30 Jan 2017 - 8:50 p. m.

Travesía por el Magdalena, el río más importante de Colombia

Huila, Tolima, Cundinamarca, Caldas, Boyacá, Santander, Antioquia, Bolívar, Magdalena, Cesar y Atlántico comparten tradiciones ribereñas. La danza, el comercio y la construcción confluyeron en estas regiones por cuenta del río Magdalena.

Redacción Especiales

Hace más de 500 años, el río Magdalena se convirtió en un importante punto de conexión entre varios municipios del país. Hasta ese momento permanecía aislado, por ejemplo, el interior con el mar Caribe. Como no existían las vías, la fuente hídrica era el único canal por el cual se concretaban acuerdos comerciales, desde el macizo colombiano, en donde nace, hasta Bocas de Ceniza, el lugar en el que sus aguas se funden con las del mar. 
 
Para las comunidades aledañas el río es más que un canal de comunicación. Es la vida misma, la fuente de su alimentación y el responsable de la fertilidad de sus tierras. A diario, embarcaciones de distintas nacionalidades arriban a estas poblaciones que resguardan sus costumbres, las danzas tradicionales como los conyongos, las farotas y la cumbia, y sonidos como el bullerengue. 
 
En medio de las cordilleras, el río enriquece la cultura. En la parte alta se fundaron municipios como Timaná, La Plata, Villeta y Honda, el puerto más importante durante la época de la colonia. Desde aquí nacieron las rutas hacia Santa Fe, Neiva, Popayán y Cartagena. Hoy, más de cinco siglos después, Honda se convirtió en uno de los pueblos patrimonio del país y le ha abierto sus puertas al turismo. Disfrutar de un pescado preparado debajo de la tierra, caminar por el Retiro, un barrio construido en forma de laberinto; recorrer la antigua plaza del mercado y visitar el Cerro Cacao y el famoso convento de franciscanos son algunos de los atractivos. 
 
Las calles empedradas con edificaciones precolombinas, coloniales y republicanas y los petroglifos, representaciones gráficas grabadas en rocas por los nativos, hacen parte del legado histórico. Honda fue pionera, además, en construcción y en la recaudación tributaria. En esta población se edificó el primer puente metálico de Suramérica y se cobraron por primera vez los impuestos para el gobierno en la Casa del Sello Real, precursora de la Dian y el Ministerio de Hacienda.
 
Así como en Honda, los campesinos avanzaron con el tiempo en el cultivo de nuevas parcelas dedicadas a la siembra de café, cacao, caña y hortalizas. Poco a poco así se fueron poblando las riberas del Magdalena. Puerto Berrío, en Antioquia, fue seleccionado para ser la sede del puerto del departamento, con el fin de llevar hasta allá el ferrocarril y construir una terminal. 
 
El Hotel Magdalena, el primer edificio de concreto del país, es uno de los sitios preferidos por los turistas que llegan para fotografiar la fachada recién restaurada. El Parque Enrique Olaya, en la plaza principal; el Museo Arqueológico y Etnográfico y las fiestas del Retorno, que se celebran el último fin de semana de junio, hacen parte de los atractivos. 
 
El desarrollo turístico de Barrancabermeja, en Santander, también ha estado ligado al río. La ciudad petrolera cuenta con varios monumentos, como El Machi y La Locomotora, que están distribuidos por las principales avenidas. Por su parte, el Museo del Petróleo, creado en 1984, tiene expuesto un machín de 91 años de historia llamado Unidad de Canasta. El aparato, que necesitaba de 20 trabajadores para funcionar, fue utilizado en la exploración del primer pozo y es una de las piezas más llamativas de este recinto, el primero de su tipo en Latinoamérica, y el segundo más antiguo después del de Houston, Texas.
 
A casi 7.700 kilómetros de Santander se encuentra Mompox. En las famosas casas bajas y altas de la calle Real del Medio y frente a la plaza de San Carlos, se preservan algunos vestigios de la Colonia y de la arquitectura típica de la alta sociedad momposina. Otros de los atractivos imperdibles son la Plaza de La Libertad, escenario del grito de la independencia en 1810, y la Piedra de Bolívar, en donde se encuentran inscritas las fechas de las llegadas y salidas del Libertador. 
 
El impacto social, ambiental y económico que representa el río Magdalena para el país es un tesoro que desde el  Gobierno se intenta rescatar. Ya se adelantan proyectos para mejorar la navegabilidad mediante obras de encauce, y de construcción y ampliación de los puertos.  En unos años se espera que el río recupere su vitalidad y que muchas más manifestaciones culturales y actividades comerciales se integren a las tradiciones ribereñas.
 
Mompox
 
Dónde hospedarse
 
Doña Manuela, Villa de Mompox, La Casona, La Casa Amarilla y La Casa del Viajero son algunos de los hostales más tradicionales del municipio. Estas antiguas viviendas brindan alojamiento desde $20.000. Otra opción son los hoteles boutique, como el Bioma, que cuentan con piscina, jacuzzi y habitaciones de lujo. 
 
Sorpresa de la ruta
 
El arte de la filigrana es uno de los trabajos de orfebrería más famosos en Colombia y ha llegado a países europeos y estadounidenses. Artesanos como Luis Bernardo Herrera Acosta de 76 años, el joyero más viejo, crean ramos de hojas, flores, pétalos, mariposas, caracoles y ranas con hilos de oro y plata. 
 
Plan gastronómico
 
Visitar el restaurante El Fuerte donde se prepara la mejor pizza artesanal con productos locales. La receta cocinada en un horno romano incluye especias sembradas en el patio del chef Walter Gurth. El típico queso de capa de 60 centímetros, disponible desde $2.000 en las calles, es otra de las delicias del municipio. 
 
Barrancabermeja
 
Dónde hospedarse
 
Los hoteles San Silvestre y Millenium son los más concurridos. Ubicados cerca al centro comercial San Silvestre, cuentan con 40 habitaciones, salones para eventos, centro de negocios, bancos y cajeros, casa de cambio y gimnasio. 
 
Sorpresa de la ruta
 
A diez minutos de la ciudad se encuentra la ciénaga San Silvestre, una reserva natural visitada por los amantes del esquí y los espejos de agua. 
 
Plan gastronómico
 
Comer en los locales aledaños al Malecón donde se vende el exquisito bocachico frito con patacón y el sancocho trifásico, el bagre y el mute santandereano. Cuando cae la tarde se acostumbra comer las famosas paletas de mango biche y sal.
 
Honda
 
Dónde hospedarse
 
Hoteles campestres como el Molino, Vacari, Cerro Dorado, y San Felipe están rodeados de abundante vegetación y ofrecen estadía en cabañas hechas en madera y con hamacas. En sus áreas sociales se encuentran espacios para jugar tejo, microfútbol, ping-pong, voleibol y billar.
 
Sorpresa de la ruta
 
A 15 minutos de Honda se puede visitar el Parque de las Iguanas. La gran cantidad de reptiles que habitan en el municipio se reúnen a diario entre las calles 2 y 3 y las carreras 15 y 16.
 
Plan gastronómico
 
Comer viudo de pescado, que generalmente se prepara con bocachico y en salsa de guiso con tomate, cebolla y queso.
 
Neiva
 
Dónde hospedarse
 
Predomina el hospedaje en fincas cafeteras y campestres equipadas con todos los implementos necesarios para sentirse como en casa. La Hacienda Matamundo, que sirvió como refugio para los héroes en la guerra de los Mil Días, es una de las más visitadas. 
 
Sorpresa de la ruta
 
La Estación del Ferrocarril, inaugurada en 1937, es la sede actual de la Casa de la Cultura. Otro de los atractivos es el Parque Mitológico donde se conservan estatuas de personajes mitológicos de la región como el Mohán, la Mama de Agua, el Hojarasquín, la Madre Monte y la Candileja. 
 
Plan gastronómico
 
Tomar la mistela, una bebida tradicional a base de alcohol con hierbas. Los ramilletes de mejorana y yerbabuena se ponen en una botella de aguardiente durante 30 días y luego se exponen dos días al sol. Al servirlo se le agrega azúcar, mandarina y limón.
 
Girardot
 
Dónde hospedarse
 
Los centros vacacionales son muy conocidos. San Nicolás, Compensar y Los Puentes, por ejemplo, llaman la atención por su cancha de voleibol de playa, los parques infantiles, las piscinas y los restaurante 24 horas. 
 
Sorpresa de la ruta
 
El mirador del Alto de la Cruz, perfecto para observar el río Magdalena, las montañas de la Cordillera Central y el Aeropuerto de Flandes.
 
Plan gastronómico
 
Disfrutar de los jugos tropicales en la Plaza de Mercado y el Camellón del Comercio, donde además se vende guiso, asado de chivo y lechona.
 

Temas relacionados

Río Magdalena
Comparte: