28 Oct 2018 - 8:47 p. m.

El cambio climático está devastando los cultivos en Irak

Regiones anteriormente fértiles ahora sufren falta de granos y frutas, además, las sequías han secado los ríos y causado escasez de agua. Los agricultores pueden tener que abandonar los métodos tradicionales de riego y algunos cultivos

Adel Fakhir/Scidev.net

Las tierras de cultivo de Irak están disminuyendo debido a la falta de lluvias y los suelos agotados, según reveló un informe de la Oficina Central de Estadísticas del país. El trigo y la cebada se vieron particularmente afectados, dijo el informe, pero también observó una disminución general en el rendimiento por acre de las tierras de cultivo de Irak debido a las "lluvias fuera de temporada y las tormentas de polvo".

La producción de trigo se estimó en poco más de dos millones de toneladas para la temporada de invierno de 2018, un 27% menos que el año pasado. El cultivo se cultivó en un total de 3.154 dunums (una medida de terreno tradicional, un dunum es igual a 2.500 metros cuadrados), un 25% menos que el año pasado. La producción de cebada también disminuyó, según el informe. Este año, solo se produjeron alrededor de 191,000 toneladas, una disminución del 37% a 2017, y esto se cultivó en 601 dunums de tierra, que es un 27% menos que el año anterior.

Los agricultores dijeron que la principal razón de sus dificultades para cultivar trigo y cebada era la falta de agua. Sabih Sawadi, que cultiva 100 dunums en Qalat Sukkar, una ciudad en el distrito de Dhi Qar, dijo que su tierra no estaba obteniendo suficiente agua para regar los cultivos lo suficientemente bien como para crecer.

"Desde 2003, no ha habido asignaciones financieras para monitorear y abordar el cambio climático y su impacto en la economía, la agricultura y el medio ambiente iraquíes", dijo Mohamed Hamza, profesor de estrategia del agua, Universidad Duhok. (Nuevos recursos para financiar la lucha contra el cambio climático)

"Irrigar las plantas requiere grandes bombas de agua, que requieren un combustible muy costoso", dijo, y agregó que la labranza y la cosecha también eran costosas. "Antes de la crisis del agua en el país, el riego no requería bombas". Sawadi agregó que el suelo en su tierra se está volviendo más salado, debido a la falta de lluvia regular.

Haidar al-Assad, que forma parte de una junta asesora del Ministerio de Agricultura de Irak, pronosticó que las áreas sembradas con cultivos de trigo y cebada se reducirán a la mitad durante el ciclo de cultivos de 2018-2019.

"Estas áreas no pueden usarse para cultivar otros cultivos para la temporada de invierno a menos que estén húmedas o tengan acceso a pozos artesianos, que son muy caros", dijo Assad, quien también encabeza la Federación General de Asociaciones de Cooperativas Agrícolas en Irak. (Demandan a Exxon Mobile por ocultar información sobre cambio climático)

Debido a la actual guerra civil iraquí, el país carece de información sobre muchas de sus regiones más vulnerables, según el informe. El conflicto por el agua exacerba los problemas en las regiones que ya están experimentando violencia diaria, lo que dificulta que los topógrafos evalúen la magnitud del problema.

Los autores del informe no obtuvieron datos de los distritos de Nineveh, Anbar y Salah al-Din debido al conflicto en curso en el oeste de Irak. Por la misma razón, el distrito de Hawja en Kirkuk y algunas aldeas en el distrito de Diyala tampoco fueron monitoreados. Los autores del informe no pudieron obtener datos de los gobiernos de Sulaymaniyah, Dohuk y Erbil en Kurdistán, dijeron.

El gobierno tiene poco dinero para ayudar a los agricultores a adaptarse a la escasez de agua y al cambio de las condiciones climáticas, dice Mohamed Hamza, profesor de estrategia de agua en la Universidad Duhok. "Desde 2003, no ha habido asignaciones financieras para monitorear y abordar el cambio climático y su impacto en la economía, la agricultura y el medio ambiente iraquíes", dijo.

En lugar de la supervisión interna, Irak depende de agencias de la ONU como la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, la agencia de desarrollo Unesco y la Comisión Económica y Social de la ONU para Asia Occidental. En septiembre de 2017, la CESPAO celebró una reunión en Beirut, Líbano, para discutir el impacto del cambio climático en el Medio Oriente. Un informe de la reunión fue remitido al ministerio iraquí de recursos hídricos, pero el ministro a cargo todavía no ha pasado el asunto a los cuerpos estratégicos relevantes, dijo Hamza a SciDev.Net.

Comparte:
X