Publicidad
27 Mar 2014 - 2:15 a. m.

Impiden el tráfico de 1.500 tortugas y 80 caimanes

Capturan banda de 10 traficantes. Según Minambiente, unas 1.200 especies de flora y fauna están amenazadas en Colombia.

Con información de EFE

El cargamento incluía 80 caimanes pequeños (babillas). / Todbaker - Flickr
El cargamento incluía 80 caimanes pequeños (babillas). / Todbaker - Flickr

Las hicoteas y las babillas iban transportadas en una embarcación que se desplazaba ayer por el municipio de Mahates, en Bolívar, cuando sus tripulantes fueron sorprendidos por la Policía Nacional.

Una requisa de rutina terminó en la captura de diez presuntos integrantes de una banda de traficantes de animales y la incautación de 1.500 tortugas y 80 pequeños caimanes, ambas especies en vías de extinción. “Estamos adelantando acciones para identificar a otras personas que hacen parte de esta red de distribución y tráfico ilegal de especies”, comunicó la Policía.

Las personas detenidas fueron entregadas a la Fiscalía y serán procesadas por el delito de aprovechamiento ilícito de los recursos naturales renovables.

Se pudo determinar que los animales fueron capturados en lagunas del Magdalena y los traficantes pretendían comercializarlos en poblados de Atlántico.

La carne de tortuga es muy apreciada en la zona norte del país, por lo que los animales son cazados y actualmente la especie está en peligro de extinción. Los reptiles fueron puestos al cuidado de la Corporación Autónoma Regional del Canal del Dique (Cardique), en donde serán valorados para, más adelante, devolverlos a su hábitat natural.

Según el Ministerio de Ambiente, en Colombia se encuentran amenazadas más de 1.200 especies silvestres de flora y fauna debido al tráfico ilegal y a la destrucción del hábitat.

Con la expedición de la resolución 192 de febrero de 2014, el Minambiente presentó el listado único de especies silvestres amenazadas en Colombia, donde aparecen tanto tortugas y caimanes, como plantas, ranas, delfines y felinos.

Hace poco, la directora de Bosques Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos del ministerio, María Claudia García, recordó que, después del narcotráfico, el tráfico de fauna silvestre es el negocio ilegal más lucrativo en todo el mundo, lo que ha llevado a que Colombia, como uno de los países más megadiversos del planeta, también sea uno de los principales focos de explotación de fauna y flora silvestre.

Aunque el Código Penal Colombiano establece penas de hasta 90 meses de cárcel y multas de hasta de 15.000 salarios mínimos, o sea $8.025 millones, para quienes incurran en el delito del tráfico ilegal de animales silvestres, se estima que a diario se decomisan en promedio 160 animales, principalmente en los departamentos de Sucre, Valle, Córdoba, Santander y Bolívar.

Síguenos en Google Noticias