10 Nov 2015 - 3:04 a. m.

“Fue la semana más dura de mi gestión”: Ministro de Ambiente

Según minambiente, el sector necesita una reforma estructural. Dice que Colombia tendrá un papel protagónico en la Cumbre Climática de París y revela que el país tiene nuevos focos de deforestación.

Sergio Silva Numa

En menos de un mes delegados de todos los países se darán cita en París para tratar de llegar a un acuerdo vinculante que reemplace el Protocolo de Kioto. Cada uno irá con una propuesta concreta para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Colombia anunció hace meses que su apuesta sería disminuirlas en 20% para 2030. Sin embargo, para algunos críticos la ruta parece pedregosa pues aún no hay un compromiso claro de cada sector y aún se incentivan políticas como la extracción de carbón.

En conversación con El Espectador, el ministro de Ambiente, Gabriel Vallejo, le hace frente a esas críticas y asegura que está tranquilo con el proceso que se llevó a cabo para llegar a esa cifra. Dice que pese a que hemos mejorado, el país aún tiene el gran reto de frenar la deforestación.

Colombia se trazó la meta de reducir en 20% las emisiones para 2030. ¿Cree que vamos a lograrlo?

Este es un trabajo que empezó hace tres años y en el que participó un grupo interdisciplinario. Se tuvo la asesoría de la U. de los Andes, el Banco Mundial y Planeación Nacional, y nos reunimos con todos los gremios y sectores. Había tres escenarios y el punto de equilibrio fue ese 20%. Tengo la convicción de que es una meta viable.

Pero aún no sabemos cuál va a ser el aporte de cada sector…

Esa es una de las mayores preocupaciones. Lo que les hemos dicho a los sectores es que no va a ser una camisa de fuerza. Es un proceso que se va a construir de manera conjunta.

Hace un mes Germán Poveda, uno de los científicos que más han estudiado el cambio climático en Colombia, dijo que la apuesta del Gobierno es tímida y cortoplacista. ¿Por qué cree que no la ve con buenos ojos?

Yo respeto al doctor Poveda, como a todos los científicos. Pero creo que en este tema uno debe ser muy sensato y muy aterrizado. Nuestra cifra nos deja muy tranquilos. Además, cuando expusimos la manera como llegamos a ella, hubo una felicitación general de la comunidad internacional. El problema no es si su meta es la más alta, sino cómo la trazó y cómo va a lograr que sea una realidad.

Una parte del sector privado, como algunas cementeras, han criticado a esas metas. ¿Cómo va a manejar esas posturas?

Este tema implica un compromiso de todos. No es cuestión de estar conforme o no, sino de llegar a puntos de encuentro. Es un compromiso del país.

La Comisión de Regulación de Energía y Gas está promoviendo la generación de 2.500 megavatios en termoeléctricas a base de carbón. Eso podría incrementar las emisiones. Si esto ocurre, ¿cómo cumplir con la meta del 20%?

Lo que se debe mirar es que estamos en un proceso de reconvención, como la búsqueda de energías alternativas. El Minminas tiene un compromiso muy alto que tendrá que ir mitigando. Nos quedan 15 años para poder lograr esa meta. Es un procesoprogresivo.

¿No parece una contradicción que, mientras le apostamos a combatir el cambio climático, también le apostemos a seguir desarrollando una industria como la del carbón, cuyos precios son cada vez menos favorables y cuyo impacto social y ambiental es considerable?

Primero, el precio internacional del carbón tiene otro tipo de razones. Segundo, también habría que preguntarse cuántas familias viven del carbón y cuántas lo utilizan. No podemos asumir posiciones extremas y decir que eso es malo per se. No me cabe la menor duda de que tenemos que ir modificando la utilización de los combustibles fósiles. Pero hay que entender la realidad y el momento del país.

¿Ha pensado en la posibilidad de imponer un impuesto a las emisiones de carbono?

Es un tema del que muchos han hablado. Varios gremios han expresado su inquietud, pero no lo hemos revisado.

Se había trazado la meta de reducir a cero la deforestación. ¿Cómo va?

Para 2020 tenemos la meta de un millón de hectáreas de reforestación y planteamos que para 2018 la deforestación podría ser cero. En 2014 tuvimos 120.000 hectáreas deforestadas y este jueves lanzamos la cifra de deforestación de 2015. No es muy motivante. Es preocupante, pero hemos ido avanzando en algunas regiones. Lo grave es que tenemos nuevos focos de deforestación. Pero para esto hemos estado trabajando con el gobiernos europeo (tenemos más de US$100 millones para reforestar la Amazonia). Además, con la Policía le declaramos la guerra al tráfico de maderables. El 30% de la madera que se usa en el país es ilegal.

Ha habido muchas críticas a las elecciones de los directores de las corporaciones autónomas. Algunos argumentan que detrás hay muchos intereses políticos y clientelistas. ¿Qué les responde?

He visitado el 95% de las corporaciones y he participado en 32 de los 33 consejos directivos. Pero el sistema nacional ambiental necesita una reforma estructural. Es un proceso difícil. Esta ha sido la semana más dura de mi gestión. El proceso es desgastante.

Cuando delimitó Santurbán prometió que tendríamos nuevas delimitaciones este año...

El 22 de diciembre vamos a entregar 25 de los 35 páramos. Si todo marcha bien, el 20 de diciembre o antes vamos a entregar entre 14 y 15. Nos quedan diez que requieren de consulta previa. pero que ya están avanzados.

Comparte:
X