2 Jul 2015 - 12:14 a. m.

Decretan la décima alerta ambiental en Santiago de Chile por mala calidad del aire

Santiago, una ciudad de 6,3 millones de habitantes, es considerada una de las urbes más contaminadas de América Latina, principalmente en el otoño e invierno austral, debido a la ausencia de brisas que dispersen las partículas contaminantes.

EFE

La mala calidad del aire en la capital chilena obligó este miércoles a las autoridades locales a decretar una nueva preemergencia - la décima - para este miércoles, la que impedirá, entre otras cosas, el funcionamiento de 1.350 industrias.

Asimismo, la iniciativa imposibilita la circulación de los vehículos con sello verde con placa patente terminada en los dígitos 3 y 4 y los automóviles sin convertidor catalítico cuyas patentes terminen en 1, 2, 3, 4, 5 y 6.

Ante la sensible situación, el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, indicó que el Gobierno estudia nuevos criterios para la restricción vehicular por episodios críticos de contaminación en la capital.

"Si antes el parque vehicular se explicaba y se diferenciaban a los vehículos sin convertidor catalítico de los con convertidor catalítico, esa diferencia hoy no tiene mayor asidero en términos de que una proporción muy menor, no más de 50 mil vehículos, no tienen convertidor catalítico y del orden de un millón 700 mil vehículos sí tienen", detalló el funcionario en declaraciones a Radio Cooperativa.

Explicó que la evolución del parque de vehículos livianos ha incorporado otras características importantes a considerar en el rediseño de la restricción, como, por ejemplo, el tipo de combustible que utilizan.

"Hay vehículos a gasolina y hay vehículos a diésel, es una diferencia importante; y segundo, el año de fabricación o de importación del vehículo", agregó el ministro.

Recordó que la restricción vehicular rige entre las 07.30 hora local (10.30 GMT) y las 21.00 hora local (00.00 GMT del jueves).

Con esta medida, adoptada por la Intendencia, se pretende sacar de circulación a unos 240.000 vehículos no solo de la región metropolitana, sino también de los municipios de Puente Alto y San Bernardo, anexos a la capital.

Además, el estado de preemergencia ambiental supone la recomendación de evitar las actividades al aire libre, especialmente los niños y los ancianos, y la prohibición de encender calefactores de leña y otros derivados de la madera.

Santiago, una ciudad de 6,3 millones de habitantes situada en un valle rodeado de montañas, es considerada una de las urbes más contaminadas de América Latina, principalmente en el otoño e invierno austral, debido a la ausencia de brisas que dispersen las partículas contaminantes.

A ello contribuye además un fenómeno de inversión térmica, que causa que las temperaturas sean más frías a ras de suelo que en las partes altas de la atmósfera, lo que mantiene a nivel de la superficie las partículas nocivas. 

Temas relacionados

Santiago de ChileChile 2015
Comparte:
X