27 Apr 2016 - 4:10 a. m.

Una puerta de oro para el Caribe

Este macroproyecto urbanístico apuesta por incrementar el turismo corporativo y de negocios en la capital del Atlántico. En agosto se entrega la primera etapa.

Redacción Buen Viaje

Paradójicamente, aunque Barranquilla es una de las ciudades con mejores indicadores económicos del Caribe colombiano y un destino al que llegan decenas de personas para hacer negocios, no contaba, al menos físicamente, con un espacio ideal para reuniones, eventos y convenciones.

Sin embargo, para el próximo mes de agosto está prevista la entrega al operador ferial de la primera etapa del recinto Puerta de Oro Centro de Eventos y Exposiciones del Caribe (Ceec), que tendrá 7.800 m² de espacio abierto, una ampliación futura de 3.300 m², capacidad para 16.000 personas, zonas de cargue y descargue con acceso directo a camiones y una altura de 14 metros, que hoy tiene un avance del 70 %. La segunda etapa, cuyo inicio no tiene aún fecha, pero que se calcula será en cuatro años, se convertirá en el centro de convenciones y contará con salones más pequeños y un auditorio con capacidad para unas 1.800 personas.

No obstante, aún falta uno de los elementos más importantes para poder hacer cálculos: la financiación. Carlos Acosta, gerente del proyecto, señala que la construcción ha sido vista con buenos ojos por parte de empresarios y el sector de turismo de negocios, no solo por las bondades que representa para el rubro, sino por su impacto en la generación de empleo y dinamización de la economía en los años posteriores a su entrada en funcionamiento.

Según algunas estimaciones, este centro de eventos y exposiciones estaría generando cerca de 27.752 empleos de tiempo completo e inyectaría $2,26 billones a la economía del departamento del Atlántico. “Un proyecto como este será un dinamizador del sector gastronómico, de turismo y de transporte. Además, la comercialización internacional que tendrá permitirá que estos sectores gocen de una visibilización en el exterior”, explica Acosta, quien muestra confianza en la experiencia que tiene Corferias, que será el operador.

La evaluación económica del proyecto, realizada por Fundesarrollo y E-Valuar, concluye que el Ceec “jalonará el mercado de ferias y eventos a través de dos vías: mayor capacidad para las ferias existentes, cuyas posibilidades de crecimiento están restringidas por la dimensión de los espacios disponibles, y la ampliación del portafolio de eventos que se realizarían en la ciudad”.

El proyecto tiene el apoyo del Gobierno y en el pasado mes de febrero el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, a través del Fondo Nacional de Turismo (Fontur), aprobó recursos por $60.000 millones que han sido definitivos para la culminación de la primera etapa.

Asimismo, cuenta con la aprobación de los comerciantes de La Arenosa, quienes han estado detrás del proyecto desde sus inicios. María José Vengoechea, presidenta ejecutiva de la Cámara de Comercio de Barranquilla, asegura que ha sido la gran apuesta del gremio en los últimos años y dice sin vacilaciones que será la infraestructura para eventos y exposiciones más importante y completa del país.

“La dinámica de la economía barranquillera exige contar con un espacio que responda a las necesidades de diferentes sectores que buscan escenarios aptos para realizar encuentros de negocios, eventos culturales, recreativos, académicos y sociales. Esto significa tener la posibilidad de brindar una agenda dinámica de actividades que servirá de excusa para mover el turismo tanto de negocios como de placer”, explica Vengoechea.

Para la ejecutiva, el potencial turístico que tiene la capital del Atlántico se debe en gran parte a los negocios. De hecho, el 80 % de su infraestructura está orientada a esta clase de turismo. Este megaproyecto también contempla un malecón frente al río Magdalena que tendrá un uso mixto de superficies duras y blandas sobre un área total de 19.708 m² de acceso público; un paseo peatonal por el que se podrá entrar a este malecón desde la Vía 40 y un proyecto que tendrá 146.877 m² construidos con hoteles, torres de oficinas y viviendas, instituciones financieras, restaurantes, bares, discotecas y casino. Un plan ambicioso y urbanístico que apuesta por ser uno de los pilares del desarrollo económico de Barranquilla y la región Caribe.

Temas relacionados

CaribeBarranquilla
Comparte: