1 Nov 2011 - 9:42 p. m.

Río de Janeiro: una ciudad que nunca duerme

Es la segunda urbe más poblada de Brasil y la que mayor tráfico de visitantes internacionales atrae. Su encanto, además del carnaval, son las playas, los museos, la oferta cultural y la gastronomía.

El Espectador

El nombre de Río de Janeiro ha traspasado fronteras. Además de asociarse con la belleza de las mujeres brasileñas, la imponencia de sus playas, la caipiriña y la fiesta que se vive durante el Carnaval, cada vez cobra mayor relevancia como centro económico y financiero, así como escenario de imponentes íconos culturales.

Gracias a la bondad de su clima, los inviernos son suaves y hace calor durante todo el año, es una ciudad que puede disfrutarse durante los 365 días. Sin embargo, la temporada alta casi siempre es para fin de año (uno de los mejores planes es asistir a la celebración del 31 de diciembre en Copacabana, donde se congrega una multitud, vestida de blanco, para gozar de juegos pirotécnicos, bailar y darle la bienvenida al nuevo año), la época del Carnaval y los meses de junio y julio.

Las playas son uno de sus principales atractivos, por cuenta del color blanco de la arena y el azul del mar. Las más conocidas son Copacabana, Ipanema y Leblon. Pero para quienes quieren un lugar más silencioso y menos concurrido están Prainha y Grumari, en donde también se pueden alquilar sombrillas y sillas para asolearse y conseguir deliciosos platillos para almorzar.

De hecho, la variada oferta gastronómica es uno de los principales encantos de esta ciudad brasileña, pues ofrece una exquisita combinación de recetas internacionales y regionales. Dentro de los platos típicos se destacan la feijoada, sopa hecha con fríjoles y carne seca de cerdo, aderezada con pimienta y cáscara de naranja; el angu (torta de harina de maíz) y el torrezno, que se toma como aperitivo. También está el churrasco, elaborado con carne de vaca o cebú al espetón; los pescados como el pargo, que se preparan con limón, y los camarones en leche de coco, entre otros.

A todos los atractivos anteriores se suma su oferta cultural, con decenas de museos, teatros y galerías, y el atractivo de sus noches, en las que al ritmo de la samba o la música americana (es una urbe que se ha internacionalizado mucho) se degusta una caipiriña y se vive el ambiente festivo que caracteriza a los brasileños.

Cómo llegar

A partir del 4 de noviembre, Avianca tendrá vuelos directos a la ciudad brasileña todos los días de la semana. Al comienzo serán tres frecuencias y se espera que con el tiempo se pueda llegar a cinco.

Como parte del lanzamiento de esta nueva ruta, Avianca ofrece, hasta el próximo 30 de noviembre, un atractivo plan de cuatro días y tres noches por tan sólo US$996, en los hoteles Golden Tulip Regente o Tulip Inn Copacabana.

El paquete incluye desayunos, tiquetes, traslados, alojamiento, asistencia médica integral y un recorrido guiado por la ciudad, dentro del cual está contemplada una visita al Corcovado & Pan de Azúcar, con almuerzo.

Para tener en cuenta

En el Carnaval: si viaja para disfrutar de estas fiestas, consulte la programación para no perderse los mejores desfiles. Para evitar complicaciones de salud, manténgase hidratado, utilice bloqueador solar y un sombrero durante el día.

Playas: la mayoría están segmentadas según el tipo de bañistas. Hay unas especiales para familias, otras para jóvenes, parejas y homosexuales.

Transporte: aunque hay líneas de metro, el autobús es el mejor medio para desplazarse. No se recomienda tomarlo de noche.

Cajeros automáticos: no todos permiten sacar dinero con tarjeta internacional. Busque los del banco Bradesco, City Bank y el Banco 24 Horas.

Cuándo viajar: su clima, raras veces la temperatura es menor a 18 grados, lo hace un destino perfecto para visitar en cualquier época.

Temas relacionados

Buen Viaje Vip
Comparte: