23 Feb 2018 - 12:16 a. m.

Demuestran que el tamaño de la nariz de los monos narigudos es relevante para tener sexo

La investigación fue realizada entre 2011 y 2015 en los bosques de Malasia, donde son nativos estos monos. El tamaño de la nariz determina quién se aparea primero y el número de hembras con que lo hace.

Redacción Medio ambiente

Un estudio desarrollado por un grupo de científicos y publicado en la revista  Science Advances ha  demostrado que el tamaño de la nariz de los monos narigudos es transcendental a la hora de tener sexo: entre más grande sea más posibilidades tiene con las hembras. Lo curioso es que para ninguno de estos animales el tamaño de su nariz crea disputas entre los machos, al contrario, garantiza la estabilidad y la paz.

El harén, así se le llama al macho dominante, se aparea con el grupo de hembras más grande, mientras que los demás narigudos esperan su turno. (Lea aquí:La única especie de oso que habita en Colombia podría desaparecer en 30 años)

Los investigadores que realizaron el estudio aseguran que este es el primer trabajo sobre los procesos evolutivos del mono narigudo (Nasalis larvatus) y que, gracias a este trabajo, se ha podido determinar la forma, sonoridad y utilidad de este atributo masculino tan llamativo.

La investigación fue realizada entre 2011 y 2015 en los bosques del noroeste de Borneo, Malasia. Para esto capturaron 18 machos adultos y les midieron sus narices, su estatura y el tamaño de los testículos. “Aunque la extrañísima nariz de estos monos ha llamado la atención tanto de biólogos como del público general, pero las explicaciones sobre su evolución se han hecho más desde el folclore que desde la ciencia”, le explica Ikki Matsuda, primatólogo de la Universidad de Chubu, en Japón al País de España.

Los científicos observaron asimismo grupos de monos a los que las hembras se agrupaban en torno a los machos dominantes, o sea los que tienen la nariz más grande, mientras el resto de machos espera su oportunidad para reproducirse. (Vea también:Científicos recolectan las especies más exóticas del mundo)

Los resultados que arrojó el estudio dejan ver que los machos con narices más grandes son también los más corpulentos y tienen los testículos de mayor tamaño, es decir, sus narices funcionan como un indicador visual de su fuerza y aptitud reproductiva. La mayor nariz analizada en el estudio medía 10,6 centímetros, cuenta Matsuda al mismo medio.

El equipo también ha demostrado que los órganos, las narices, más grandes también aportan una mayor resonancia a la hora de gritar y llamar la atención de las hembras, lo cual sirve de mucho en un hábitat donde la abundante vegetación puede hacer menos visible los atributos faciales de cada macho.

En el estudio los investigadores argumentan que las extraordinarias protuberancias nasales son una garantía de paz en esta especie, pues no solo sirven para que las hembras identifiquen al macho más apto, sino también para que el resto de machos comprueben quién es el más fuerte y nos busquen pelea.

Comparte:
X