30 Mar 2012 - 5:33 p. m.

Un destino vibrante y acogedor

Paisajes hermosos, gente amable y tierras por descubrir son algunos de los atractivos del país.

Redacción Buen Viaje

Recorrer desprevenidamente las calles de una capital y encontrar en un mismo lugar ejemplos de diferentes épocas, estilos y corrientes es todo un privilegio. Montevideo es eso y mucho más. Allí el art nouveau y el art decó conviven en un mismo ambiente con la ciudad vieja, fundada con carácter militar y mercantil, y en contraste con la metrópoli nueva, que proyecta calles anchas, arboladas, con grandes residencias y suntuosos comercios.

A dos horas de Montevideo se encuentra Colonia del Sacramento, un pueblo lusitano que invita a viajar en el tiempo, pues conserva intacta la magia de su historia. Las callejuelas adoquinadas e iluminadas por faroles amarillentos, sobre las que está la Casa del Virrey, la iglesia Matriz, la plaza de toros, la Puerta de la Ciudadela, son tan sólo algunas de las bellezas arquitectónicas que encierra esta ciudad.

Otro lugar natural descubierto en 1946, durante una exploración petrolera, fueron las Termas, uno de los recursos hídricos más importantes del planeta. Varios complejos termales, con piscinas cerradas y al aire libre, rodeados por frondosa vegetación y grandes jardines, se han convertido en grandes atractivos turísticos durante todo el año.

Punta del Este

Reconocido como el principal balneario de América, separa al Río de la Plata y el océano Atlántico. Turistas de todo el mundo vienen a practicar deportes como surf, windsurf, jet ski, motonáutica, vela, pesca, yachting, polo, golf, tenis y rugby. Restaurantes, pubs, tiendas de antigüedades, galerías de arte y boutiques se ubican al lado de la bahía para ofrecer diversión hasta altas horas de la noche.

Temas relacionados

Buen Viaje Vip
Comparte: