5 May 2010 - 1:52 a. m.

La Venecia americana

Fort Lauderdale, en Florida (EE.UU.), destino para actividades náuticas.

Sandra del Castillo / Fort Lauderdale, Florida

No se equivocó el historiador que en el siglo XX llamó a Fort Lauderdale la Venecia de las Américas.  Esta bellísima ciudad, ubicada en el estado de Florida a 45 minutos de Miami, es una de las más pintorescas por el extenso número de canales que la atraviesa y recorre en todos los sentidos.

Sin duda es uno de los principales paraísos para los amantes del turismo de sol y playa en entornos naturales donde predomina la belleza de la vegetación de Estados Unidos. Un buen plan para empezar a conocer la ciudad es recorrerla a través de sus hermosos canales en el water taxi, una pequeña embarcación que se puede tomar en las afueras de Riverfront —puerto ubicado en las Olas Boulevard  y considerado como una de las zonas más exclusivas de la ciudad—.

A su paso encontrará imponentes yates y barcos de todos los diseños y tamaños al lado de hermosas mansiones construidas a gusto de sus millonarios dueños, lugares que se convierten en un atractivo turístico más de la zona. También podrá ser testigo de un original atardecer cuando el sol se esté ocultando detrás de las colinas y aparezca un maravilloso destello sobre las apacibles aguas que se conjugan en el océano Atlántico.

Al caer la noche otro de los planes un poco más íntimos y románticos es pasear en góndola por los numerosos canales. A lo largo del trayecto es posible encontrarse a las orillas con exclusivos restaurantes de todo tipo de cocina internacional que estarán listos para recibir a miles de turistas que deciden conocer la ciudad de una manera diferente.

Por ser una ciudad con aproximadamente 23 millas de playa, Fort Lauderdale es uno de los destinos más apetecidos para la práctica de deportes náuticos. Las playas de Hollywood Beach, Pompano Beach, Dania Beach y Deerfield Beach han sido distinguidas con el sello Blue Wave Beaches, otorgado a aquellas que cumplen con más de 20 criterios relacionados con la salud y el medio ambiente, además es el templo ideal para disfrutar de una tarde de buceo, kayak, kite surfing, snorkel, esquí acuático, sin dejar de lado el deporte más apetecido de la localidad: la vela. Pero también se puede disfrutar de una gran oferta de cursos de golf, polo, natación y hockey. Y para los amantes de los juegos de mesa, qué mejor opción que una noche en uno de los casinos del condado.

En total existen 100 sitios aproximadamente donde los más arriesgados y aventureros pueden conocer legendarios barcos hundidos como el del Capitán Dan, hermosos corales y un amplio número de criaturas exóticas entre esponjas, estrellas, caballitos y erizos de mar.

Un paseo por el Riverwalk es imprescindible por la gran cantidad de tiendas, restaurantes y atracciones que se pueden encontrar a lo largo del camino, tanto que muchos de sus visitantes la consideran  la milla más bonita y atractiva de la Florida. Dentro de este distrito se puede visitar el Old Fort Lauderdale Village and Museum, que está dedicado a la preservación de la historia de la ciudad desde los primeros asentamientos de la zona.

El Museum of Discovery and Science cuenta con el cine IMAX más grande del estado y 200 atracciones interactivas relacionadas con el mundo natural. Por su parte, el Museo de Arte tiene una variada oferta de teatros para disfrutar de conciertos y representaciones de toda clase de eventos y espectáculos.

Otro de los planes más apetecidos cuando se visita este exclusivo destino de turismo de lujo es el plan de compras, ya que en la mente de los miles de turistas está la visita obligada a los centros comerciales, donde se encuentran desde almacenes de cadena, hasta  las marcas más exclusivas. Un ejemplo de estos lugares es el Sawgrass Mills Mall,  el más grande de la Florida, con 350 sucursales de tiendas de moda y diseñadores de fama.

Como buena zona costera, los productos del mar forman parte de la dieta alimenticia de los ciudadanos de Fort Lauderdale. En Riverwalk, junto a las playas y en los centros comerciales se encuentran establecimientos dedicados a este tipo de cocina, aunque también se puede optar por la comida rápida que abunda en cada esquina de la ciudad.

Weston

Considerada una ciudad modelo en los Estados Unidos, Weston se encuentra ubicada en el condado de Broward a 20 minutos de las playas de Fort Lauderdale y a 15 minutos del aeropuerto internacional de esta ciudad. Un paraíso para la práctica de deportes al aire libre, montar en bicicleta y realizar caminatas nocturnas por los alrededores que bordean los lujosos condominios y apartamentos, los cuales cuentan con amplísimos espacios externos de bosque y vegetación que dejan entre ver una diversa arquitectura con amplios ventanales y puertas.

En Weston también abundan los lagos y parques porque anteriormente era una zona de pantanos, por esta razón dichos lugares sirven de desahogo a las aguas y, por supuesto, tienen un gran valor ornamental en el urbanismo de la ciudad.

The Town Center de Weston es uno de los lugares más populares de la zona para reunirse con amigos y en familia, tiene boutiques de diseñadores famosos, como la tienda de accesorios de la miss universo venezolana Bárbara Palacios, quien decidió trasladar su lugar de residencia a esta apacible ciudad. Asimismo, se encuentra un exclusivo almacén con juegos y libros para niños de todas las edades, además de restaurantes, cafés y un par de delicatessen. Sin embargo, lo más atractivo de esta zona no son sólo los almacenes, sino su divertida arquitectura, que parece extraída de un cuento infantil: casas medianas, en tonos pastel, bordeadas por palmeras que se encuentran dispuestas a lo largo del camino.

Justamente a cinco minutos de este lugar se ubica el hotel Hyatt Regency Bonaventure Conference Center & Spa, uno de los más lujosos de la zona que cuenta con el único Red Door Lifestyle Spa de Elizabeth Arden del país, donde se practican toda clase de tratamientos estéticos a nivel capilar, facial y corporal en las 16 cabinas individuales que tiene dispuestas.

El hotel tiene cuatro piscinas, múltiples opciones para cenar, centro deportivo, canchas de tenis y golf. En el interior del hotel, además de encontrarse con amplios espacios, se disfruta de abundantes áreas verdes y un camino para trotar que bordea amplias lagunas con peces de agua dulce, patos, cisnes, plantas nativas y orquídeas.

Visitar Fort Lauderdale es fundirse en un ambiente de lujo y diversión gracias a la multiplicidad de actividades que ofrece la ciudad para todos los gustos y a cualquier hora del día.

Comparte: