20 Dec 2011 - 10:32 p. m.

Londres, la ciudad que no descansa

Reconocida por sus castillos, palacios y grandes museos, la capital londinense es un cúmulo de culturas en efervescencia. Caminar en medio de sus estrechas calles atiborradas de restaurantes y 'pubs' es devolverse al pasado.

Sandra del Castillo / Londres

Tiene fama de ser una ciudad gris. Pero tan pronto se sale de la estación Victoria se encuentra con una metrópoli verde gracias al clima húmedo, el césped reluce y las flores crean un ambiente vibrante. Así que lo único gris es el cielo, que siempre está nublado. Por lo demás, es una capital acogedora. Con un infinito cúmulo de culturas, esta es la principal característica que hace de Londres un lugar cosmopolita.

Las casas de estilo victoriano, grandes catedrales, palacios y museos aún se conservan en la ciudad, evocando otros tiempos. Sin embargo, también han dado paso a modernas construcciones, como el edificio City Hall, donde actualmente funciona la Alcaldía, construida a pocos metros de la Tower Bridge. La estructura en forma de esfera tiene 10 pisos, no se destaca ninguna fachada principal y está elaborada en cristal. En la noche una gran vidriera en la mitad del edificio deja ver todo su interior, donde se observa la rampa en forma de caracol que lo atraviesa.

Esta ciudad tiene tanto para ver y hacer, que nunca encontrará un espacio para aburrirse. Un buen comienzo es recorrer el colosal Parlamento Londinense, que destaca su torre más sobresaliente y de fama mundial: el Big Ben. Ubicado a orillas del río Támesis, el magnífico edificio de estilo gótico y neogótico incluye algunas construcciones del siglo XI, como la nave Isabelina del palacio. La construcción central en forma de aguja une el amplio vestíbulo con dos áreas simétricas, donde funciona en la actualidad la Cámara de los Lores y la de los Comunes.

Sin embargo, la torre del Big Ben rompe ligeramente la simetría. El enorme reloj, instalado en 1858 y con un peso de 13 toneladas, suena cada hora. Cuatro campanas más pequeñas señalan los cuartos de hora, el minutero tiene una longitud de más de cuatro metros y cada uno de los números mide medio metro. La torre tiene 98 metros de altura y para llegar a su campanario se deben subir 334 escalones.

Si pasea desprevenidamente por las calles céntricas de la ciudad se puede tropezar con un hombre vendiendo perros calientes al frente de un gran edificio de negocios. Aquí todo es posible. Siguiendo en sentido norte y bordeando el río Támesis, al lado del edificio que acabo de dejar, aparece imponente la Abadía de Westminster, lugar tradicional para la celebración de eventos, coronaciones y entierros de la realeza.

Desde la coronación de Guillermo El Conquistador, en 1066, todos los reyes ingleses han sido coronados en la abadía utilizando un trono medieval del siglo XI que aún se conserva intacto. Los muros en su interior guardan algunos de los mejores ejemplos de la arquitectura medieval londinense, acompañados de una colección de tumbas y mausoleos de grandes personalidades británicas. El conocido Rincón de Los Poetas alberga los mausoleos de grandes figuras literarias, como Charles Dickens, William Shakespeare y Geoffrey Chaucer. Recientemente se celebró el cumpleaños número 80 de la reina Isabel II y fue en este sitio donde se realizó el funeral de Diana de Gales.

El Palacio de Buckingham es la residencia oficial de la familia real británica desde 1837. Uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad que ha sobrevivido a los ataques de las dos guerras mundiales. El imponente palacio tiene 19 salas abiertas al público entre los meses de agosto y septiembre, cuando la reina hace su visita anual a Escocia. Los salones son el centro de la actividad y están decorados con algunos de los tesoros más preciados de la colección Royal. Pinturas de Rembrandt, Rubens, esculturas de Canova, porcelanas de Sveres y los mejores muebles clásicos ingleses y franceses tienen un sitio especial en la residencia de su majestad.

El epicentro de la diversión tiene nombre propio en Londres: Picadilly Circus. Un escenario de luces, diversión y punto de encuentro para turistas y locales que buscan salir de la rutina y entregarse al placer de las compras y la buena mesa. A lo largo de cuatro cuadras los visitantes pueden elegir entre una extensa oferta de posibilidades para el esparcimiento. No importa la hora, pero si se visita de noche se encontrará con las imponentes luces de neón en sus carteles y la Fuente de Eros.

En pleno corazón del centro financiero hay un edificio que rompe por completo la asimetría de las tradicionales construcciones londinenses y crea un contraste maravilloso. Se trata de El Pepinillo o también llamado Swiss Re. Un rascacielos de 40 pisos y el segundo más alto de la ciudad. Es un ícono de la arquitectura moderna y uno de los primeros ejemplos de construcción sostenible de Londres, que alcanza los 180 metros de altura y cuyos cristales grises y negros hacen de esta creación una verdadera obra de ingeniería.

Londres nunca duerme. Las 24 horas siempre hay algo de diversión. En la ciudad de los sueños todo es posible. Salir de la estación Victoria y encontrarse con un Ferrari que pasa a toda velocidad una bicicleta o el emblemático bus de dos pisos, baluarte de la capital londinense.

Después de recorrer Londres no estará de más sentarse a disfrutar de una cerveza en uno de los miles de pubs que se encuentran en el camino o, si el día está nublado, por qué no tomarse el tradicional té inglés con unas deliciosas galletas y seguir disfrutando de la que muchos han denominado como la mejor capital de Europa.

Para tener en cuenta

MONEDA: Libra esterlina. Una libra equivale aproximadamente a $3.000. Se recomienda comprar euros en Colombia y al llegar al Reino Unido cambiarlos por la moneda local.

VISA: Para ingresar al país se necesita la visa del Reino Unido, que debe solicitarse en la embajada en Colombia. El tiempo de respuesta, después de entregar los papeles, tarda entre una y dos semanas. Para visitar otros países de Europa se debe sacar la visa Schengen.

A CONOCER: Reino Unido está conformado por Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte y del Sur. Si es posible no desaproveche la oportunidad de conocer alguno de estos destinos cuando vaya a Londres.
 

Temas relacionados

Buen Viaje Vip
Comparte: