8 Jan 2015 - 2:48 a. m.

Árboles eléctricos se abren paso

Los silbidos y latigazos generados por las aspas de las turbinas de las granjas eólicas les han quitado el sueño, literalmente, a muchos entusiastas de la energía producida a partir del viento.

Redacción Vivir

Los rotores, que con sus sus aspas que pueden alcanzar entre 40 y 80 metros de diámetro y aprovechar vientos de hasta 25 metros por segundo día y noche, han sido criticados por perturbar la tranquilidad de muchas comunidades.

Para resolver esa desventaja, un grupo de ingenieros franceses de la compañía New Wind presentó hace pocas semanas un prototipo que bautizaron “árbol eólico”. El primero de ellos será instalado en marzo de este año en la Plaza de la Concordia en París. La peculiar turbina, dicen sus creadores, es muy silenciosa comparada con sus antecesores, además de que aprovecha vientos más tenues y puede instalarse en ambientes urbanos.

Jérôme Michaud-Larivière, fundador de la compañía, explicó recientemente que el árbol eólico está compuesto por 72 hojas artificiales que son microturbinas diseñadas para cosechar vientos de hasta dos metros por segundo. Esta característica permite que sean útiles hasta 280 días del año en una ciudad como París.

Su poder de generación eléctrica ronda los 3,1 kW. La estructura metálica, el tronco y las ramas miden 11 metros de alto y unos 8 metros de diámetro.

En 2011, un grupo de ingenieros alemanes, NL Architects, ya había presentado un prototipo de aerogenerador (Power Flowers) que integraba un diseño de turbinas sobre un eje vertical, similar a este árbol.

Las “flores” diseñadas por los alemanes, con 12 turbinas pequeñas en sus ramas, tienen una vida útil de hasta 20 años y aprovechan vientos en una amplia escala de poder.

Según datos de la American Wind Energy Association, al producir 1 MW de electricidad con energía eólica en vez de energías convencionales (petróleo y carbón) se dejan de emitir 1.500 toneladas de dióxido de carbono, 6,5 toneladas de dióxido de azufre y 3,2 tonelaytdas de óxidos de nitrógeno. Además, las granjas eólicas producen entre 17 y 39 veces más energía de la que consumen, mientras que una planta nuclear produce apenas 16 veces más.

Los cálculos de los ingenieros franceses apuntan a que una vez el árbol eólico entre al mercado su precio bordee los US$36.500.

Comparte:
X