7 Dec 2015 - 4:18 p. m.

“El reto es saber qué ocurrirá en un planeta inmanejable”

Para el líder del grupo de científicos encargado de estudiar el cambio climático, esta es una oportunidad única para frenar la emisión de gases. Dice que si esta vez el mundo no toma medidas urgentes, podríamos enfrentarnos a un punto de no retorno.

Caty Arévalo / EFE

¿Qué ocurrirá en el planeta ante la situación de inestabilidad causada por una subida de temperatura superior a dos grados? Esa es la principal pregunta a la que debe dar respuesta la ciencia en los próximos años, según el presidente del Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático, Hoesung Lee.

Así lo afirma en una entrevista con Efe el economista surcoreano, quien hace justo dos meses asumió las riendas del máximo organismo de la ciencia del clima. Desde hace 25 años esta organización compila en informes periódicos el conocimiento existente en torno al cambio climático.

Lee asumió la presidencia de este panel (IPCC, por sus siglas en inglés), creado por la ONU en 1988, con el mandato de dirigir el sexto informe y de proveer una base científica en función de la cual se actúe en mitigación y adaptación a los efectos del calentamiento.

Al preguntársele por las áreas en las que hacen falta más conocimiento científico y en las que deberá centrarse el IPCC, Lee contesta que “el reto fundamental es entender cuáles son los límites planetarios y qué pasaría si se rebasan” debido a un incremento de temperatura causado por la acumulación de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

“No sabemos bien cuáles son esos límites ni qué ocurriría si fallamos en tomar las medidas necesarias para reducir emisiones y se superan. Lo que sí conocemos es que los principales riesgos del cambio climático están relacionados con lo que ocurra en un sistema planetario inmanejable", explica.

Según Lee, la ciencia nos dice que “si superamos esos puntos de no retorno los impactos no serán lineales, que habría unas disrupciones tremendas en el clima de la tierra, pero sin duda es un área en la que necesitamos mucho más conocimiento”.
Para él, otro de los campos en los que deberá avanzar la ciencia del cambio climático en los próximos años es “en conocer el impacto que tendrá el cambio de temperatura en los ecosistemas”. Además, dice, necesitamos saber más sobre los impactos a nivel local, país a país.

“Hay que mejorar la base de conocimiento en muchas áreas pero con más datos en estas dos podremos hacer un balance muy exhaustivo del costo de la acción versus el costo de la inacción para presentarlo a los políticos", subraya.

Lee cuenta que el próximo informe del IPCC estará listo en cinco o seis años, pero que mientras tanto publicarán varios informes especiales. Su contenido aún no está decido aunque ya hay 20 propuestas temáticas sobre la mesa. La que más le convence a Lee es la que se centra en las soluciones a nivel país para combatir el cambio climático.

A su juicio “sería fundamental contar con un buen documento de soluciones que enfatice en que avanzar hacia una economía descarbonizada supone grandes oportunidades para crear empleo y para combatir la pobreza. Combatir el cambio climático debe ir ligado a la agenda de desarrollo”.

El presidente del IPCC permanecerá en París durante toda la cumbre del clima para recordarles a los líderes del mundo que tomen decisiones basadas en los mensajes dados por la ciencia en los últimos años.

“Debo recordarles que el margen de acción para lograr la estabilización climática de manera efectiva es estrecho. Y para alcanzarlo debemos poner pico a las emisiones mundiales no más allá de 2020, reducir las emisiones más de un 50 % a mediados de siglo y alcanzar la neutralidad o no emitir más de lo que el planeta pueda absorber en 2100. Para lograr estos objetivos se requiere de la acción global ahora, no esperar a mañana. Y el lugar es esta convención. No desaprovechemos la oportunidad”.

Una vez aprobado un pacto climático en París, Lee considera que la siguiente asignatura pendiente para estas negociaciones es poner un precio internacional a las emisiones de carbono, una recomendación que lleva años abanderando junto a otros reputados economistas.

"Es un paso importante que se esté poniendo precio al carbono a nivel nacional pero solo fijando un precio internacional lograremos estabilizar el planeta en dos grados de aumento de temperatura y enviaremos una señal fuerte a los inversores de hacia dónde dirigir sus inversiones a largo plazo", detalla.

Ese es uno de los desafíos que espera superar. El otro es que cuando llegue el momento de dejar la presidencia del IPCC pueda irse con la sensación de que "políticos, empresarios y sociedad civil tengan en cuenta nuestros informes científicos en su acción diaria".

Lea más sobre la cumbre de cambio climático
 

Comparte:
X