24 Jul 2018 - 8:19 p. m.

Hasta Colombia pagaría el precio de la deforestación en Guyana

Científicos advierten que la tala sin control en las selvas del pequeño país suramericano tendría un gran impacto en los patrones de lluvia de la región.

Redacción Vivir

Guyana casi nunca está en las noticias de los países suramericanos. Mucho menos lo que ocurre en su selva amazónica, que marcan el límite norte de este gran ecosistema. Pero un grupo de científicos advierten que es hora de prestarle atención a lo que está ocurriendo allí porque podría afectar a muchos países.

“La deforestación de las selvas "ignoradas" de Guayana tendrá un "impacto drástico" en los patrones de lluvia que sustentan los ecosistemas y los medios de subsistencia en toda América del Sur”, advirtieron los científicos británicos en un informe publicado en la revista Environmental Research Letters.

Los bosques pluviales del Escudo Guayanés cubren partes del norte de Brasil, el sur de Venezuela, el este de Colombia y toda Guyana, Suriname y la Guayana Francesa. A pesar de que comprende 1,3 millones de kilométros cuadrados de bosque tropical casi continuo, hasta ahora se le ha prestado muy poca atención a su rol en el clima regional.

Al cuantificar el impacto probable de la deforestación de menos de un tercio del Escudo Guayanés, en áreas amenazadas por la minería, la tala y la agricultura, los científicos creen que sería desastroso y afectaría más personas de lo que se cree.

En un comunicado, los investigadores describieron el escenario como "realista", dada la extensa deforestación que ya ha ocurrido a lo largo del margen sur de la Amazonía. Isabella Bovolo, experta en modelado climático en la Universidad de Durham, dijo: "El Escudo de Guayana, en el límite norte del Amazonas, se encuentra al comienzo de dos ríos atmosféricos que transportan humedad a través de América del Sur. El escudo de Guayana es, por lo tanto, un 'punto de acceso' sensible que, cuando se lo molesta incluso a pequeña escala, puede afectar el clima hasta 1.000 km al oeste y 4000 km al sur”.

Geoff Parkin de la Universidad de Newcastle dijo a través del comunicado que "los bosques en Venezuela y Brasil también experimentarían un aumento de las precipitaciones hasta en un 25%, impactando severamente a las comunidades indígenas remotas, el suministro de alimentos y la estabilidad del ecosistema. Las temperaturas medias anuales podrían aumentar hasta 2,2 grados centígrados en las sabanas del norte, y casi dos tercios de la Amazonía experimentarían sequías más largas y más severas. "

Tom Wagner, otro de los involucrados en la investigación, comentó que "este estudio demuestra cómo el cambio de uso de la tierra a pequeña escala en zonas sensibles puede alterar el flujo de ríos atmosféricos críticos, con grandes consecuencias. Por lo tanto, necesitamos un esfuerzo internacional urgente para comprender mejor y gestionar de manera sostenible el bioma amazónico a través de las fronteras nacionales para salvaguardar este ecosistema global único, manteniendo su papel en el clima global para las generaciones futuras".

 

Comparte:
X