3 Apr 2012 - 9:56 p. m.

Refugio del Pacífico

Son 10 km de playas vírgenes que encantan por las rocas volcánicas que se mezclan con el mar. Frente a sus costas se suelen ver ballenas.

Mariana Suárez Rueda / Riviera Nayarit, México

En este lugar el Pacífico parece haberse transformado. El color del mar no es gris sino azul, y las playas, aunque no son blancas como las del Caribe, tampoco tienen ese tono oscuro que caracteriza a las costas emblemáticas de este océano, que aquí se siente rugir con fuerza todo el tiempo.

Cientos de rocas volcánicas de diferentes tamaños se amontonan al lado de los riscos, en un rincón de la playa. Algunas se ven sobresalir en medio del mar como si fueran islas. Se trata de un destino mágico, un refugio que hasta ahora han podido disfrutar algunos privilegiados o curiosos que se animaron a explorar los sitios menos concurridos de México.

Sí, a pesar de que cada año cerca de 190 millones de turistas visitan el país azteca, no son muchos los que han descubierto Punta de Mita. La mayoría son estadounidenses y canadienses, pues hasta ahora este pueblo costero, ubicado en la Riviera Nayarit, cerca de Puerto Vallarta, comienza a ser publicitado en Suramérica.

El paisaje, la agradable temperatura que oscila entre los 20 y 35 grados, —pese a ser alta, no se siente un calor sofocante gracias a la constante y refrescante brisa—, y la privacidad de sus playas (sólo se puede ingresar por los condominios, el Hotel Four Seasons o St Regis), lo han convertido en uno de los destinos favoritos de celebridades como Britney Spears, Tori Spelling, Charlie Sheen, Courteney Cox, Ben Affleck y Jennifer Garner, y de distinguidos empresarios como los presidentes de McDonalds, Google y Coca Cola.

Punta de Mita se ha vuelto además una especie de resguardo vacacional para las personas más adineradas del país, y es considerada una de las zonas de mayor valorización. Las casas que aquí se encuentran rondan los 20 millones de dólares. Paradójicamente, muchas están construidas en donde antes se encontraba el pueblo, pero cuando se dimensionó el valor de aquel terreno que colindaba con la playa, y la presencia de prestigiosas cadenas como el Four Seasons pusieron sus ojos en él, se tomó la determinación de trasladar a los habitantes y reubicar sus casas, la iglesia y los almacenes en el otro costado.

Este también es un lugar ideal para los amantes del golf y de la buena mesa. En 1999 se inauguró el renombrado campo Punta Mita Pacífico par 72, con su famoso hoyo tipo 3b, único en el mundo, y que es conocido como cola de ballena, ya que se ubica en una isla natural a 199 yardas del golpe inicial de los jugadores, a la orilla de la playa. Se calcula que anualmente caen cerca de tres mil pelotas al mar.

A este emblemático campo, diseñado por Jack Nicklaus, se suma otro de su autoría: Punta Mita Bahía, que también deleita a los más experimentados jugadores del planeta. Y en lo que a gastronomía se refiere, el Hotel Four Seasons, por ejemplo, cuenta con una oferta exquisita y muy variada en sus tres restaurantes.

El primero es de cocina moderna mexicana y en él se pueden probar platos típicos como los chilaquiles, enchiladas, moles y tacos, pero con preparaciones distintas que los hacen únicos. El segundo, es de comida asiática contemporánea, y el tercero y más cotizado, es de comida de mar. Todas las mañanas, en una pequeña balsa al lado de la playa, los funcionarios del hotel depositan los pescados recogidos esa mañana y los huéspedes eligen cuál desean comer. Generalmente las recetas son a la parrilla.

Una de las bebidas insignia es el margarita chamoi, que tiene dos de los productos más representativos de México: el tequila y el chile. En el Four Seasons los huéspedes también pueden probar infusiones de frutas con sake o vodka (el secreto de su sabor es dejar la fruta entre el licor durante 72 horas) y cocteles como el mojito de maracuyá.

Además de disfrutar de la playa, uno de los planes favoritos de quienes visitan Punta de Mita entre diciembre y marzo, es el avistamiento de ballenas. Durante esta época del año llegan decenas a este lado del Pacífico, con sus ballenatos, y cuando comienza abril emprenden el viaje de regreso a su lugar de origen.

La ballena joraboda y la gris son las especies que más se ven. Según los expertos esto se debe a que son las que se atreven a acercarse más a las costas. Se estima que existen entre seis y siete mil ballenas en el Pacífico norte, de las cuales cerca de tres mil quinientas son "mexicanas" por haberse reproducido en aguas nacionales. Lamentablemente, un reciente estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México, estableció que hasta hace unas décadas vivían en esta área unas 15 mil ballenas, de las cuales solamente quedan alrededor de mil quinientos ejemplares.

Para hacer todavía más inolvidable la experiencia de conocer este destino se recomiendan programas como nadar con delfines, participar en una jornada de liberación de tortugas bebés, experimentar un encuentro con lobos marinos, bucear, montar en velero, hacer surf o pescar.

Finalmente, quienes vayan a este paraíso mexicano tienen que destinar uno o dos días para recorrer varios de los pueblos de la Riviera Nayarit. Algunos como San Francisco o Sayulita quedan a menos de una hora de distancia. Sus imponentes playas —que tienen como telón de fondo la Sierra Madre—, junto a la arquitectura de las casas, la calidez de la gente y las artesanías que se exhiben en las calles, conquistan hasta los visitante más desprevenidos.

Para tener en cuenta a la hora de viajar

Cómo llegar: se debe tomar un vuelo hasta Ciudad de México, y de ahí, a Puerto Vallarta, desde donde se realiza el desplazamiento por tierra hasta Punta de Mita. El recorrido tarda cerca de 40 minutos.

Visa: desde 2010, cualquier persona con visa a Estados Unidos puede ingresar a territorio mexicano. En caso de no tener visa mexicana, los colombianos pueden solicitarla ante la embajada de este país en Colombia.

Compras: los establecimientos comerciales de la Riviera Nayarit ofrecen desde típicas artesanías Huichol, muebles de Tailandia, dulces, frutas exóticas, sombreros hechos a mano y guayaberas, hasta exclusivas prendas y joyas de diseñador.

Recomendaciones: para evitar contratiempos de salud, es fundamental aplicarse bloqueador solar mínimo tres veces al día y ser cuidadoso con lo que se come. Los mexicanos aderezan la mayoría de comidas con picante y si no se está acostumbrado, el estómago puede resentirse.

Temas relacionados

Buen Viaje Vip
Comparte: