28 Oct 2009 - 2:24 a. m.

En la tierra del bunde

Territorio de ‘La Ciudad Musical de Colombia’, cuna de la Expedición Botánica y los destinos turísticos más concurridos por los capitalinos, el Tolima tiene mucho para dar a conocer.

Chirstian Quiroga Sánchez

Las fiestas del folclor congregan al país en un mismo territorio a finales del mes de junio, cuando el departamento del Tolima abre sus puertas para darle paso a una de las muestras culturales más representativas de Colombia. El Sanjuanero, la lechona y el tamal se vuelven protagonistas del sentir nacional que durante una semana pone a Ibagué, La Ciudad Musical, y los 47 municipios que componen esta tierra, en el centro de la alegría. Pero este no es un lugar sólo para visitar en junio, aquí hay una amplia oferta turística disponible todos los meses del año, que empieza por destinos de sol, pasa por ciudades históricas y puede terminar en unas hermosas cumbres nevadas.    

Atractivos turísticos naturales, culturales y científicos se encuentran en la región de los antiguos pijaos. En Ibagué, su capital, convergen distintos lugares capaces de complacer el gusto de todos: por ejemplo, si el viaje se hace para tener contacto con la naturaleza, los turistas pueden visitar los jardines botánicos San Jorge y Alexander von Humboldt, o se puede llegar hasta Santafé de los Guaduales, una hermosa reserva ecológica especial para realizar caminatas.

El Cañón del Combeima, a 15 minutos de Ibagué, ofrece un gran atractivo paisajístico y, desde hace unos años, gastronómico, adonde llegan miles de lugareños y forasteros para almorzar con la caída de una cascada frente a sus ojos, y la imponencia de una montaña tras sus espaldas. Mirador Los Sauces, Salto de Ibanasca, cascada de La Herradura o de La Eternidad, caídas de agua La Esperanza y El Silencio, Villarrestrepo, Pastales, Llanitos, Juntas y Tres Esquinas son algunos de los destinos que se pueden conocer en el recorrido por el cañón, cuya  vista directa al Nevado del Tolima compone otro de sus grandes atractivos.

De igual forma, el Parque Museo la Martinica, el Museo de Arte del Tolima, el Parque de la Música,  el histórico Conservatorio de Música, la Concha Acústica Garzón y Collazos, entre otros escenarios que adornan la Ciudad Musical de Colombia, pueden visitarse a sólo cuatro horas por tierra desde Bogotá.

Caminos de desarrollo 

Algunas ciudades del Tolima son parte fundamental en la historia económica y científica de Colombia. No en vano, el primer proyecto de turismo cultural de la nación, la Ruta Mutis, recorre tres de sus más emblemáticos municipios: Honda, Mariquita y Ambalema. El primero de ellos fue un importante puerto en la época de la Independencia y uno de los centros históricos más representativos del país por su inigualable riqueza arquitectónica, donde las casas coloniales y calles angostas dejan al descubierto su importancia en la historia.

Mariquita, por su parte, fue el centro de estudios adoptado por el sabio José Celestino Mutis, desde donde dirigió su Expedición Botánica. Allí aún se pueden descubrir los lugares donde el científico hizo sus más importantes hallazgos, además de visitar escenarios naturales de gran belleza como las cataratas del río Medina, las lagunas del Silencio y la Serpiente Dorada.

Entre tanto, Ambalema, considerada la ciudad progresista durante el Nuevo Reino de Granada, aún refleja en sus calles y viviendas el pasar de los tiempo, desde cuando se convirtió en la primera zona tabacalera del país. Muchas edificaciones todavía se conservan para disfrute de los turistas.

En busca del sol

Melgar, a sólo dos horas de Bogotá, ha sido durante muchos años el destino por excelencia de los capitalinos, quienes lo convirtieron en el gran paraíso de las piscinas. Pero no es sólo eso. Ahora se pueden realizar deportes de aventura en las aguas de sus ríos y un par de sitios especializados. Aquí, la construcción de elegantes hoteles y gigantescos centros de recreación permite disfrutar de unos días de sol y entretenimiento, sin mar ni playa.

La represa d el municipio de Prado, es un lugar de moda para los tolimenses, que lo tienen dentro de sus sitios preferidos. Allí la belleza del paisaje montañoso a orillas del gran embalse de agua, en el cual se pueden practicar deportes náuticos, pasear en lancha y hacer pesca deportiva, garantizan tranquilidad y descanso, mientras se disfruta de un buen almuerzo con pescado.

Tolima tiene mucho camino por recorrer y merece varios días  para descubrir la magia que impulsó su folclor.

Temas relacionados

TurismoTolima
Comparte: