5 May 2015 - 1:36 p. m.

Derrame de nitrato tiene canceladas actividades de pesca y turismo en el mar de Costa Rica

El portal El País de España publicó un informe sobre el derramamiento de la sustancia química en el Pacífico frente a la playa más turística del país centroamericano. Se temen daños ambientales de gravedad.

Redacción Medio Ambiente

Una barcaza con 180 toneladas de nitrato de amonio se volcó en el Pacífico frente a la principal playa de Costa Rica, derramando todo su contenido. Pescadores, turistas y defensores del medio ambiente se han manifestado por la lenta reacción del gobierno de ese país y han pedido que se enciendan las alarmas para contener los efectos que el vertimiento del químico, usado para producir fertilizantes, pueda generar.

Horas después de que la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) emitiera la alerta roja por el accidente, miles de turistas tuvieron que abandonar las playas, principalmente las ubicadas frente a la ciudad de Puntarenas. Sin embargo muchas personas han expresado que la respuesta de las autoridades fue tardía y que la escasez de personal de socorro pudo poner en riesgo a los visitantes de una de las playas más visitadas del país por el contacto o el consumo de las sustancia.

El nitrato de amonio es una sal soluble en el agua que se utiliza en agricultura, y puede causar náuseas, dolor abdominal e irritaciones en la piel y los ojos a quienes entren en contacto con ella.

Algunos bañistas le contaron a El País que nadie fue a decirles que debían salir del mar o tener cuidado, que simplemente cuando escucharon el rumor en la costa se asustaron y por eso se salieron. Luego supieron de la importancia de la tragedia por las noticias. El capitán del barco que se dirigía con su carga a la empresa de fertilizante Fertica, dijo que el fuerte oleaje había sido el responsable del volcamiento.

El derramamiento del químico ocurrió al pasado sábado, sin embargo se espera que esta semana puedan conocerse con certeza, cuáles pueden ser los efectos o las secuelas que este deje en la fauna y flora de la región.

Las autoridades no emitieron alerta alguna hasta la madrugada del domingo y al final del día, tras los primeros análisis de la zona contaminada, la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) redujo la alerta roja a amarilla. “Pudimos tomar la decisión de disminuir el estado de alerta. El estado de alerta amarilla rige para las costas de la ciudad de Puntarenas, el puerto de Caldera y las playas Tambor y Cóbano, en linderos del Golfo de Nicoya.

Este lunes se tomaron muestras del agua en la zonas afectadas y en tres días se podrá calcular el impacto del nitrato de amonio sobre la vida marina. Además, el Tribunal Ambiental Administrativo y la Fiscalía General anunciaron que abrirán un proceso de investigación sobre las causas y las consecuencias del hundimiento.

(Lea aquí el artículo completo de El País de España) 

Comparte:
X