19 Jan 2016 - 4:13 a. m.

Contaminación, un problema incontenible

La Organización Mundial de la Salud lanzó una nueva advertencia sobre los riesgos que genera para la salud. Problemas cardiovasculares y enfermedades del corazón, unas de ellas.

Redacción Medio Ambiente

En agosto de 2015 la revista Biomédica, una de las más importantes del país en temas de salud, publicó una edición especial con varias investigaciones que mostraban la estrecha relación entre el medio ambiente y la salud de los colombianos. Entre los varios estudios incluidos había uno que examinaba lo perjudicial que puede llegar a ser el aire bogotano. Sus altos índices de contaminación, concluían los autores, deben abordarse desde la salud pública y conducir a un trabajo intersectorial, pues los riesgos que generan para la población son muy altos, especialmente para los niños.

Justamente sobre ese tema volvió a alertar la Organización Mundial de la Salud (OMS), pues a sus ojos el problema se está volviendo incontenible. Aunque la conclusión parecía predecible, el organismo llamó la atención con las cifras de un informe que será presentado en un par de semanas y que promete ser una de las evidencias más contundentes sobre las graves consecuencias de un aire contaminado.

Según le dijo esa entidad al periódico inglés The Guardian, tras examinar 2.000 ciudades en 2014, hay suficientes argumentos para declarar una emergencia de salud pública. Los gases (o el llamado material particulado) que producen el sector transporte, la generación de energía y las quemas tienen en vilo a muchos países.

China, por ejemplo, tiene el mayor número de víctimas mortales, con 1,4 millones de fallecimientos, seguida por India, con 645.000, y Pakistán, con 110.000. Además, de acuerdo con la OMS, hay un asunto que debería preocupar a los gobiernos: las incalculables implicaciones financieras que en unos años tendrá la contaminación.

“Antes sabíamos que ese fenómeno era el responsable de enfermedades como la neumonía o el asma. Pero ahora sabemos que involucra la circulación sanguínea y enfermedades cardiovasculares. Esos son inconvenientes crónicos que requieren camas de hospital. El costo será enorme”, le dijo a The Guardian María Neira, directora de Salud Pública de la OMS.

Sus advertencias concuerdan con los llamados que en Colombia han hecho investigadores como los del estudio de Biomédica. En él, tras analizar a 3.278 niños, demostraron que las enfermedades respiratorias entre menores de cinco años aumentan a medida que lo hace la contaminación del aire. Las altas concentraciones de material particulado de 10 micras son las culpables de la tos en 10% de ellos y de las sibilancias en el 28%.

Y aunque, a diferencia de hace una década, Bogotá ha disminuido esos índices de concentración, aún tiene registros que superan el límite trazado por la OMS, como lo muestran los datos del Observatorio Ambiental de la Alcaldía. Mientras el organismo recomienda no sobrepasar los 50 microgramos/m³, en 2014 (año del último registro) la capital llegó 52.

Sin embargo, como lo había mostrado otra investigación conocida por este diario y elaborada por toxicólogos de la Universidad Nacional, la ciudad tiene puntos preocupantes. En la avenida Boyacá con calle 64 Sur, por ejemplo, la concentración puede llegar a ser de 376,98 microgramos/m³.

Comparte:
X