25 May 2018 - 12:38 a. m.

El arroz, otra víctima de los altos niveles de CO2

Científicos expusieron a dos regiones arroceras de China y Japón a altas concentraciones de dióxido de carbono, simulando la concentración proyectada para finales de siglo. El resultado es un golpe bajo a los nutrientes de este grano que alimenta a dos terceras partes de la población mundial.

-Redacción Medio Ambiente

El protagonista del calentamiento globlal, el dióxido de carbono, es por excelencia un enemigo de la salud planetaria. Su boom, que data de los inicios de la Revolución Industrial, no ha parado desde entonces, lo que parece hacer mal hasta a los cereales más consumidos del mundo como es el arroz. Así lo acaba de revelar un estudio publicado en la revista Science Advances

La investigación, basada en una serie de experiementos, demostró que de alcanzar los niveles de CO2 proyectados para finales de siglo, las proteínas, vitaminas y determinados minerales de estos granos se reducirían considerablemente.

No es nuevo que el cambio climático afecta directamente la agricultura. Los periodos largos de sequía, la duración de las estaciones y otros eventos extremos como intensas olas de calor o lluvias torrenciales influyen en los cultivos de arroz. Ese impacto, de hecho, podría hacer que en los próximos 30 años el rendimiento de los sembrados de este cereal desciendan hasta en un 25 %. 

Sin embargo, hay otro daño menos estudiado: la calidad de los granos. Estos aportan el 25% de las calorías globales que alimentan a los humanos. Su valor nutricional fue, precisamente, el objeto de estudio de un grupo de investigadores de EE UU, Japón y China que expusieron dos regiones arroceras de China y Japón a distintos niveles de CO2. 

Sobre ambos cultivos emitieron una cantidad de gases de CO2 tal como está prevista la concentración de estos contaminantes para el año 2100. Gracias a esa exposición, los científicos pudieron observar que en las 18 principales variedades de arroz utilizadas, todos los granos pierden una media del 10% de proteínas cada uno, incluso algunos alcanzan una pérdida del 20 %. 

Y el daño continúa. De acuerdo a los experimentos, en el momento en que la concentración de CO2 supera las 550 partes por millón (ppm), minerales como el hierro y el zinc bajan hasta en un 23 % y 15 %, respectivamente. Mientras que las vitaminas pierden el doble. Es decir, las del grupo B, relacionadas con el metabolismo celular, escasean en un 30 %. Así lo registraron en el caso del ácido fólico.

De acuerdo con Kristie Ebi, directora del Centro para la Salud y el Medio Ambiente Global de la Universidad de Washington (EE UU) y coautora del estudio, "los cambios en la cantidad de nutrientes son potencialmente importantes en el caso de aquellos cuya dieta no tenga alternativas para estas vitaminas y minerales esenciales", comentó para El País de España. 

Otro objetivo de la investigación era, a partir de los daños que sufriría el arroz, identificar quiénes serían los consumidores más perjudicados en todo el mundo. En esa línea, los expertos encontraron que las mayores víctimas serían los habitantes de los países menos desarrollados del sudeste asiático y los más pobres de otros países asiáticos (unos 600 millones).

Temas relacionados

ArrozDióxido de carbono
Comparte:
X