15 Feb 2012 - 8:59 p. m.

Colombia se prepara para una economía baja en carbono

El cambio climático está logrando lo que muchas ideologías no han podido: cambiar nuestros modelos de desarrollo.

Redacción Vivir

Ante altos funcionarios del Gobierno, presidentes de compañías, directivos de gremios económicos, representantes del sector ambiental, el ministro de Ambiente, Frank Pearl, y su equipo de trabajo en el Ministerio de Medio Ambiente presentaron detalles de la Estrategia Colombiana de Desarrollo Bajo en Carbono con la que se busca llevar al país por una senda de crecimiento sostenible.

Según lo explicó el ministro, la estrategia busca evitar el crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero en una economía como la colombiana que, según las proyecciones actuales, podría seguir creciendo al 5% anual.

Aunque Colombia tan sólo produce 0,37% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, una cifra despreciable comparada con países como China y Estados Unidos (juntos son responsables de un 40 a 50%), tomar la ruta de los países con economías bajas en carbono significa nuevas oportunidades económicas y ambientales.

Mauricio Santa María, director de Planeación Nacional, señaló que el cambio climático fue un fenómeno que tomó a muchos por sorpresa y la mejor estrategia es comenzar a prepararse para minimizar los impactos. Según datos presentados por el Ministerio de Ambiente, el mayor emisor es el sector agropecuario (39%), deforestación (14%), minero energético (14%), transporte (12%), industria (12%), residuos (6%), otros (3%).

Los industriales reunidos en el Club El Nogal con el fin de escuchar detalles de la estrategia, aprovecharon la oportunidad para expresar sus preocupaciones. Oliveiro Enrique García, representante de Colombiana de Vehículos Automotores (Andemos) señaló que para avanzar en el sector transporte es importante contar con combustibles más limpios pues eso limita la importación de motores de última generación.

En ese sentido, Javier Gutiérrez, presidente de Ecopetrol y quien también estuvo presente en la reunión, explicó que la empresa ha cumplido con el compromiso de vender un diesel con 50 partes por millón de azufre, que es el límite de calidad exigido internacionalmente, y aseguró que las grandes inversiones de la compañía en las refinerías de Cartagena y Barrancabermeja buscan ofrecer gasolina más limpia. Para Gutiérrez, una de las preocupaciones de una estrategia que busque reducir las emisiones es que se frene una economía en pleno crecimiento.

David Riaño, de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía, insistió en que cualquier estrategia que busque reducir emisiones debe encontrar soluciones a problemas que afronta Colombia antes de imponer restricciones. “No se debe afectar lo que ya funciona bien el país”, apuntó.

Ricardo Sánchez, viceministro de Agricultura, se sumó al debate, asegurando que Colombia puede comenzar a pensar en una ganadería “limpia”: “Queremos, además, cerrar la frontera agrícola”.

El ministro Pearl y sus colaboradores recopilaron las preocupaciones e ideas expresadas por cada sector para seguir construyendo colectivamente la estrategia de desarrollo bajo en carbono. “Tenemos una gran oportunidad para crecer como país sin aumentar emisiones”, dijo el funcionario.

Para Mauricio Cárdenas, ministro de minas, “los colombianos tenemos que ser conscientes de los impactos del cambio climático. La ola invernal fue uno de ellos”. Y su invitación fue a que en esta tarea “todos ponen”.

Algunas iniciativas ya están en marcha. Por ejemplo, en el sector ganadero existe un proyecto piloto en 55.000 hectáreas para impulsar sistemas silvopastoriles. En materia de transporte, Colombia se prepara para ser el primer país con un proyecto de taxis eléctricos.

Temas relacionados

Dióxido de carbono
Comparte:
X