19 Dec 2011 - 6:21 p. m.

Brasil se alista para ofrecer un Mundial 'verde' en 2014

Por recomendaciones de la FIFA, los estadios de las 12 sedes deberán cumplir exigencias mínimas de sustentabilidad ambiental.

AFP

Por recomendaciones de la FIFA todos los estadios de las 12 sedes brasileñas, que recibirán el próximo Mundial de fútbol, deben cumplir con exigencias mínimas de sustentabilidad ambiental.

Reutilizar el agua de lluvia, emplear aparatos que consuman menos electricidad y limitar la generación de residuos, hacen parte de los requerimientos de la máxima rectora del fútbol mundial.

"Ya no se aceptan obras de ingeniería sin tomar en cuenta la sustentabilidad ambiental", afirmó José Roberto Bernasconi, presidente del Sindicato de Arquitectura e Ingeniería de Sao Paulo (Sinaenco-SP).

Pero el estadio Governador Magalhães Pinto, conocido como 'Mineirao', de Belo Horizonte (estado de Minas Gerais), quiere ir más allá de las exigencias de la FIFA y pretende ser el primer estadio brasileño en recibir la reconocida certificación internacional "Leed" de edificio verde, otorgada por el Consejo estadounidense de edificios verdes (US Green Building Council).

El plan ambiental del estadio, construido en 1965 y que debe ser reinaugurado a fines de 2012, incluye acciones para controlar la emisión de gases con efecto invernadero durante la obra, a través de la contratación de proveedores que vivan cerca para reducir el transporte; la recolección de hasta seis millones de litros de agua de lluvia para regar el césped del campo de juego y para limpieza y uso sanitario; y la reutilización de residuos.

El 100% del concreto retirado del edificio original fue utilizado en la propia reforma o destinado a obras aledañas; los 800.000 m3 de tierra retirada fueron destinados a la recuperación de áreas degradadas por mineras, y los 50.000 antiguos asientos fueron donados para gimnasios y estadios del interior del estado de Minas Gerais.

"Todo fue reutilizado, no hubo desperdicio o descarte de material que podría ser reaprovechado", señaló Vinicius Lott, gerente del proyecto Copa Sustentable del gobierno estatal de Minas Gerais.

Pero el buque insignia del proyecto es la generación de energía limpia con la instalación de la primera usina eléctrica solar en el techo de un estadio brasileño, que abastecerá la red eléctrica local y proveerá de energía a unas 1.500 residencias.

"Existe un techo ocioso, recibiendo una gran radiación solar. Entonces resolvimos colocar paneles fotovoltaicos, cubrir y hacer una usina solar", explicó el ingeniero eléctrico Alexandre Heringer, administrador del proyecto Minas Solar 2014 de la Compañía eléctrica de Minas Gerais (Cemig).

La planta solar tendrá un costo de unos 12 millones de reales (unos 6,5 millones de dólares), inversión que debe ser recuperada durante los 25 años de vida útil que tienen los paneles, explicó Heringer.

A su vez los costos de operación de la usina son "muy baratos", ya que no se requiere de mantenimiento y su limpieza es con el agua de lluvia, agregó.

Como Brasil no dispone de fábricas de paneles solares, el próximo año se realizará una licitación internacional para la compra de las placas, llamado que conquistó la atención de empresas alemanas, chinas, coreanas, españolas e italianas, precisó el responsable.

La ciudad de Belo Horizonte, la sexta mayor de Brasil con unos 2,5 millones de habitantes, recibirá seis partidos del Mundial-2014 y tres de la Copa de Confederaciones en 2013.

Durante el Mundial, albergará a más de 100.000 turistas y recibir a los hinchas en un gran complejo de actividades alrededor del estadio con capacidad total para 157.000 personas en tres espacios: 'Mineirao', 'Mineirinho' y una plaza multiusos, explicó Sergio Barroso, responsable de la Secretaría para la Copa.

Se calcula que el total de inversiones que Minas Gerais realizará para los grandes eventos deportivos serán de al menos 2.800 millones de dólares, incluyendo capitales públicos y privados, agregó.

Comparte:
X