción internacional, afirma que lo más importante es el mensaje que transmiten los visitantes después de conocer el destino y los mismos mexicanos que viajan al interior del país; cuando se dan cuenta que pueden moverse de un lado a otro con tranquilidad y sin preocupaciones.

Pero no es la única tarea pendiente. Hay que llevar a Acapulco más allá de México, Estados Unidos y Canadá, y promocionarlo con más fuerza en Europa y Latinoamérica, principalmente. Un propósito que permitirá superar los 50 mil millones de pesos mexicanos que genera el turismo y dar a conocer que Acapulco además de sol y playa es naturaleza, religión, historia, cultura, arqueología.

Comparte: