29 Jul 2013 - 10:00 p. m.

Drummond no tuvo la culpa

El fertilizante que desató las llamas pertenece a Nutrición de Plantas S. A. y no a la carbonera, como lo insinuó el abogado Alejandro Arias.

Angélica María Cuevas

La nube de humo que el domingo pasado se esparció por Santa Marta desencadenó el miedo de quienes celebraban el aniversario 500 de fundación de la capital de Magdalena. Por más de siete horas, el Cuerpo de Bomberos trató de controlar el fuego que, al parecer, se inició con la caída de un volador en uno de los patios de la almacenadora Puerto Seco S. A., donde se guardan productos fertilizantes.

En la mañana del lunes el abogado ambientalista Alejandro Arias (quien hace unos meses denunció que la minera Drummond arrojó toneladas de carbón al mar) insinuó que los químicos que desataron el incendio podrían pertenecerle a la carbonera, “la situación es muy grave y no creo que la Drummond esté por fuera”.

Según Arias, la minera es uno de los principales clientes de esa almacenadora. “Desde el 3 de julio venimos denunciando que la Drummond está transportando cerca de 5 mil toneladas mensuales de nitrato de amonio por la línea férrea de Fenoco sin los permisos correspondientes”.

Voceros de Puerto Seco S. A. le aseguraron a este diario que no tienen ningún tipo de relación comercial con la minera Drummond y que los fertilizantes pertenecen a la empresa Nutrición de Plantas S. A., una comercializadora de agroquímicos de Tuluá (Valle).

El compuesto al que se refiere Arias es una sal que se usa como fertilizante e insumo en la fabricación de explosivos, que puede ser utilizado por militares y también por las empresas que extraen minerales. El director del Departamento Administrativo Distrital del Medio Ambiente de Santa Marta (Dadma), Miguel Castillo, le explicó a El Espectador que si bien el fertilizante Nitrogen –K, identificado como catalizador de las llamas, contiene nitrato de amonio, esta carga ni pertenece a la Drummond ni se está utilizando para fabricar explosivos.

Castillo agregó que dentro del protocolo de seguridad, que se llevó, “se identificó que este fertilizante está siendo utilizado en cultivos. No tiene graves efectos tóxicos, porque el malestar en los ojos y en la garganta desaparece. Aunque más de 200 personas llegaron a los centros médicos, la mayoría tenía miedo o pánico. Sólo uno de los bomberos que estuvo un tiempo prolongado expuesto al químico tuvo complicaciones respiratorias”, dijo Castillo.

Llos voceros de la Drummond aseguraron que “nuestra carga de nitrato nunca se almacena en bodegas de Santa Marta, éste llega al puerto y es transportado inmediatamente hacia la mina. Quienes están distribuyendo esta información lo están haciendo de manera irresponsable y malintencionada”.

 

acuevas@elespectador.com

@angelicamcuevas

Temas relacionados

Santa MartaDrummond
Comparte:
X