Turismo

7 Aug 2022 - 2:30 p. m.

Silleteros: una tradición que promueve la economía y cultura de Antioquia

Más de 6.000 empleos durante la Feria

Uno de los imperdibles de la Feria de las Flores es su representativo desfile de silleteros, que además de ser Patrimonio Cultural de la Nación, simboliza una tradición silletera, campesina, arriera, y trabajadora que en el pasado cimentó lo que hoy es la cultura antioqueña.
Miguel A. Cruz

Miguel A. Cruz

Periodista de Especiales Editoriales
Silletera de Santa Elena.
Silletera de Santa Elena.
Foto: Alcaldía de Medellín

Después de dos años entre cuarentenas y virtualidad, vuelve una de las ferias más esperadas: la Feria de las Flores. Esta fiesta, que se realiza desde 1957, no solo representa tradición, arte, música y cultura, también es una vitrina hacia el mundo para mostrar el desarrollo y la innovación que convierten a Medellín en un referente.

Desde hace décadas la feria representa lo que es la cultura paisa y campesina de muchas regiones de Antioquia. En sus inicios, los campesinos, usando silletas, transportaban productos para comercializar en la ciudad, dando así nacimiento a rutas comerciales y a lo que se conoce como el territorio cultural silletero, conformado por cuatro municipios: Medellín, Envigado, Rionegro y Guarne.

“El Desfile de Silleteros tiene 65 años, pero eso no quiere decir que en ese año nacieron los silleteros. La importancia de los silleteros trasciende muchos siglos atrás, es una relación con un territorio que va subsidiando unos poblados comerciales con Guarne, Rionegro, Medellín y Envigado. Esto es una tradición que está arraigada a un territorio que es altiplano de Santa Elena o Piedras Blancas, que se asentaron desde el siglo XVIII o XIX”, mencionó Carlos Orozco, historiador de la Unidad de Memoria y Patrimonio Cultural de la Secretaría de Cultura Ciudadana de Medellín.

Antes de existir el tradicional desfile, los campesinos hacían un habitual recorrido entre municipios llevando alimentos, ciertas flores silvestres, y algunos productos del busque que eran demandados en la ciudad. “En los años 50 se va volviendo muy autentico que empezaran a repartir ese tipo de productos, eso generaba cierto color y armonía en la ciudad, por lo que en 1957 decidieron armar un desfile”, explicó Orozco.

Con el pasar del tiempo muchos saberes y tradiciones silleteras que eran características en esa época se han ido perdiendo, sin embargo, ahora la Feria de las Flores sirve como escenario para que la cultura silletera florezca y se fortalezca la relación de la ciudad con la comunidad rural y campesina, principalmente para que todos los sectores se vean beneficiados durante los 10 días de feria.

“La feria es una vitrina que nos enorgullece a todos, pero también genera una activación económica impresionante. Es el momento en que la ciudad entregue todo de sí, y reavivar lo que significa el orgullo antioqueño. También es el momento para que las empresas activen su economía para atender a los invitados que vienen a la feria”, resaltó Diego Romero, director ejecutivo de ProMedellín.

Este año la feria será totalmente presencial y gratuita, lo que permitirá que por la avenida 33 y la 70 se exalte la cultura urbana, tradicional y silletera de la ciudad y la región. De acuerdo con la Alcaldía de Medellín, se espera la llegada de más de 28.000 turistas.

Además de los beneficios económicos que representa para la ciudad, y de ser un escenario que sirve como patrimonio para reflejar la autenticidad antioqueña, la Feria de las Flores representa esa innovación y desarrollo característico de la capital paisa. “Medellín es un referente nacional y mundial en desarrollo e innovación, y eso hay mostrarlo. Y una gran vitrina para mostrar el desarrollo de Medellín es la Feria de las Flores”.

(Lea también: Así se vive la Feria de las Flores 2022: eventos imperdibles)

“Porque una ciudad no es inteligente solo por la cantidad de elementos tecnológicos que tiene, sino porque tiene ciudadanos inteligentes y porque se plantea la solución a sus problemas de ciudad de manera holística, es decir, en conjunto. Las ciudades inteligentes empiezan por el tema de la cultura ciudadana, y nosotros, al resaltar nuestra historia y lo que somos, nos lleva a tener un propósito superior y eso nos va a ayudar a ser una ciudad inteligente. Y la cultura promueve ese propósito”, destacó Romero.

Así, para seguir contribuyendo con este objetivo de ciudad innovadora y de cultura ciudadana, se espera que se abran más espacios que permitan divulgar los saberes, tradiciones y conocimientos que la cultura silletera guarda.

“El desfile de las flores solo dura un día, en el cual participa solamente una porción de pobladores de un territorio, y solo muestran el tema de las flores. Pero también hay un montón de familias que se identifican como silleteros, pero no desfilan. Y es porque tienen esos vínculos con el territorio, las familias y con los elementos que representan la cultura silletera. Nosotros estamos creando un portal que se llama Raíces: cultura silletera, y estamos alojando allí una serie de memoria que permiten acerca a cualquier persona del mundo con esta cultura silletera”, concluyó Carlos Orozco.

Mientras que Felipe Londoño, ganador absoluto del Desfile de Silleteros 2021, hizo una gran invitación: “No se les olvide Santa Elena, un territorio mágico en donde las fincas y las casas de los silleteros están dispuestas y preparadas para recibirlos para que vivamos juntos esta reapertura de la vida, la reapertura de lo que es la cotidianidad, porque en Medellín todo florece”.

👀🌎📄 ¿Ya está enterado de las últimas noticias del turismo en Colombia y en el mundo? Lo invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias