6 Nov 2015 - 3:49 a. m.

Energía y agro, los que más contaminan en Colombia

Hoy lanzarán el inventario de gases de efecto invernadero que obligará a los sectores a reducir sus emisiones para los próximos años.

María Paulina Baena Jaramillo

?151106-residuos

A mediados de agosto, la fotógrafa alemana Kerstin Langenberger publicó una imagen escalofriante en su página de Facebook. En ella aparecía un oso polar desnutrido en una diminuta placa de hielo rodeada de agua en el Océano Glacial Ártico.

Era otra evidencia del calentamiento de la Tierra. Y como este ejemplo hay muchos otros: el aumento en los niveles del mar, que podría hacer desaparecer islas enteras; el blanqueamiento y muerte de los corales, que son la salacuna de importantes especies acuáticas; la migración y extinción de animales, glaciares que hacen historia en los libros de geografía e impactos alarmantes sobre la agricultura que han puesto en aprietos la seguridad alimentaria de los pueblos.

Esas razones hacen que los ojos de ambientalistas, científicos, empresarios, académicos y representantes de 196 países estén puestos en un acuerdo histórico que le hará frente a uno de los mayores desafíos de este siglo: el cambio climático. La cita será en la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático, conocida como COP 21, que se realizará en París este diciembre. La meta es que los países acuerden no superar los 2 grados centígrados de alza en la temperatura. De lo contrario, el planeta entrará en un colapso ambiental sin precedentes.

Para el caso colombiano, se estima que las pérdidas por el cambio climático equivalen a sufrir un fenómeno de La Niña cada cuatro años, cuyo costo asciende a $11 billones. Por eso, antes de llegar a París todos los países tendrán que presentar sus contribuciones nacionales (INDC, por sus siglas en inglés). Allí deben informar qué están dispuestos a hacer para reducir sus emisiones (mitigación), establecer cuáles son sus planes para enfrentar los impactos del clima cambiante (adaptación) y qué necesitan para implementarlos (financiación).

Colombia está cumpliendo con estos compromisos internacionales. Por eso, el Instituto de Hidrología y Meteorología (Ideam) y el Programa para el Desarrollo de las Naciones Unidas (Pnud) entregarán hoy el reporte de las emisiones de gases de efecto invernadero por sectores actualizada hasta 2012.

Parte del documento fue conocido por El Espectador y en él se analiza cuál ha sido el impacto de cada sector productivo y cuáles son los planes para mitigar sus emisiones. Está dividido en cuatro: energía, el mayor responsable de las emisiones, con 44%; agropecuario, que emite el 43%; industria, con el 5%, y residuos, con el 8% (ver infografía).

Este informe, que da luces para empezar a transformar las economías, hará parte de la Tercera Comunicación de Cambio Climático, que será presentada por Colombia en el 2016. De ese documento ya se había adelantado información clave, como los escenarios de cambio climático que proyectan el crecimiento de la temperatura hacia el año 2100 por regiones y el compromiso anunciado por el presidente Juan Manuel Santos en julio de este año de reducir en 20% las emisiones para el 2030.

Así qué, como dijo Ómar Franco director del Ideam "el cambio climático es una realidad y de cómo planeemos y generemos medidas de adaptación y mitigación dependerá nuestra competitividad y la manera como vivan las futuras generaciones en territorios resilientes climáticamente".

Franco aseguró que esta información es útil para que alcaldes, gobernadores y directivos de empresas tomen decisiones informadas y con datos científicos. Entonces, e últimas, el cambio climático no se trata "sólo de osos polares", como dijo en una charla Rodrigo Suárez, director de cambio climático en el Ministerio de Ambiente.

Comparte:
X