2 Sep 2015 - 2:42 a. m.

Por Europa en bicicleta

La Vuelta a España, el Giro de Italia o el Tour de Francia. La bicicleta tiene un lugar privilegiado en Europa y aunque estos certámenes son los más famosos del Viejo Continente, también existen otras rutas más amigables y turísticas para quienes desean conocer sus más bellos paisajes y ciudades a lomo de un caballito de acero.

Redacción Buen Viaje

La Vuelta a España, el Giro de Italia o el Tour de Francia. La bicicleta tiene un lugar privilegiado en Europa y aunque estos certámenes son los más famosos del Viejo Continente, también existen otras rutas más amigables y turísticas para quienes desean conocer sus más bellos paisajes y ciudades a lomo de un caballito de acero.

En la actualidad Europa cuenta con una red de carriles para bicicleta de más de 45.000 kilómetros y algunos tramos equipados con la señalización necesaria, una amplia oferta de alojamientos y diferentes servicios como estaciones para tomar prestados o devolver estos vehículos. Esto gracias al proyecto EuroVelo, que pretende cubrir el continente con 70.000 km de ciclorrutas para recorrer todos sus rincones de una manera saludable y sostenible. Conozca algunos de los caminos más hermosos y que ya funcionan.

RÍO DANUBIO

La ruta del Danubio Austriaco
Alemania, Austria, Eslovaquia y Hungría son los países que atraviesa este circuito de 1.000 km, considerado el más importante de Europa y diseñado para pedalear junto al río Danubio. Si bien el camino arranca en el sur de Alemania, en Donaueschingen, y culmina en Budapest, su tramo más famoso es el que va desde Passau, en la frontera austriaca, hasta Viena. Un total de 325 kilómetros fáciles de recorrer en siete días, pues se trata de una vía con poca inclinación, apta para principiantes. Además de encontrarse con ferris y trenes para suavizar el trayecto y llevar la bici hasta la otra orilla del río, los ciclistas se sorprenderán con pintorescos pueblitos, castillos en ruinas que reflejan su silueta en el agua y ciudades donde el arte es protagonista.

DINAMARCA

El camino de las margaritas
Doscientos puntos de interés y los más hermosos paisajes de Dinamarca se pueden visitar gracias a este trayecto con margaritas blancas dibujadas sobre carteles de fondo marrón a lo largo de sus 3.000 km de extensión. Se puede recorrer todo en bicicleta o sólo los tramos más interesantes, como el que atraviesa la capital, Copenhague, gozando con los sutiles contrastes entre las diferentes corrientes arquitectónicas que hay en la ciudad o conociendo puntos de interés como los Jardines Tívoli, el Palacio Rosenborg o el Museo Nacional. Este circuito puede llevar a los más aventureros a cruzar hasta Skagen, donde playas blancas aguardan a los ciclistas que buscan descansar y relajarse después de una extensa jornada de pedaleo.

FRANCIA

El Valle del Loira
Esta ruta de 800 km sigue la corriente del río Loira hacia el océano, arrancando desde Cuffy, en pleno centro de Francia, hasta llegar a St. Brévin les Pins, en la costa occidental del país. Uno de los tramos principales es el que va de Orleans hasta Beaugency, siguiendo los pasos de Juana de Arco desde su ciudad natal a través de imponentes paisajes, el castillo de Meung sur Loire y la rosaleda de los Jardines de Roquelin, hasta llegar a una pequeña urbe medieval con callejuelas empedradas, una abadía y un torreón. A lo largo del trayecto hay cerca de 308 alojamientos, la mayoría cuentan con traslados de equipaje, desayunos especiales para suplir los requerimientos nutricionales de los ciclistas, parqueaderos y servicio de reparación para las bicicletas.

HOLANDA

En el país de las bicicletas
Ninguna lista de rutas para bicicletas por Europa estaría completa si no incluyera a Holanda, que durante décadas ha ido adaptando sus ciudades para promover el uso de este medio de transporte, convirtiéndose en el mejor lugar del mundo para desplazarse pedaleando. Una manera de comprobarlo es a través del Tour Joyas Culturales de Holanda, que durante cinco días da una vuelta en círculo por el interior del país, arrancando desde Ámsterdam para pasar por Haarlem, reconocida por su centro histórico; Delft, en donde las protagonistas son las famosas cerámicas de color blanco con elaborados detalles en azul. El viaje continúa a través de campos de bulbos y antiguos molinos hacia Leiden para luego avanzar a Gouda, popular por su delicioso queso. Desde allí, lagos y ríos enriquecen el paisaje de regreso a la capital.

REINO UNIDO

Gran Bretaña, entre mares
Sea to Sea o Coast to Coast son dos formas de llamar a la ruta C2C, una de las más populares del Reino Unido. Puede iniciarse en las ciudades de Whitehaven o Workington, en la región de Cumbria, atravesando toda la isla de occidente a oriente a lo largo de 220 kilómetros, pasando por los fríos paisajes del Distrito de los Lagos del norte y las villas llenas de casas de piedra para escalar los montes Peninos, también llamados “el techo de Inglaterra”, para finalmente descender a través de antiguos pueblos mineros hasta las localidades de Tynemouth o Sunderland. Por sus montañas y tramos en carretera normal y rieles abandonados, este camino requiere de una mayor experiencia sobre la bicicleta y del uso del mapa número 7 de la Red Nacional de Ciclorrutas, para identificar los hospedajes y puntos de reparación, entre otros servicios.

 

Comparte: