23 Dec 2009 - 4:30 a. m.

Por Bogotá y sus alrededores

Destinos maravillosos para entretenerse.

Redacción Buen Viaje

La iluminación navideña en la capital cada día llama la atención a más turistas que invaden sus calles. Así, quienes visiten Bogotá en esta época no se pueden perder el Festival Navideño 2009 en la Plaza de los Artesanos, donde se encuentran distribuidos más de 15 mil productos en marroquinería, tejidos, bisutería, joyería y accesorios de madera.

También se puede disfrutar de los recorridos turísticos navideños gratuitos, que parten desde el Centro Histórico, Centro Comercial Hacienda Santa Bárbara y Quiosco de la Luz.

Y para los niños: Maloka, Mundo Aventura, Salitre Mágico, Divercity, el Jardín Botánico y el Planetario Distrital organizaron una completa programación especial para ellos.

Pero lo mejor es que a muy pocos kilómetros de la ciudad existen destinos maravillosos para entretenerse.

A la altura de Boyacá

A sólo una hora y treinta minutos de Bogotá se llega a tierra boyacense, un departamento donde abundan los monumentos históricos y los símbolos de la libertad colombiana. Por eso, el Puente de Boyacá (en el municipio de Tunja) y el Pantano de Vargas (en Paipa) son dos lugares de obligada visita. Pero no son los únicos. El Pueblito Boyacense, ubicado en la vereda Togua, municipio de Duitama; el poblado de Iza, declarado Interés Cultural de Carácter Nacional gracias a su arquitectura colonial; la Plaza Mayor en Villa de Leyva, considerada la más grande de Colombia, y Turmequé, población de origen prehispánico y  Patrimonio Artístico e Histórico de la Nación, forman parte de la belleza de Boyacá.

El Parque Nacional Natural El Cocuy, con las cumbres nevadas más altas de la cordillera Central; el Parque Natural de Pisba, recorrido por el ejército libertador hace casi dos siglos; la laguna de Tota, reconocida por ser la más grande del país y especial para practicar deportes acuáticos, y las aguas termales de Paipa son los mejores escenarios de Boyacá cuando de hacer turismo ecológico y de aventura se trata.

Camino a los Llanos Orientales

Parques temáticos, naturales y de recreación son los que sobresalen en medio de una oferta turística, donde el paisaje, el amanecer, los animales y el atardecer ocupan el primer plano de una obra propia de la naturaleza que está a sólo 90 minutos de Bogotá.

Villavicencio es la puerta de entrada al Llano y su principal destino turístico. Al llegar a esta ciudad se puede visitar el bioparque Los Ocarros, un espacio de 5,5 hectáreas dedicado a la preservación de la flora, fauna y los ecosistemas de la Orinoquia colombiana; el parque Las Malocas, una viva demostración de la cultura llanera, y a 45 kilómetros está el Merecure Parque Arqueológico, un santuario de flora y fauna con un zoológico de 230 hectáreas.

Si la idea es disfrutar del sol, en la Avenida Circunvalar con carrera 19 de Villavicencio se encuentra ubicado el parque La Llanura Sikuani, un centro de diversiones interactivo, en el que convergen deporte, piscina, calor y juegos mecánicos.

En los alrededores de la ciudad hay hermosas fincas donde se puede hacer trabajo de llano, deportes de aventura y hasta realizar un safari. Este último, llamado Buggy Cerrero, se realiza en la Hacienda Marsella (kilómetro 15 vía a Puerto López), y está diseñado para atravesar el Llano sin ningún impedimento que pueda tener la topografía de la región, acercarse a las diferentes especies ganaderas y nativas, para vivir de cerca esta tierra a través de una verdadera travesía.

Tomando la vía al sur

El departamento del Tolima es por tradición el lugar de verano de los capitalinos. Melgar se lleva este primer lugar en número de turistas que llegan hasta sus terrenos. Este paraíso de piscinas tiene en sus inmediaciones parques recreativos y de aventura como Piscilago, Cafam, Aventura Extrema, Ciudad Reptilia y El Gaitero.

Muy cerca de allí se encuentra Carmen de Apicalá, un lugar especial para el ‘turismo de resort’, que gracias a su clima y la comodidad de su oferta en fincas y centros de descanso hoy recibe a miles de turistas.

A orillas del río Magdalena sobresalen dos poblaciones que son perfectas para realizar turismo de sol , lejos del frío bogotano. Girardot y Flandes son destinos reconocidos en el centro del país, gracias a su abundante mercado hotelero, de fincas y centros recreacionales, perfectos para disfrutar en familia. Realizar un paseo por el imponente río, almorzar en los restaurantes que lo rodean, disfrutar de la vida nocturna en discotecas y bares de muy buen nivel y realizar deportes náuticos son sólo algunos de los planes.

Temas relacionados

TurismoColombia
Comparte: