18 Jul 2020 - 6:06 p. m.

Este cambio en los aires acondicionados podría ahorrar toneladas de emisiones de GEI

Un estudio realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Agencia Internacional de Energía reveló que mejorar la eficiencia energética de los sistemas de enfriamiento, a partir del uso de refrigerantes amigables con el medio ambiente, podría evitar la emisión de 460.000 millones de toneladas de Gases de Efecto Invernadero de aquí al 2060.

Un estudio realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Unep) y la Agencia Internacional de Energía (AIE) descubrió que mejorar la eficiencia energética de los sistemas de enfriamiento a partir del uso de refrigerantes amigables con el medio ambiente podría evitar la emisión de entre 210.000 millones y 460.000 millones de toneladas de Gases de Efecto Invernadero (GEI) de aquí al 2060.

El estudio de la ONU -que ha sido liderado por el premio Nobel mexicano, Mario Molina y ya fue revisado por pares- también reveló que reducir el uso de refrigerantes que calientan el clima, como los hidrofluorocarbonos (HFC) podría ayudar a evitar hasta 0,4°C del aumento de calentamiento global a final de siglo.

Sin embargo, la creciente demanda de aparatos de refrigeración está contribuyendo significativamente al cambio climático al producir HFC y dióxido de carbono. Además, se espera que la demanda crezca cada vez más rápido en los próximos años como respuesta al aumento de las temperaturas globales, creando un “círculo vicioso”. Según el estudio, se prevé que para 2050 se multiplique por cuatro el número de aparatos de refrigeración en el mundo, que pasarían de ser cerca de 3.600 millones de unidades en la actualidad, a 14.000 millones. (Le recomendamos: La paradoja del aire acondicionado que calienta el planeta)

Un aire acondicionado más eficiente

El estudio reporta que duplicar la eficiencia energética del aire acondicionado podría también reducir el uso de electricidad en 1.300 gigavatios, este es el equivalente a la capacidad todal de generación de energía a partir del carbón en China e India en 2018. Mejorar su eficiencia podría ahorrar hasta US $2.9 millones.

Asimismo, un aire acondicionado más eficiente también traería otros beneficios: un mejor acceso a equipos de enfriamientos que salvan vidas, como los usados en medicamentos y vacunas; también una mejor calidad de aire.

El informe realizado por la Unep y la AIE hace un llamado también a los gobiernos, para que tomen acciones y aborden los impactos climáticos que se dan como resultado de equipos de enfriamiento como los aires acondicionados. En este sentido, pide a todos los países que adopten la enmienda de Kigali, del Protocolo de Montreal (un tratado ambiental internacional acordado en 2016) que exige una reducción drástica de los HFC. (Le puede interesar: Historia del coronavirus en un restaurante chino con aire acondicionado)

En declaraciones a Efe, Mario Molina, quien recibió en 1995 el premio Nobel de Química por su papel en el descubrimiento del agujero en la capa de ozono de la Antártica y el papel que los gases clorofluorocarbonos (CFC) tienen en su destrucción, expresó su optimismo de que el mundo adopten las medidas del estudio. "El Protocolo de Montreal mostró que el planeta puede trabajar de forma conjunta. Si todos colaboramos, podemos resolver problemas globales. Estamos intentando hacer lo mismo con la crisis climática. Espero que avancemos en los próximos años", declaró Molina.

“Un enfriamiento amigable con el clima podría ayudar a proteger el medio abiente, e incluso, reducir el riesgo de futuras pandemias mientras previene las emisiones de carbono desbocadas”, aseguró Inger Andersen, director ejecutivo de la Unep, citdo por The Guardian.

“Al mejorar la eficiencia de enfriamiento, pueden reducir la necesidad de nuevas centrales eléctricas, reducir las emisiones y ahorrar dinero a los consumidores”, dijo por su parte Faih Briol, director ejecutivo de la AIE.

Comparte:
X