13 Mar 2012 - 10:00 p. m.

La fantasía de Barcelona

Es uno de los destinos más visitados en el mundo. Las obras del arquitecto Antoni Gaudí, la gastronomía y el Barça son algunos de los grandes atractivos que encantan a los turistas y los motivan a regresar.

Andrea Forero / Barcelona, España

La helada brisa del invierno europeo no es impedimento para recorrer la Barcelona de Gaudí, del fútbol, de los Olímpicos. Para empezar, el inmenso templo de la Sagrada Familia, que ocupa una manzana entera, es la obra magistral e imperdible del arquitecto Antoni Gaudí, máximo exponente del modernismo catalán. Embelesados, los turistas le dan la vuelta a la basílica una y otra vez, como tratando de identificar las fachadas del nacimiento, de la pasión y de la gloria, y entre una y otra, a los 12 apóstoles.

Algunas partes de la basílica empolvadas y una torre grúa de construcción dan cuenta de que el monumento todavía está en obra, a pesar de que se empezó a levantar en 1882. La idea original es que el templo al final tenga 18 torres. Claro que cuando Gaudí murió, en 1926, sólo se había construido una torre y el proyecto se pudo continuar gracias a los planos y a un modelo en yeso que se encontró ajado por los efectos de la Guerra Civil española.

El estilo Gaudí, inspirado en formas del tronco de un árbol o del esqueleto humano, impresiona a cuatro millones de personas que visitan la Sagrada Familia cada año y que se llevan en sus cámaras fotográficas los mejores recuerdos.

Después de ver esta obra es imposible no reconocer al artista en las otras construcciones de la ciudad. Por ejemplo, la Casa Calvet, un edificio de viviendas por el cual recibió un reconocimiento de Barcelona, o la Casa Milá, una de las obras con mayor inspiración en las formas y estructuras de la naturaleza.

Con mapa en mano, caminando, en metro, o en taxi, con una que otra pausa para tomarse un café, o una cerveza acompañada de las típicas tapas, se llega al puerto de Barcelona. Es una postal. En el fascinante mar azul flotan cruceros y veleros deportivos sobre los cuales revolotean las gaviotas. Tal es la tranquilidad, que los visitantes duran inmóviles varios minutos para contemplar cada detalle.

Bordeando el puerto está la organizada Villa Olímpica, el primer barrio marítimo de Barcelona, construido para alojar a atletas e invitados que llegaron durante los Juegos Olímpicos de 1992. Es un espacio residencial tranquilo, lleno de alusiones al deporte, pero también con lugar para los restaurantes y sitios de diversión.

Sin embargo, no es la única construcción hecha a propósito de los Juegos. En la montaña de Montjuic —muy propicia para salir a caminar o a trotar, porque está retirada del agite de la ciudad, tiene poco tránsito vehicular y mucha riqueza vegetal— está el Estadio Olímpico Lluis Companys, que incluye el Museo Olímpico, el Palacio Sant Jordi, las piscinas Picornell o la piscina de saltos de Montjuic.

El Museo cuenta minuciosamente la historia de los Juegos Olímpicos, con fotos y piezas que representan la evolución de cada deporte. Aunque los visitantes más frecuentes son los niños, también tiene un espacio para charlas o conferencias. Pero si de deporte se trata, la gran pasión de esta ciudad es el Barça, para muchos el mejor equipo de fútbol del mundo.

Decenas de hinchas llegan a la ciudad exclusivamente para darse el lujo de ver un partido. Los que no pueden, quieren mínimo una foto en el estadio del FC Barcelona, acondicionado para visitas incluso sin que haya partido. Y si en las calles y centros comerciales abundan tiendas de artículos del equipo, en el estadio no podían faltar. Niños y adultos se llevan balones, pantalonetas, medias y la famosa camisetas azulgrana.

Así es Barcelona, capaz de satisfacer las fantasías de cada turista con derroche de arte, riqueza histórica, espectáculos deportivos y la belleza del Mediterráneo.

Otros lugares para visitar

El parque de atracciones de Tibidabo es el más antiguo de España y el segundo más antiguo de Europa. Tiene unas 25 atracciones. Está ubicado en el pico más alto de la sierra de Collserola (512 metros), en el municipio de Barcelona.

Montserrat es una montaña de puntas redondas que aloja el Santuario de los Monjes Benedictinos a 720 metros sobre el nivel del mar. Es muy conocida porque allí fueron reportadas apariciones de la Virgen María por niños pastores. Hoy es uno de los destinos favoritos de los creyentes.

El Parque Zoológico de Barcelona cuenta con una de las colecciones de animales más importantes de Europa. Fue inaugurado en 1982. Una de las atracciones que más impacto internacional ha generado es Copito de Nieve, el único gorila albino conocido.

Transporte en Barcelona

- Metro: es el medio más utilizado por su rapidez, economía y comodidad.

- Autobús: hay más de 750. Son utilizado por residentes y turistas.

- Tranvía: cuenta con seis líneas para desplazarse por el centro de la ciudad.

- Tren: las estaciones están repartidas en los barrios céntricos y conectadas como mínimo con una línea de metro.

- Taxis: se encuentran disponibles por todas partes. Hay 274 estaciones. Es la manera más lujosa de moverse.

- Bicing Barcelona: Es la forma de respirar aire libre sin caminar, al tiempo que se hace ejercicio.

- Bus turístico: especializado en hacer recorridos a los extranjeros.

Temas relacionados

Buen Viaje Vip
Comparte: