18 Sep 2012 - 10:53 p. m.

Investigación penal a Los 40 Principales

Por instigar a actos de discriminación.

Redacción Vivir

La invitación que el programa La Cama, de la emisora Los 40 principales, les hizo a sus oyentes para que a través de Twitter y bajo las etiquetas #AyMarikita o #HayMarikita revelaran los nombres de las personas de su entorno de las que “sospechaban” tenían una orientación homosexual, es hoy motivo de investigación penal por parte de la Fiscalía.

La demandante fue la representante a la Cámara por Bogotá Alba Luz Pinilla Pedraza, que “a la luz del artículo 134B del Código Penal” pidió que se iniciara una investigación en contra de las personas responsables de estos hechos. “Para mí es indignante que desde los medios de comunicación se promueva la discriminación y la segregación, en este caso por la orientación sexual (...) considero que es un retroceso y una situación inadmisible”, dice la legisladora en la solicitud dirigida al fiscal Eduardo Montealegre.

Precisamente fue el fiscal quien el martes, en Blu Radio, confirmó que la investigación ya está en curso. Los promotores de tal conducta tendrán que responder por el delito de hostigamiento contemplado en la Ley 1482 de 2011, aprobada en noviembre del año pasado y conocida como la Ley Antidiscriminación, la cual “ordena incluir dentro del Código Penal un nuevo capítulo para proteger de los delitos contra la vida y la integridad personal”, explicó Montealegre.

Según la norma, quien “promueva o instigue actos, conductas o comportamientos constitutivos de hostigamiento, orientados a causarle daño físico o moral a una persona (...) por razón de su raza, etnia, religión, nacionalidad, ideología política o filosófica, sexo u orientación sexual” podrá enfrentar una pena de entre 12 y 36 meses de prisión y una multa de 10 a 15 salarios mínimos mensuales vigentes.

Pero en el caso del programa La Cama hay un agravante, como lo explica el abogado Germán Rincón Perfetti: que el acto de discriminación se realizó a través de un medio de comunicación (que lo hubiera protagonizado un funcionario público o se hubiera dado en un sitio público también sería un agravante). Sin embargo, debe tenerse en cuenta que el medio de comunicación presentó excusas públicas (“No fomentamos la discriminación. Lamentamos lo que pasó con el hashtag #AyMarikita”), lo que aliviaría el castigo.

¿Quién tendrá que responder penalmente? “Hay que analizar primero quiénes promovieron esa idea en la emisora, que tendrían la autoría intelectual, y después quiénes participaron animando al locutor, que serían los autores materiales porque estaban reforzando la discriminación”, dice Perfetti.

Incluso, como lo planteó el fiscal Montealegre, también habría que tener en cuenta la responsabilidad de los oyentes que hicieron uso de la etiqueta en Twitter. Según el abogado Perfetti, en este caso “hay unas personas que se quisieron burlar y también estarían incluidas en la investigación. Lo que se hace es graduar la pena para establecer quién tiene más y menos responsabilidad, pero eso sólo se verá con el material probatorio y el juicio”.

Comparte: