13 Mar 2015 - 2:21 a. m.

El eslabón perdido de la contaminación con fertilizantes

Los suelos agrícolas requieren aplicaciones de nitrógeno a través de fertilizantes para satisfacer las necesidades de los cultivos y obtener el rendimiento y la calidad esperados.

Redacción Medio Ambiente

Los suelos agrícolas requieren aplicaciones de nitrógeno a través de fertilizantes para satisfacer las necesidades de los cultivos y obtener el rendimiento y la calidad esperados. Sin embargo, las plantas no logran asimilar todos los nutrientes suplementarios y los excedentes se acumulan en el suelo, se desplazan a las fuentes hídricas y por último algunos de ellos ascienden a la atmósfera, se transportan por las corrientes de aire y son depositados nuevamente en los suelos, las aguas y la vegetación.

La deposición de nitrógeno atmosférico se encuentra entre las tres principales amenazas para la biodiversidad a escala global. Se estima que para el año 2050 la contaminación por nitrógeno a nivel mundial será casi el doble que al comenzar la década de los 90, amenazando muchos ecosistemas en todo el mundo.
Los efectos de la deposición de nitrógeno sobre los bancos de semillas (reservas de semillas viables sin germinar que se almacenan en el suelo después de que han sido dispersadas) han sido poco estudiados, pero por primera vez se conocen sus efectos sobre los bancos de semillas de pastizales. El estudio lo publicó la revista científica internacional Nature Communications.

Sofía Basto, bióloga docente de la Universidad Javeriana, encontró que el nitrógeno es una amenaza aún mayor para los bancos de semillas de los pastizales, lo que pone en peligro la capacidad natural de los ecosistemas para recuperarse después de una perturbación humana o el cambio climático y en riesgo de extinción local las poblaciones vegetales.

La investigación de la docente halló que los suelos que recibieron 140 kg de nitrógeno por hectárea al año presentaron una disminución en la abundancia total de semillas, en la riqueza de especies y en la abundancia de hierbas, ciperáceas y gramíneas.

Basto indica que “se demostró que el tamaño y la riqueza del banco de semillas de un pastizal ácido se redujeron considerablemente después de 13 años de deposición simulada de nitrógeno y que no hay indicios de recuperación después de que la deposición se detuvo por un período de más de cuatro años”.

 

* Periodista U. Javeriana.

Temas relacionados

biodiversidad
Comparte:
X