Publicidad
3 Oct 2022 - 11:35 p. m.

Cada vez hay más evidencia de que los osos no son carnívoros

Aunque las ocho especies de osos que existen tienen un ancestro carnívoro, un estudio publicado en la revista Scientific Reports encontró que los osos como los polares y perezosos prefieren tener una dieta rica en grasa y no en proteína.
Fuera de cautiverio, los osos polares comen dietas más ricas en grasas que en proteína.
Fuera de cautiverio, los osos polares comen dietas más ricas en grasas que en proteína.
Foto: EFE

Una imagen que surge frecuentemente cuando pensamos en osos es cómo suelen comer alimentos ricos en proteína como el salmón. Un nuevo estudio publicado en la revista Scientific Reports sobre las dietas de los pandas gigantes y los osos perezosos aporta más evidencia de que los estos animales son omnívoros, como los humanos, y necesitan mucha menos proteína de la que normalmente se les da en espacios como los zoológicos.

“Los osos no son carnívoros en el sentido más estricto como un gato, donde consumen una dieta rica en proteínas”, dijo el autor principal Charles Robbins, profesor de biología de vida silvestre de la Universidad Estatal de Washington, a través de un comunicado. “En los zoológicos desde siempre, ya sea que se trate de osos polares, osos pardos u osos perezosos, la recomendación ha sido alimentarlos como si fueran carnívoros ricos en proteínas. Cuando haces eso, los matas lentamente”. (También puede leer: Cuestionan al Banco Mundial por recursos invertidos en financiamiento climático)

Aunque las ocho especies de osos comparten un ancestro carnívoro, que prefería la comida con altos contenidos de proteína, desde entonces han evolucionado para comer una amplia variedad de alimentos. De hecho, el estudio encontró que algunas especies, como los osos polares, prefieren una dieta rica en grasas.

Una de las pruebas que hizo el equipo de investigadores fue con un par de pandas gigantes, para analizar cómo seleccionan su bambú. En esta parte del estudio, descubrieron que estos osos preferían el tallo de bambú, rico en carbohidratos, que se encuentra en los tallos leñosos, a las hojas más ricas en proteínas.

Y, a pesar de que los osos polares en cautiverio son alimentados con más proteína, si tuvieran la opción, imitarían una dieta rica en grasas. En general, los osos pardos, los polares y perezosos prefieren una dieta baja en proteína, baja en carbohidratos y alta en grasas. Asumiendo que estas preferencias son saludables, los investigadores indicaron que “las dietas actuales y pasadas de los zoológicos han proporcionado muy poca grasa, mucho carbohidrato digerible y, a menudo, demasiada proteína”. (Le puede interesar: Asesinan a Juan Gabriel Rueda, líder ambientalista y social de Salgar (Antioquia))

Agregan que, aunque este desajuste entre estos tipos de dietas podría explicar la alta incidencia de cáncer hepatobiliar o enfermedad inflamatoria intestinal entre los osos en cautiverio, no se puede descartar la posibilidad de que la preferencia por la grasa no tenga que ver con el contenido de sus macronutrientes y pudiera ser poco saludable en el futuro.

Pero, si los osos de hoy en día tienen un ancestro carnívoro, ¿por qué evolucionaron para comer distintos tipos de comida? La respuesta, dice Robbins, está en que estas preferencias diversas les dieron la capacidad de expandirse a más áreas, al no competir directamente con carnívoros que vivieran en ellas.

🌳 📄 ¿Quieres conocer las últimas noticias sobre el ambiente? Te invitamos a verlas en El Espectador. 🐝🦜

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.