17 Dec 2018 - 2:00 a. m.

Entre tensiones se sella acuerdo por el clima

Tras dos semanas de eventos y conversaciones, terminó la Conferencia Mundial sobre el Clima en Katowice (Polonia) con un pacto para poner en práctica el acuerdo de París 2015, en donde los países firmantes se comprometieron a mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 °C.

- Redacción Vivir

El sábado, representantes de 197 países pactaron un “libro de reglas” que regirá la lucha contra el calentamiento global durante las próximas décadas.

La hoja de ruta completa no se ha hecho pública aún, pero incluye reglas de transparencia y reconoce que la financiación para la mitigación de los efectos del cambio climático debe ser mayor. Sin embargo, quedan en el aire problemas sin resolver para el próximo año.

El primer punto de ese acuerdo es el registro de las emisiones de gases de efecto invernadero por país. De acuerdo con The Guardian, los países “analizaron cómo contabilizar y registrar sus emisiones de GEI, que formarán la base de un “reglamento” para poner en práctica los objetivos de París. Lo que no queda claro es cómo ampliar los compromisos existentes en cada país para reducir las emisiones, cómo incorporar a los científicos expertos y cómo financiar la reducción de las emisiones de países pobres. Un grupo liderado por Estados Unidos, por ejemplo, continuaba debatiendo la validez científica de los informes sobre cambio climático, mientras otras delegaciones aseveran que la ciencia en este aspecto debería ser incontrovertible.

Todas esas preguntas quedan en veremos. El acuerdo fue puesto en debate por el mercado de los bonos de carbono, o los llamados bonos verdes, otorgado a los países por sus esfuerzos de reducción de emisiones y por sus sumideros de carbono, como los bosques, que absorben dióxido de carbono. De hecho, la semana pasada, Colombia recibió el premio Carbon Pricing Champion por haber implementado impuestos al carbono.

Precisamente, según cuenta el diario británico, la delegación de Brasil quería una enmienda especial que le otorgara beneficios por su gran cobertura de selva tropical, pero las otras delegaciones se opusieron a la medida y el asunto quedó marcado como pendiente para la conferencia del próximo año, que se iba a celebrar en Brasil, pero el presidente Jair Bolsonaro retiró la oferta del país para ser anfitrión. (Cabe recordar que el 56 % de toda la selva amazónica está en jurisdicción del vasto país).

Otro obstáculo fue interpuesto por Turquía, que pidió ser considerado un “país en desarrollo” en lugar de un país desarrollado. Esto lo haría elegible para otro tipo de financiación internacional para la reducción de sus emisiones y, según los lineamientos del Acuerdo de París, sus compromisos serían más modestos con respecto a los de los países del G20.

La sesión final terminó a las diez de la noche, con todas las delegaciones presentes, y algunas cosas claras sobre el acuerdo que serán clave para poner en acciones concretas el Acuerdo de París.

David Waskow, del Instituto de Recursos Mundiales, dijo a “The Guardian” que el acuerdo final era “una buena base para que los países implementen el Acuerdo de París”. Añadió: “Establece la dirección del viaje y alentará a los países a tomar medidas. Ahora los países necesitan irse a casa y hacer su tarea, aumentando sus compromisos [sobre emisiones]”.

Temas relacionados

COP24Acuerdos de París
Comparte:
X