17 May 2022 - 7:00 p. m.

La leche en Caquetá promueve el desarrollo empresarial con el Programa Rutas PDET

Información institucional

En San Vicente del Caguán, en el departamento del Caquetá, hay una asociación de ganaderos que le apuesta a construir país desde la producción de leche. Ahora cuentan con el apoyo del Programa Rutas PDET del Fondo Europeo para la Paz para el desarrollo empresarial y comercial de su industria.

El Programa Rutas PDET del Fondo Europeo para la Paz está implementando  iniciativas para el mejoramiento de la productividad, la competitividad y la sostenibilidad de las cadenas productivas láctea y cacaotera
El Programa Rutas PDET del Fondo Europeo para la Paz está implementando iniciativas para el mejoramiento de la productividad, la competitividad y la sostenibilidad de las cadenas productivas láctea y cacaotera
Foto: ICCO Cooperación

Hace 22 años un grupo de ganaderos se unió para construir carreteras en San Vicente del Caguán, uno de los municipios del departamento de Caquetá más afectado por el conflicto armado en el país. Formaron un “Comité Pro-Carreteras” para suplir la necesidad de movilidad, generar desarrollo en la región y levantar vías terciarias para comercializar su principal producto que es la leche.

En el 2015, con los diálogos de paz en La Habana, dieron un paso y se convirtieron en la Asociación de Productores Agropecuarios para el desarrollo del Norte del Caquetá y la Amazonía (Asoproagronorte). Querían ponerse en la tarea de hacer capacitaciones, fortalecer su producción lechera, tener un plan de acciones y apostarle al clima. (Lea Programa Rutas PDET: Acciones y retos para el 2022)

Después de la firma del Acuerdo de Paz en La Habana en 2016, la Agencia de Renovación del Territorio (ART) quedó al frente del punto uno del Acuerdo Final: la Reforma Rural Integral. Una de las misiones era la construcción de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) en 16 subregiones del país. Su estrategia, explicó Juan Carlos Zambrano director de ART a este medio en 2019, era acelerar el desarrollo rural en 170 municipios afectados por el conflicto. Uno de ellos: San Vicente del Caguán.

En ese orden de ideas, en los departamentos de Caquetá y Putumayo y el municipio de Tumaco, en Nariño, el Programa Rutas PDET del Fondo Europeo para la Paz está implementando iniciativas para el mejoramiento de la productividad, la competitividad y la sostenibilidad de las cadenas productivas láctea y cacaotera a través de sus tres socios implementadores ICCO Cooperación, la Alianza Bioversity International y el CIAT y la Red Nacional de Agencias de Desarrollo Local de Colombia - Red Adelco.

“Desde abril del año pasado iniciamos un trabajo con cuatro organizaciones de productores de leche: Cooprocam, Asoganar, Asoprolac y Asoproagronorte. Nuestra propuesta de valor es que lleguen al mercado con mejores condiciones, una oferta más profesionalizada, especializada y con innovación. Tenemos algo claro y es que son organizaciones con mucha trayectoria”, dice Juan Pablo Vivas, coordinador del Programa Rutas PDET para ICCO Cooperación.

Ahora bien, el Programa Rutas PDET contribuye al desarrollo rural integral y sostenible del medio ambiente a través de la infraestructura vial, el encadenamiento productivo, la aceleración empresarial y financiera y la innovación tecnológica. En el caso de los ganaderos de Caquetá, lo hacen por medio de infraestructura adecuada y la intervención integral en la cadena productiva de lácteos. Asimismo, buscan adaptar los ecosistemas territoriales y la implementación de sistemas silvopastoriles, fortalecer la competitividad y la inclusión y la resiliencia de esta importante cadena de valor. (Lea El agro colombiano se mueve con planes de negocio hechos a la medida)

Así construyen empresa

Para lograr sus objetivos el Programa Rutas PDET, a través de ICCO Cooperación, está implementando el programa “incubación empresarial” para mejorar la competitividad en la cadena de valor de las asociaciones ganaderas de la zona. “Primero hicimos un mapeo de los actores y después un diagnóstico en cuatro dimensiones: gobernabilidad, operaciones, situación financiera y comercial”, explica Vivas.

Recientemente, para fomentar el desarrollo comercial, ICCO Cooperación está trabajando en la definición conjunta de las condiciones para la suscripción de un contrato entre Asoproagronorte y la empresa Lácteos del Campo Caqueteño para generar una alianza que promueva la producción, recolección y tratamiento de la leche. Por su parte, la empresa Lácteos del Campo Caqueteño también hace parte del Programa Rutas PDET pero en el programa de aceleración empresarial. Es decir, con ellos, explica Vivas, también iniciarán un proceso para mejorar el acceso a mercados, definir las estrategias de abastecimiento de leche, la estandarización de los procesos, todo esto con el objeto de aumentar sus volúmenes de ventas. El programa de incubación empresarial se orienta a las organizaciones de productores y por su parte el programa de aceleración se orienta a las empresas que se dedican principalmente a la transformación e industrialización en la cadena de valor. (Lea La Extensión Agropecuaria: más allá del cultivo, le apuesta al desarrollo integral del campo colombiano)

“Esta alianza es un beneficio para los dos. Primero, para la empresa porque reduce los riesgos de proveeduría asegurando la leche como materia prima en volumen y en calidad diariamente; y segundo, para la organización porque acceden a la venta de su producto sin la volatilidad de los precios que suben y bajan constantemente”, asegura Juan Pablo Vivas.

Con eso está de acuerdo Jhon Jairo Avilés, representante legal de Asoproagronorte, pues Lácteos del Campo Caqueteño es una empresa que tiene la capacidad de transformar 40 mil litros de leche al día, es decir, el 80% de la producción de esta asociación ganadera. Aunque por ahora buscan una alianza de 10 mil litros diarios. “Este acuerdo va más allá de la compraventa de un producto. Todos vamos a hacer parte del proceso en el que se elabora leche de calidad. Además, está hecha por víctimas del conflicto armado que le apuntan a la conservación del medio ambiente. Eso también es importante”, dice.

Según el Programa Rutas PDET estas acciones quieren eliminar las barreras para el posicionamiento de negocios lácteos en el país, así como la optimización de las capacidades financieras, administrativas, de marketing y en ventas. Algo positivo es que su presencia en el territorio aumentó significativamente, “este año vamos a sumar 12 organizaciones más en Caquetá”, explica Vivas. Eso significa 16 asociaciones de productores de leche trabajando en temas de fortalecimiento parecidos a los que se han trabajado con Asoproagronorte. (Lea Biodiversidad y bienestar humano, una relación vital que está en peligro)

Otro ejemplo de ello, es la Cooperativa Cooprocam, también del municipio de San Vicente del Caguán, quienes a través del acompañamiento de ICCO Cooperación, están materializando un contrato con una empresa transformadora de quesos para comercializar los productos terminados en mercados de Bogotá y Neiva.

Reconstruir una zona en conflicto

Aunque muchos productores de Asoproagronorte reconocen que son víctimas del conflicto armado, cada vez que pueden repiten que prefieren ser ganaderos que le apuestan a la construcción de vías y a la creación de empresa. El territorio en donde están las 17 veredas adscritas a la asociación está ubicado en una zona de litigio entre los departamentos de Caquetá y Meta. Desde hace 30 años se discute a cuál de los dos departamentos pertenecen algunas zonas de los municipios de La Macarena y San Vicente del Caguán. Esta disputa inició en 1989 cuando radicaron ante el Congreso una solicitud para definir sus límites. (Lea La pelea entre Caquetá y Meta por un trozo de La Macarena)

En todo esto, 112 veredas quedaron en el medio de la discusión política, algunas de ellas pertenecen a la asociación ganadera. “Aunque jurisdiccionalmente hacemos parte del Meta, nos consideramos caqueteños de corazón, somos hijos del Caquetá”, explica el representante legal de Asoproagronorte. Avilés es médico veterinario y zootecnista de la Universidad de la Amazonia y llegó al territorio como técnico profesional para realizar un trabajo con el Comité Departamental de Ganaderos del Caquetá hace veinte años. Luego compró una tierra y se quedó en San Vicente del Caguán.

Desde que fundaron Asoproagronorte (antes Comité Pro-Carreteras) su principal objetivo ha sido mejorar la calidad de vida de su gente, del municipio y de sus 550 asociados. En ese recorrido han realizado docenas de obras, entre puentes, alcantarillas y 440 km de vías, entre muchas otras. Su “joya en la corona de sus titánicas obras”, como dijo el medio Amazonia Digital Noticias, fue la construcción de un puente en concreto reforzado con acero de 44 metros sobre el río Guaduas, que sumó una inversión de 400 millones de pesos y 6 meses de trabajo. (Lea Este es el proyecto con el que buscan impulsar la ganadería sostenible en Colombia)

Su astucia como “ingenieros civiles” inició en 2013 con la compra de maquinaria. Desde hace un par de años venían contratando empresas para mejorar las carreteras de la zona, sin embargo, sus necesidades, según recuerda Avilés, no se podían solucionar a punta de contratos esporádicos; se trataba de una emergencia vial. Por eso, compraron una volqueta, una retroexcavadora y una motoniveladora y empezaron a trabajar, como lo venían haciendo, pero esta vez con equipo especial.

Según este médico veterinario su estructura organizacional es un ejemplo para el departamento, en especial porque la gente confía en ellos. “La confianza nos ha llevado a donde estamos, porque construimos hombro a hombro. Nuestra palabra mágica es la concertación, así podemos reconstruir un tejido social que quedó quebrantado y fracturado”, dice.

Asoproagronorte tiene muchas metas que ya empezaron a desarrollar. Una de ellas es la construcción de un almacén de insumos agropecuarios que se dotará a través de compras colectivas y economía de escala. Para cumplir con este proyecto, compraron un lote de 14 mil m² para construir las instalaciones del almacén agropecuario, un vivero comunitario para promover plántulas y semillas de la región y una estación de servicio para poder abastecer con gasolina motos, carros, tractores, guadañas, motosierras y su propia maquinaria. Otra es aliarse con empresas como Lácteos del Campo Caqueteño con el apoyo y el asesoramiento del Programa Rutas PDET. (Lea Jacobo Arango, el colombiano autor de uno de los informes clave de cambio climático)

Con el medio ambiente tienen una tarea indiscutible: implementar 3.949 hectáreas como zonas de acuerdos voluntarios de conservación, 614 hectáreas en zonas de liberación y la implementación y adopción de un plan de manejo ambiental para los productores de la región. “Es una puesta en marcha para hacer cero deforestación. Pero todo tiene un proceso que debe estar acompañado del empoderamiento de organizaciones sociales, de las mujeres rurales, del relevo generacional y el giro de 180° que nosotros como ganaderos y productores podemos hacer para conservar el ambiente con una estructura diferente”, puntualiza Avilés.

Para el desarrollo de todas estas tareas titánicas las comunidades también cuentan con el apoyo de la Gobernación de Caquetá, la Alcaldía de San Vicente del Caguán y la Cámara de Comercio de Florencia.

Los aportes del Programa Rutas PDET

Otro de los componentes que implementa el Programa Rutas PDET en el departamento, es aportar a la igualdad y el empoderamiento de las mujeres en las regiones. Entre sus objetivos está el acceso igualitario a oportunidades laborales en el sector de infraestructura vial y en el desarrollo productivo y la diversificación económica; mejorar la autonomía y aportar al empoderamiento de las mujeres con el aumento de sus ingresos; fortalecer su participación en escenarios públicos; y aumentar las capacidades de las entidades públicas en la gestión del desarrollo local con enfoque de género. (Lea 2022, un año clave para revertir la pérdida de biodiversidad)

Hasta el momento, gracias al Programa Rutas PDET, se han caracterizado y diagnosticado 41 organizaciones de productores y pequeñas empresas: 16 de ellas vinculadas a la cadena láctea, ubicadas en el departamento de Caquetá (entre ellas Asoproagronorte), 11 vinculadas a la cadena de cacao en el departamento de Putumayo y 14 a la cadena de cacao en el distrito de Tumaco. Estas agrupan a 9.388 productores, resaltando que el 68.29% corresponde a mujeres y el 7.5% son jóvenes entre los 18 y 28 años.

En el marco del Programa Rutas PDET, las 15 organizaciones que iniciaron el proceso de desarrollo empresarial y comercial en 2021 han tenido la oportunidad de presentarse en distintos espacios comerciales como el ChocoFest Tumaco 2021, la Feria Tejiendo un acuerdo para la vida, la Feria Internacional del Medio Ambiente 2021 y el Chocoshow 2021. A través de estos espacios comerciales y por medio de la gestión directa con empresas, se han logrado encaminar intenciones de compra y el envío de muestras y cotizaciones a distintas partes del país y el mundo, como Estados Unidos, Polonia, Suiza, Alemania y Reino Unido.

Finalmente, en el 2022 inició el proceso de identificación de necesidades de 26 organizaciones de productores adicionales en los tres departamentos para la ejecución y formulación de planes para fomentar su desarrollo empresarial y comercial.

Síguenos en Google Noticias