28 Aug 2015 - 1:46 a. m.

El Gran Lago amenazado por una empresa china

Una medición de la profundidad del Lago de Nicaragua en la ruta del canal que una empresa china planea hacer en este país, confirma los peores pronósticos.

Wilfredo Miranda Aburto y Carlos Salinas *

 Al sureste del Volcán Maderas, desde donde la costa de Rivas es sólo una línea difuminada por la distancia, la inmensidad del Cocibolca se despliega con imponencia: extensiones de agua que parecieran sin fin son peinadas con suavidad por el constante viento. El sonar ha detectado en este punto la mayor profundidad de la ruta del ‘Gran Canal Interoceánico de Nicaragua’ dentro de este lago que los conquistadores españoles, anonadados, nombraron “La mar dulce”.

El economista Juan Sebastián Chamorro, capitán de la embarcación Calypso, apoyado por el sonar de visión lateral marca Humminbird 980sci calculará horas más tarde, en la fangosa costa de ‘El Tule’, municipio de Rio San Juan, que apenas entre 10 a 15 kilómetros de la ruta canalera trazada por la empresa de China HKND Group, presenta la profundidad requerida para el paso de mega barcos Post-Panamax.

“Tendrían que dragar casi toda la ruta, porque estamos hablando que solo un tramo de los 105 kilómetros proyectados tiene una profundidad de entre 27 y 30 metros”, dice Chamorro, mientras maniobra el Calypso para que no encalle. Tras analizar los resultados reconocerá que la causa de esta máxima profundidad registrada —que difiere con el resto de la ruta que presentó depresiones medias entre los 6 y 12 metros— ya estaba registrada en un viejo mapa de 1899 y otro de 1972.

El Lago Cocibolca siempre ha estado en la mira de la aventura canalera. Desde el siglo XIX con los gobiernos de Estados Unidos y, ahora, con el empresario chino Wang Jing, dueño de la concesión otorgada por el gobierno del comandante Daniel Ortega, se han concebido decenas de proyectos, bajo la premisa de aprovechar el lago para la navegación de grandes buques. Pero pocos han realizado estudios científicos sobre la profundidad del lago, y las implicaciones del dragado que tendría que hacerse para conseguirlo.

El ingeniero de HKND, Don Yunsong, expuso en un hotel de Managua que el Canal medirá entre 230 a 250 metros de ancho, y su profundidad oscilará entre los 27.6 a 30 metros. De inmediato la comunidad científica nicaragüense intensificó su alarma por el futuro del Gran Lago, el segundo más grande de Latinoamérica. La razón: su somera profundidad.

El último registro batimétrico del Cocibolca data de 1972. Es la única referencia, aunque desfasada, con la que se cuenta. El informe dio las primeras luces sobre el inevitable dragado al que tendría que someterse el lago para cumplir con las medidas proyectadas por los concesionarios chinos. ¿Cuánto material habría que excavar para construir la zanja dentro del acuífero? ¿Qué repercusiones tendrá en la flora y fauna? ¿Será afectada calidad del agua? Esas son algunas de las interrogantes que flotan en el ambiente a falta de información oficial.

Los daños más evidentes, según expertos consultados, los generaría el mega dragado del Cocibolca para permitir el paso de buques post Panamax. La re-suspensión de sedimentos alteraría la vida biológica del Lago al interrumpir la fotosíntesis. Asimismo afectaría la calidad del agua que ya se usa para saciar la sed de más de 20 municipios y 2 departamentos de Nicaragua.

Al agitar las aguas y el sedimento, las plantas procesadoras de agua no podrían potabilizar el líquido. Se requeriría un proceso más complejo y más caro. “Impacta la fotosíntesis y por índole la productividad primaria que es elemental para la cadena alimenticia, además de afectar por supuesto la reproducción de peces y especies acuáticas”, indicó el científico Pedro José Álvarez.

Aunque el comandante Daniel Ortega dijo que ni por todo el oro del mundo arriesgaba el lago por un Canal, lo cierto es que el proyecto representa un peligro eminente a la mayor reserva de agua potable de Centroamérica.

Para leer el reportaje completo haga click aquí

* Este artículo fue realizado por Confidencial, Nicaragua y es republicado en el marco de la Iniciativa para el Periodismo de Investigación del ICFJ en alianza con CONNECTAS.

 

CONNECTAS

 

Comparte:
X